Protégete de los piratas informáticos menos sofisticados y mantén tus datos seguros

No hace falta ser un genio de la codificación para robarse el número del Seguro Social, pero puedes cortarle el paso a los ladrones de identidad.

Foto de Joe Raedle/Getty Images

Alguien que se hizo pasar por Jesse B. Harding mintió en Internet para robar los números del Seguro Social de otras personas, y el Harding de verdad simplemente no se enteró.

El estafador, con una lista de propiedades a la venta bajo su nombre y simulando ser un agente de bienes raíces, tenía la meta de engañar a personas que querían alquilar propiedades para que le dieran su número del Seguro Social y otra información personal.

Fue un método crudo de robo de identidad, pero a la vez meticuloso y efectivo. La información falsa colocada en Trulia.com incluía fotos robadas de la casa, que se anunciaba a un precio de ganga, y dirigía a los clientes potenciales a una página falsa de administración de propiedades.

"Podían haberla robado de varios lugares porque la anuncié ampliamente", dijo el verdadero Harding.

Afortunadamente, una clienta potencial llamada Cindy Herrera sospechó de la persona que se hacía pasar por Harding y alertó al agente inmobiliario real. Pero el daño ya estaba hecho: Herrera había entregado su número del Seguro Social, fecha de nacimiento, el nombre de su esposo y otra información personal al impostor en su solicitud de alquiler.

Lo que les sucedió a Harding y Herrera es sólo una de numerosas historias que describen cómo los delincuentes pueden robar información personal sin necesidad de alta tecnología. Es algo completamente diferente de los aparentemente interminables titulares en los medios sobre ataques informáticos sofisticados a gran escala, que han llegado a conocimiento del público como parte de la gran cantidad de cadenas minoristas, aseguradoras médicas e incluso el gobierno federal que han anunciado el robo de millones de números de tarjetas de crédito, números del Seguro Social e información médica por parte de piratas informáticos.

Esos ataques exigen un grado de sofisticación que sólo se encuentra entre los piratas notorios. Los de menor nivel han encontrado una forma más fácil de robarse tu información, dicen los expertos: a través de mentiras, un poco de ingenio y técnicas de estafa.

"Hay muchas maneras de robar la identidad a una persona, desde medios de alta tecnología hasta crudos", dijo Sally Hurme, abogada especializada en leyes sobre personas de la tercera edad.

En el plano físico, los ladrones pueden revisar tu basura, robarte la billetera o abrir tu archivo. Esto les pudiera permitir usar tu seguro médico y conseguir tarjetas de crédito a tu nombre. En Internet, pueden tomar la fecha de nacimiento de tu Facebook y encontrar el apellido de soltera de tu mamá en Ancestry.com, lo que les permite descifrar las respuestas a tus preguntas de seguridad de cuentas en Internet.

Por último, pueden llevarte a que les entregues tu información haciéndose pasar por personas legítimas o empresas, como sucedió en el caso de Herrera.

Así las cosas, ¿cómo evitarlo? La única manera es cerrar con candado la entrada a tu información, según expertos en prevención de fraude.

Todo esto muestra que el robo de identidad -- lo mismo si se hace con habilidades avanzadas de programación o con simples tretas de ladrón -- afectan la vida de todos. La situación puede atribuirse al aumento en el uso de computadoras para almacenar información, combinado con la dependencia del número del Seguro Social y los reportes de crédito como vías de acceso a los servicios médicos, crédito y prueba general de identidad. Es una mezcla potente que atrae a los cacos.

Con eso en mente, les presentamos algunas de las mejores maneras de proteger la información que realmente controlas:

1. Guarda o destruye documentos que contengan información personal.

Eso significa destruirlos antes de echarlos a la basura. "Una de las formas más fáciles de hacerse de información privada es escarbar en la basura en busca de documentos que pueden tener información personal", señaló Hurme, quien agregó que es vital destruir los documentos antes de echarlos a la basura.

Llevar mucha información en la billetera también es una mala idea. Tu tarjeta del Seguro Social, la tarjeta del seguro médico y todas las tarjetas de crédito no tienen que estar en tu cartera, dijo Hurme.

Cierra con llave tus archivos o compra una caja de seguridad para documentos importantes, dijo Susan Grant, directora de protección al consumidor y privacidad de la Federación de Consumidores de Estados Unidos.

"Tienes que guardar tu información personal sensible bajo llave o asegurarte de destruirla", dijo Grant.

