CNET también está disponible en español.

Ir a español

Don't show this again

OPINIÓN Cultura tecnológica

Por qué el Home Mini ha conseguido sacarme de quicio

[Usuaria promedio #9] Después de probarlo durante una semana, el nuevo altavoz inteligente de Google ha quedado relegado a algo que ignoro por sistema y acabará lleno de polvo.

'Usuaria promedio' es una columna en primera persona sobre los hábitos de una adicta a la tecnología que quiere exponer sus problemas con la modernidad.


Google Home Mini

La Google Home Mini de color naranja en un rincón de la cocina.

Patricia Puentes/CNET

"Lo siento, no acabo de saber cómo ayudar. Todavía estoy aprendiendo". Esta frase, pero en inglés, es lo que más le he escuchado a mi Google Home Mini. También la variante más corta pero igualmente frustrante: "Lo siento, no acabo de saber cómo ayudar".

Y lo cierto es que por el momento, el altavoz supuestamente inteligente de Google no ha sido de mucha ayuda. 

Empecé colocándolo en mi cocina pero, en lugar de poderlo poner en la barra central donde me hubiera gustado, tuve que optar por un mueble que queda en una de las esquinas. Sólo así se podía evitar tropezar con el cable de este altavoz. Y es que el Google Mini necesita estar conectado a la corriente para funcionar.

Una vez en la cocina, tuve que instalar no uno sino dos apps en mi teléfono: Google Home y Google Assistant. Y aquí debería explicarte que soy usuaria de iOS y no me hablo con Siri. De hecho, y a pesar de mi amor por el hogar inteligente, nunca he creído necesitar un altavoz inteligente. Y el Mini, con un precio asequible de US$49, no me ha hecho cambiar de idea. 

Con el app Google Home pude explicarle a mi Mini que quería que me diera la temperatura en grados centígrados y no Fahrenheit (tratar de hacérselo entender oralmente fue imposible). También pude establecer la conexión con el app Hue. Encender y apagar las bombillas inteligentes que tengo en casa sigue siendo lo más destacable que he conseguido con el Mini hasta el momento. 

img-3035

La barra de la cocina donde no he podido poner la Home Mini.

Patricia Puentes/CNET

A pesar de que Nest forme parte de Google, mis dos intentos por conectar mi cuenta de Nest con el app Google Home fueron en vano. Algo que no sólo consiguió que no pudiera encender y apagar mi cámara de seguridad con la voz, sino que me obligó a cambiar la contraseña de Nest y desconectó mi app de Nest en mi teléfono. Pero esto en realidad creo que es más un problema de Nest -- mis descontentos con la cual ya he expresado en otras ocasiones -- que de Google. 

Y no, el app Google Home no parece estar integrado por el momento con August. Con lo que no pude sincronizar ambas cosas para cerrar mi cerrojo inteligente mediante el Google Home Mini.

Tampoco pude escuchar mis podcasts. Y es que uso el app Podcasts en iOS, que no está integrado en Mini. El altavoz de Google ofrece la opción de añadir fuentes de audio a una lista que reproduce por orden, pero no pude encontrar algunas de mis fuentes de escucha preferidas. Para podcasts acabé optando por mi altavoz Bluetooth "tonto" de siempre sincronizado con mi iPhone.

Es cierto que, a pesar de hablar sólo inglés y de mi acento en esa lengua, el Mini me entiende mucho mejor de lo que me esperaba. Pero se limita a responder cosas muy simples como la temperatura que hace, la cantidad de población que hay en San Francisco o quién ha ganado el premio Nobel de literatura. 

Cuando le pregunté cuál era el título de la canción del último anuncio del Apple Watch, me dijo que  no podía ayudarme. Traté de reproducirla con mi teléfono para el altavoz y me di cuenta de que el Mini no es Shazam. A la mañana siguiente le pedí que me recordara regar las orquídeas "Not this Sunday, the following one" (No este domingo, sino el siguiente). Tampoco me podía ayudar. Había podido establecer otros recordatorios con el Mini (que en realidad no me parecieron tan útiles porque envía una notificación al teléfono mediante Google Assistant pero el Mini en sí no da ningún tipo de recordatorio oral). Pero hay que indicar muy claramente en qué momento quieres ese recordatorio. Yo no quería mirar un calendario para ver en qué día exacto del mes caía el domingo en el que tenía que regar las plantas... 

No sé si ha quedado claro que el Google Home Mini me sacó de quicio. La primera noche que interactué con él (que fue también el día que le hice más caso) acabé con dolor de cuello de tanto chillarle. Primero para llamar su atención con el ya conocido "Ok, Google" y después simplemente para berrearle lo estúpido que me parecía. 

Tuve la sensación de estar viviendo en un episodio de Black Mirror donde la tecnología es la mar de tonta en realidad. Así que no, por el momento no seguiré usando un altavoz inteligente. Ya expliqué hace unas semanas todo lo que debería incluir uno de estos dispositivos para que me decida a tener uno en la cocina.

img-9367

La Google Home Mini y su cable en un rincón de la cocina.

Patricia Puentes/CNET

Si te ha gustado esta columna no dejes de leer sobre las vicisitudes de la autora con un termostato inteligente o su complicada relación con un cerrojo inteligente.

Y no te pierdas toda nuestra cobertura sobre cine y series en la sección de cultura popular de CNET en Español.