CNET también está disponible en español.

Ir a español

Don't show this again

Por qué NASA busca en Europa los orígenes de la vida misma

La NASA quiere enviar una expedición a la luna de Júpiter para encontrar el océano que, cree, yace bajo el hielo -- y los signos de vida que podrían hallarse ahí.

Ciencia
europa1.jpg
Captura de pantalla por Michelle Starr/CNET

Cuando se trata de la vida, los biólogos han teorizado por mucho tiempo que sus orígenes -- al menos en la Tierra -- estaban en las chimeneas termales en el suelo de los océanos, después de un período de metabolismo espontáneo antes de que la vida diera inicio. Las fuentes hidrotermales son sitios ricos para la vida marina -- sobre todo en Antártica donde, en las oscuridades debajo del hielo, abundan las criaturas que habitan las aguas templadas y ricas en minerales que se producen en esas fuentes.

Ésa es apenas una de muchas teorías al respecto, pero de ser correcta, la luna de Jupiter, conocida como Europa, podría ser un lugar muy emocionante. Desde diciembre pasado, cuando se descubrieron emisiones de vapor en la luna de Júpiter, NASA ha estado proponiendo teorías acerca de los océanos que podrían existir muy por debajo de su superficie de hielo -- sus similitudes con teorías acerca de los orígenes de la Tierra lo hacen lucir como si tuviera los ingredientes para albergar vida.

"[Hay] un océano en nuestro sistema solar que ha estado en existencia por miles de millones de años. Es un océano que es tal vez diez veces más profundo que el océano de la Tierra. Es un océano que es global y puede contener dos o tres veces el volumen de toda el agua líquida en la Tierra. Es un océano que existe debajo de la corteza helada de la luna de Júpiter, Europa, " dice el astrobiólogo John Hand en un nuevo video de NASA.

En sus primeros días, antes de la formación de la capa de ozono, la atmósfera de la Tierra fue en gran parte desprovista de oxígeno, y sabemos que la Tierra ha sido cubierta de una capa de hielo en varias glaciaciones pasadas. Estas capas de hielo, que proporcionan protección contra la dura luz ultravioleta y un ambiente crudo, junto con chimeneas termales -- sitios de propagación de organismos unicelulares -- podrían muy bien tener fuertes similitudes con Europa, con su capa de hielo y cruda atmósfera.

europa2.jpg
Cortesía de Chris German, WHOI/NSF, NASA/ROV

Los científicos del Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA (JPL, por sus siglas en inglés) están estudiando la vida alrededor de estas chimeneas termales en la Tierra con el fin de recopilar pistas sobre cómo la vida en Europa podría ser similar. En particular, están buscando a un tipo de camarón llamado Rimicaris hybisae, que vive en una de las fuentes hidrotermales más profundas del mundo, en el Mar Caribe.

"Durante dos terceras partes de la historia de la Tierra, la vida ha existido sólo como vida microbiana", dijo el científico Max Coleman. "En Europa, la mejor oportunidad para que haya vida sería microbiana."

La vida en las chimeneas termales es capaz de sobrevivir en condiciones extraordinariamente duras; las bacterias, por ejemplo, sobreviven sin luz solar -- y, por tanto, fotosíntesis -- confiando en cambio en la quimiosíntesis: un proceso por el cual los organismos obtienen energía de reacciones químicas. En el caso de las bacterias en el respiradero hidrotermal, las bacterias utilizan sulfuro de hidrógeno producido por las rejillas de ventilación para generar materia orgánica. Aunque el sulfuro de hidrógeno es tóxico para los organismos en altas concentraciones, las bacterias se han adaptado al colocarse directamente entre el agua rica en sulfuro y el agua oceánica normal.

Estas bacterias son ingeridas luego por el camarón. Los camarones viven en el agua más fría, evitando temperaturas abrasadoras de más de 750 grados Fahrenheit (400 grados Celsius), utilizando los receptores térmicos en sus cabezas. Los camarones son ciegos, ya que no tienen necesidad de ojos donde no hay luz.

"El objetivo general de nuestra investigación es ver cuánta vida o biomasa puede ser apoyada por la energía química de los manantiales submarinos calientes", dijo Coleman. "Vas a lo largo del fondo del océano y no hay nada, efectivamente. Y de pronto nos reciben estos respiraderos hidrotermales y un ecosistema masivo. Está, literalmente, lleno de vida".

Si la NASA pudiera conseguir un explorador a Europa para perforar el hielo y explorar esa luna, podría averiguar si de hecho tiene un océano con chimeneas termales en su piso -- y si los organismos extraterrestres viven allí. Parece que las chimeneas termales pueden ser vitales para la fauna.

"Que un animal como éste pudiera existir en Europa, depende en gran medida de la cantidad real de energía que se libera allí, a través de los respiraderos hidrotermales", dijo la becario postdoctoral, Emma Versteegh.

Close
Drag
Autoplay: SI Autoplay: NO