2. Mejora la configuración de privacidad.

En las páginas públicas en Internet hay una gran cantidad de información disponible a la mano. Pera evitar que los ladrones adivinen las respuestas a tus preguntas de seguridad, presta especial atención a la configuración de privacidad de servicios como Facebook y Ancestry.com.

Facebook ofrece protocolos de verificación de privacidad que examinan tu configuración para que puedas decidir quién puede ver tu información.

Por su parte, Ancestry.com dice que le da una gran importancia a la privacidad. "Cada árbol genealógico tiene una configuración de privacidad y cada usuario decide si alguien más puede verlo, y nosotros ocultamos automáticamente la información de individuos vivos en los árboles genealógicos", indicó la compañía en un comunicado.

Así las cosas, ahora estás listo para conocer formas avanzadas de protegerte, y las necesitas porque en los casos como los de Harding y Herrera, hace falta tener más cuidado para detener a los ladrones de identidad.

3. Encuentra a los que se hacen pasar por otras personas examinando sus imágenes en Google.

El ladrón consiguió en páginas de Internet públicas la información de Harding y la descripción de la propiedad que trataba de vender. Para verificar si las imágenes son legítimas, un cliente en potencia pudiera examinar las fotos a través de Google Images para ver dónde se originaron.

Esto puede lograrse fácilmente marcando y arrastrando la imagen al campo de búsqueda de Google Images. Por ejemplo, al colocar cualquier foto de perfil en Facebook en un campo de búsqueda de Google Images, un usuario curioso puede ver si se ha usado bajo otro nombre o cuenta. Esto quizás no hubiera beneficiado a Herrera, porque el impostor fue lo suficientemente inteligente para usar el nombre verdadero del agente de bienes raíces.

A propósito, esta técnica también se aplica a las páginas de citas en Internet, donde muchas personas no son quienes dicen ser.

4. Pregúntese si la situación parece comprometedora.

Herrera, la persona que pensaba alquilar y que fue víctima del engaño, también es una agente de bienes raíces. Sin embargo, el anuncio en Trulia y la página de Internet a la que la llevó parecían lo suficientemente legítimas como para engañarla.

Un precio demasiado bajo pudiera haber sido una señal de que algo no andaba bien. Pero hay que decir en defensa de Herrera que el precio bajo parecía posible porque los alquileres bajan en el invierno y el vecindario en cuestión estaba "en transición", de manera que los valores de la propiedad estaban oscilando, dijo Herrera.

Pero una vez que recibió un correo electrónico sospechoso del supuesto agente de bienes raíces sin un número telefónico, Herrera supo que algo andaba mal. Fue entonces que buscó al verdadero Harding en la base de datos de bienes raíces y lo llamó por teléfono.

Por su parte, Trulia dice que la empresa trabaja duro para combatir el fraude y tiene un equipo de más de 20 empleados, con varios desarrolladores, "quienes se centran en identificar y evitar fraudes", dijo Matt Flegal, portavoz de Trulia, en una declaración. La firma también trata de educar a los usuarios y les facilita la denuncia de actividades indebidas.

Harding dijo que no está satisfecho con el tiempo que demoró Trulia en eliminar el anuncio fraudulento, que volvió a verse varios días después que Trulia lo eliminó la primera vez, pero esa situación se solucionó finalmente.

Grant, la experta en fraude de la Federación de Consumidores, dijo que algunos delincuentes, como los que enfrentaron Harding y Herrera, trabajan en equipo. "Existen grupos de la delincuencia organizada que reclutan a otras personas para que les consigan información", afirmó Grant.

5. Si todo esto falla, coloque una alerta de fraude en tu informe de crédito.

Naturalmente, una vez que tu información queda fuera de tu control, la situación es más difícil. Herrera colocó de inmediato una alerta de fraude en su informe de crédito y no tuvo más problemas después de eso.

Michael Bruemmer, vicepresidente de informes de crédito de la agencia Experian, dijo que esa fue la decisión adecuada.

"Una de las primeras cosas que se deben hacer es colocar una alerta de fraude en los informes de crédito y comenzar a revisar regularmente todas las cuentas financieras", dijo. "Las señales de fraude y robo de identidad muchas veces salen a la luz en tu informe de crédito o tu estado de cuenta bancario o de tarjetas de crédito".

Lo que es más, resulta importante tener en mente que tu información puede haber quedado comprometida durante un tiempo antes de darte cuenta, así que es buena idea revisar tu actividad de crédito pasada.

"Es importante mirar hacia atrás", dijo.

Close
Drag