​¿Pornografía en la realidad virtual? Oculus no podrá frenarla

Los fundadores de Oculus no prevén que puedan evitar las reproducciones de contenido para adultos, y tampoco lo restringen explícitamente en sus normas.

Close
Drag

Muchos de ustedes están entusiasmados con lo que significa una tecnología tan revolucionaria como la realidad virtual, y en particular las gafas Oculus Rift. Algunos podrían preguntarse: "¿Cuánta emoción voy a poder conseguir?"

Una pista surgió recientemente durante una Conferencia de Realidad Virtual en Silicon Valley, California, cuando el fundador de Oculus, Palmer Luckey, apareció en escena para revelar cuán afortunados serían los usuarios con esta tecnología.

Según la revista Variety, ante la pregunta de si serían capaces de bloquear contenidos para adultos, el fundador respondió: "Rift es una plataforma abierta. Nosotros no controlamos el software que se puede ejecutar en ella", a lo que agregó que "se trata de un gran problema".

Oculus deja de esta manera fuera de su control la posibilidad de bloquear de forma alguna el contenido para adultos, un detalle extraño, si tenemos en consideración que es una empresa que pertenece a Facebook, que ha mostrado tener serios problemas cuando se muestran ciertas partes del cuerpo humano en la red social.


Oculus permitirá el entretenimiento para adultos en los equipos de realidad virtual mientras que Google los prohibió terminantemente en las Glass.

Ni Facebook ni Oculus quisieron hacer comentarios sobre este asunto.

Oculus sugiere que la compañía será encargada de los contenidos y aplicaciones distribuidos a través de la tienda Oculus, es decir, solo distribuirá contenido que concuerde con sus Términos de Servicio.

Sin embargo, en una investigación de estos términos, no encontramos ninguna referencia específica a la pornografía, aunque sí este apartado: "Nos reservamos el derecho, a nuestra discreción y cuando técnicamente sea viable, a desactivar el acceso a contenido que creamos que representa un riesgo para la salud y la seguridad, o que viole nuestras normas de la comunidad, acuerdos, leyes, reglamentos y políticas".

Preguntamos a Facebook y Oculus sobre estas normas de la comunidad, pero ninguna de las compañías respondió al cierre de esta edición. Al final, pareciera haber una doble moral en este asunto, en el que cada producto se ciñe a sus propios intereses.