CNET también está disponible en español.

Ir a español

Don't show this again

Internet

​Project Loon de Google logra hacer 'streaming' de video y llega a Sri Lanka

El visionario proyecto de Google para transmitir Internet mediante globos en zonas remotas del planeta alcanzó la velocidad de 15 mbps y este año comenzará a trabajar con operadoras.

James Martin/CNET

Project Loon de Alphabet iniciará operaciones en Sri Lanka y este mismo año comenzará a hacer pruebas de la mano de operadoras, esto tras lograr transmitir una señal de 15 mbps, suficiente para hacer streaming de video.

El proyecto, que forma parte de X, la división donde se gestan los proyectos más intrépidos, responde directamente a Alphabet, la matriz de Google. Project Loon pretende transmitir señal de Internet desde globos volando en el cielo, directamente a puntos remotos en la Tierra.

El primero de tres globos de Google llegó a Sri Lanka el lunes, después de comenzar el viaje desde América del Sur, según informó Muhunthan Cagey, jefe de la Agencia de Tecnología de Comunicación e Información en Sri Lanka, a la agencia AFP.

Durante esta misma semana, Google comenzará las pruebas de vuelo, eficacia del espectro, la fuerza de la señal y otros asuntos técnicos. El gobierno de Sri Lanka no tendrá que invertir capital en el proyecto, pero sí obtendrán el 25 por ciento del proyecto a cambio de prestar a Alphabet su red telefónica.

Gracias a la superación de las inclemencias técnicas y atmosféricas, Project Loon avanza y este mismo año comenzará con pruebas en conjunto con operadoras, iniciando en Indonesia para expandirse posteriormente, según dijo Astro Teller, jefe del proyecto en X, durante una conferencia de TED.

X, antes llamado Google X, es el hogar y nido de varios proyectos ambiciosos de Alphabet. De ahí, además de Loon, han salido proyectos como las gafas Google Glass, el auto autónomo y otros proyectos que se han ido descartando. Teller dijo en la conferencia que varios proyectos, como una aeronave que no necesitaba de una pista para despegar o aterrizar pero sí la construcción de un prototipo para hacer pruebas, representaba un gasto de US$200 millones.

Tan sólo en 2015, los extravagantes y visionarios proyectos de X registraron pérdidas por más de US$3,600 millones.