CNET también está disponible en español.

Ir a español

Don't show this again

Móvil

La presión del gobierno de Estados Unidos sobre Huawei pasa factura

El gigante chino de telecomunicaciones despidió personal en Washington, D.C. y Nueva Jersey a medida que reduce sus ambiciones en el país.

Huawei P20 Lite

El Huawei P20 y P20 Pro son los más recientes teléfonos inteligentes del fabricante chino — y no llegarán a Estados Unidos. 

César Salza / CNET

Huawei, el gigante chino de las telecomunicaciones que se encuentra permanentemente en la mira del gobierno de Estados Unidos, ha sacudido al equipo responsable de sus relaciones aquí.

La compañía despidió a varios empleados estadounidenses en Washington, D.C., según una persona familiarizada con la situación. Entre ellos se encuentra William Plummer, veterano de casi ocho años en Huawei y quien fuera el responsable de establecer la buena fe de la compañía con los legisladores estadounidense. El New York Times había reportado antes que Huawei había despedido a cinco personas de su oficina de políticas públicas en Washington, D.C.

Asimismo, Huawei despidió a personal en Nueva Jersey responsable de mantener las relaciones con los operadores AT&T y Verizon, empresas que descartaron los planes de vender los teléfonos de la compañía, según otra persona familiarizada con la situación. Está claro el motivo del despido -- dado el tiempo que cuesta colocar un producto con un operador, Huawei probablemente no habría tenido nada listo hasta 2020.

Reproduciendo: Mira esto: Huawei P20 Pro: Análisis y prueba de cámara en profundidad
4:13

"Al igual que cualquier empresa, evaluamos continuamente nuestra organización y alineamos nuestros recursos para respaldar nuestra estrategia y objetivos comerciales", dijo una vocera de Huawei. "Cualquier cambio en el tamaño o la estructura del personal es simplemente un reflejo de la optimización empresarial estándar".

Los despidos se presentan en medio de la creciente presión de Estados Unidos en los últimos meses de que supuestamente convencieron a AT&T y Verizon de abandonar sus planes de vender sus teléfonos. Best Buy también descartó vender los productos de Huawei. La compañía china es el tercer fabricante mundial de teléfonos inteligentes por volumen, pero ha tenido problemas para entrar al mercado estadounidense, en parte por las preocupaciones expresadas por parte del gobierno, incluidas agencias como el FBI, la CIA, la Agencia Nacional de Seguridad, la Comisión Federal de Comunicaciones y el Comité de Inteligencia de la Cámara de Representantes.

La acción también se produce en medio de una creciente presión sobre las compañías de telecomunicaciones chinas y un incremento de los aranceles entre Estados Unidos y China. El Departamento de Comercio impuso el lunes una "negativa de privilegios de exportación" contra ZTE, lo que se traduce en una prohibición para las empresas estadounidenses que venden productos y servicios a dicha empresa con sede en China.

Huawei ha negado las acusaciones de que sus productos no son seguros.

La oficina en D.C. de la compañía -- que seguirá intentando hacer negocios en el país -- aún incluye al menos un empleado chino, según la persona entrevistada.