CNET también está disponible en español.

Ir a español

Don't show this again

Televisión y cine

¿Por qué los directores mexicanos dominan los Oscar de Hollywood?

Los realizadores Alfonso Cuarón, Alejandro González Iñárritu y Guillermo del Toro han ganado cinco de los últimos seis Oscar a mejor director.

A worker carries an oversized Oscar statue over his shoulder

México se ha llevado a casa la estatuilla en cinco de las últimas seis galas de los Oscar.

Getty Images

El realizador Alfonso Cuarón hizo historia la noche del domingo al recibir el Oscar a mejor director, señalando la quinta ocasión en los últimos seis años en que un mexicano gana la estatuilla a mejor director.

Antes de recibirlo por Roma, Cuarón lo obtuvo en 2014 por Gravity; en la misma categoría resultaron ganadores Guillermo del Toro en 2018 por The Shape of Water y Alejandro González Iñárritu en 2016 por The Revenant y en 2015 por Birdman.

Es un indudable dominio mexicano en el rubro de mejor director en los Oscar, que hasta propició un tuit de la sección de Opinión del diario The New York Times en el que hacía mofa de declaraciones del presidente estadounidense Donald Trump en el que cuestionaba la calidad de los mexicanos que emigraban a Estados Unidos.

Aquí ofrecemos algunas ideas que explican la seguidilla de triunfos de directores mexicanos en los premios Oscar.

Producción innovadora

Los directores mexicanos se han enfrentado a realizadores de valía y con ideas ambiciosas. Tómese el caso de 2015, en el que Alejandro González Iñarritu (Birdman) tuvo como contendiente a Richard Linklater, quien filmó durante 11 años Boyhood. O Cuarón (Gravity) en 2014, quien venció al maestro Martin Scorsese (The Wolf of Wall Street). Ni qué decir de Guillermo del Toro en 2018, que compitió con Christopher Nolan (Dunkirk) y Paul Thomas Anderson (Phantom Thread).

Pero en todas las oportunidades, los realizadores mexicanos acudieron a los Oscar con películas innovadoras y retadoras, como fue el caso de Birdman, que simuló haber sido filmada completamente en un gran plano secuencia.

O los desafíos de producción, que asombraron a la industria: en Gravity, de Cuarón, fue la simulación de la gravedad cero, llevando los efectos visuales a un nuevo nivel; en The Revenant, de González Iñárritu, que se filmó en orden cronológico en condiciones climáticas extremas durante 80 días y filmada absolutamente con luz natural; en Roma, de Cuarón, también se filmó en orden cronológico, recreando el México de los años 70 del siglo pasado, para contar en tono épico la historia íntima de la empleada de servicio de una familia clase media.

En el caso de The Shape of Water, en 2018, la Academia valoró la coherencia y originalidad del mundo fantástico de Guillermo del Toro, quien en su filme también rindió un conmovedor tributo al cine de monstruos de Hollywood, pero en el entorno de la Guerra Fría y con una trama que abogaba por la tolerancia y la convivencia.

Respeto del gremio

Los directores mexicanos no son advenedizos. Su triunfo en Hollywood tomó tiempo y fue paulatino, quemando etapas; lo que sin duda les ha ganado el respeto del gremio de directores (quienes son los que votan en la categoría de mejor director).

El primer crédito de Cuarón como director en Hollywood fue en 1993, cuando realizó el episodio Murder, Obliquely de la serie noir Fallen Angels. Del Toro dirigió su primer largometraje en Hollyood en 1997, con Mimic. Y González Iñarritu llamó la atención de la industria cuando Amores perros fue nominada en 2001 a mejor filme de habla no inglesa.

Son mexicanos pero su ascenso dentro de la industria de Hollywood se ha labrado sin renunciar a contar historias personales y con vocación autoral.

Cambios en la Academia

La Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas de Hollywood, institución que concede los premios Oscar, también ha diversificado el género y etnicidad de sus nuevos integrantes. En 2016, la campaña #OscarsSoWhite generó gran polémica al visibilizar la ausencia de nominaciones para personas afroamericanas.

La Academia de Hollywood tomó nota y quizás así pueda entenderse un mayor reconocimiento para director extranjeros.

Cuarón, González Iñárritu y Del Toro han encontrado una Academia más dispuesta a reconocer el talento, sin importar el país de origen del realizador.

No son solo los directores 

Al hito de los cinco premios Oscar obtenidos por mexicanos debe sumarse el dato de que, en realidad, el reconocimiento ha sido un efecto cascada, con nominaciones y premios en distintas categorías.

Allí están los tres premios Oscar a mejor cinematografía logrados por Emmanuel Lubezki; los elogios recibidos por Rodrigo Prieto, cinematógrafo de películas reconocidas en los Oscar, como The Wolf of Wall Street, Argo y Brokeback Mountain, entre otras; y el Oscar obtenido por Eugenio Caballero a mejor diseño de producción, por El laberinto del fauno en 2007.


CNET Pop: Nuestro espacio dedicado al cine, las series y la cultura popular.

¿Quieres seguir toda nuestra cobertura de cine, televisión y entretenimiento? Dale "Me Gusta" a nuestra página especial en Facebook.