¿Podrá la realidad virtual rescatar a la industria de la pornografía?

La pornografía está en todos lados, muchas veces gratuitamente. Ese es un problema que la industria quiere resolver colocando unas gafas de realidad virtual en medio de la acción.

Close
Drag

Anna Lee ha trabajado en la industria de la pornografía desde hace 18 años, probando desde un negocio de video por Internet hasta un sitio sobre roles de fantasía. Pero su proyecto más ambicioso a la fecha es la realidad virtual.

El año pasado, la empresa de Lee, HoloFilm Productions de Vancouver, Canadá, comenzó a usar cámaras de acción de 360 grados para que la audiencia se ponga un par de gafas y sentir que están dentro del set.

"Es el siguiente paso de todo lo que tiene que ver con el entretenimiento", dijo Lee durante una conferencia de la industria en el Las Vegas Hard Rock Hotel en esta ciudad.

"Y, por supuesto, con la pornografía ahora puedes estar con tu artista porno favorita en el mismo cuarto. Ella te está viendo y te está hablando".

"Es como si pudieras estirarte y tocarlos", dice la actriz de porno Brett Rossi sobre la realidad virtual.


Foto de Max Taves/CNET

HoloGirlsVR.com, el website con las primeras 60 escenas pornográficas de Lee, se lanzó esta semana. Presenta a estrellas de la industria como Cherie Neville, que no solamente hablan ante la cámara.

Bienvenidos al futuro de la pornografía.

La industria de la tecnología está actualmente obsesionada con la realidad virtual, con la próxima llegada de productos como las gafas Oculus Rift de Facebook por US$600 y las PlayStation VR de Sony, que aún no tienen precio. También está Google, con sus gafas de cartón Cardboard VR de unos US$15, que ofrecen una alternativa asequible que puedes usar con tu celular. Aunque estos dispositivos se promueven principalmente como aparatos para videojuegos, la industria de la pornografía los ve como una forma de poner más piel frente a tus ojos y sacar más dinero de tu bolsillo.

"Se siente como que puedes estirarte y tocarlos, así de cerca estás", dice Brett Rossi, quien alguna vez fuera prometida de la estrella de la TV Charlie Sheen y actriz desde hace mucho tiempo que aparece en los videos de realidad virtual de Lee. "Es tan detallado que se puede ver una peca en las pompas", dice Brett Rossi, la actriz.

Dándole forma

Pensaría que con toda la pornografía que hay disponible -- la industria gana unos US$3,000 millones al año -- sus creadores no tendrían que buscar otro formato.

Sin embargo, los ingresos del porno están básicamente estancados. IBIS World, una firma de investigación, estima que los ingresos de la industria se incrementarán menos de 1 por ciento cada año entre éste y 2020. Eso a pesar de un estudio reciente de la Universidad de Texas que dice que el 46 por ciento de los hombres y 16 por ciento de las mujeres de entre 18 y 39 años ven pornografía todas las semanas.

Una cosa que está afectando las ganancias del porno es la piratería. La pornografía es uno de los contenidos más compartidos en Internet, incluyendo sitios tipo YouTube en donde se puede ver porno todo el día.

"Los días de hacer que la gente se suscriba y cobrarles por toda la eternidad se han ido", dice Tony Rios, presidente ejecutivo de AVN, la asociación de la industria de la pornografía que organiza la conferencia en Las Vegas cada año. La industria espera brincarse a la piratería a través de la realidad virtual, en particular gracias a los enormes archivos que son necesarios para su transmisión. Sin embargo, no todos creen que esto vaya a funcionar.

Bryant Paul, un profesor de comunicación de la Universidad de Indiana e investigador del Kinsey Institute, dice que la realidad virtual no hará que la gente se aleje de la enorme cantidad de video gratis que hay en línea.

Sin embargo, el escepticismo no ha evitado que la industria del porno lo intente. HoloFilm, la empresa de Lee, es una de por lo menos seis compañías que están creando pornografía en realidad virtual que vinieron a la conferencia. También está Holodexxx, un juego de realidad virtual para adultos, así como CamSoda, que es como una bar de striptease digital donde las bailarinas realizan las fantasías de los clientes de pago en tiempo real. CamSoda comenzó a ofrecer realidad virtual a sus suscriptores hace dos meses.

VRBangers, fundada por Daniel Abramovich, comenzó a vender suscripciones a sus 16 videos de realidad virtual hace dos meses.

Abramovich me mostró un demo llamado "The Busty Black Maid". Incluye una casa muy linda donde estás sentado en una silla y una mucama te está haciendo todo lo que te puedas imaginar. Si pagas US$39.99 por un plan de tres meses Abramovich te enviará unas gafas de cartón para que veas los videos. Las gafas tienen una silueta de una mujer desnuda. Dice que ha vendido unas 50 suscripciones al día. Según él, el atractivo de la realidad virtual es simple.

"Te colocas las gafas", dice, "y realmente sientes que estás realmente ahí con la chica, divirtiéndote como quieres divertirte".