CNET también está disponible en español.

Ir a español

Don't show this again

Ciencia

Este gigantesco planeta pone en tela de juicio nuestro modelo del universo

El planeta GJ 3512b orbita una estrella enana y desafía las teorías actuales sobra la manera en que se forman los planetas.

Artist's rendering of planet GJ 3512b

Una ilustración del planeta GJ 3512b.

CARMENES/RenderArea/J. Bollaín/C. Gallego

GJ 3512b es un planeta que está a unos 284 billones de kilómetros de la Tierra y es gigantesco. Tan gigantesco, de hecho, que no debería de existir. Bueno, esto basándonos en nuestros actuales conceptos de lo que son los planetas y cómo se forman.

Pero ya ven, aquí estamos. 

El descubrimiento, publicado en la revista Science el 27 de septiembre, se dio gracias a los observatorios astronómicos Calar Alto, Sierra Nevada y Montsec, en España, y el de Las Cumbres, en California. 

La confusión se ha formado alrededor de GJ 3512b y su gran tamaño comparado a la estrella que orbita, que es una estrella enana roja del tipo M. Esta clase de estrella es bastante pequeña y, típicamente, es del tamaño de una quinta parte de nuestro Sol y 50 veces más opaca. En comparación, nuestro Sol pesa unas 330,000 veces más que la Tierra, mientras que la estrella GJ 3512b pesa solamente 270 veces más que el planeta. Júpiter, el planeta más grande de nuestro Sistema Solar, pesa unas 1,047 veces menos que el Sol.

El planeta GJ 3512b es la mitad del tamaño de Júpiter, pero aun así, es solamente 250 veces menos masivo que su estrella. Y, esto es raro. De acuerdo con modelos existentes, el GJ 3512b es demasiado grande para orbitar una estrella enana del tipo M de este tamaño, 

"Orbitando ese tipo de estrellas, solo debería haber planetas del tamaño de la Tierra o en cierto modo más masivas que las supertierras", dijo a la BBC Christoph Mordasini, coautor del estudio. 

La existencia de GJ 3512b pone en tela de juicio el modelo de disco de acrecimiento, que se utiliza para explicar cómo los planetas en nuestro Sistema Solar se forman. El modelo es ampliamente aceptado por los científicos para explicar cómo se formaron planetas como la Tierra. Pero GJ 3512b representa un muy buen argumento a favor del modelo de la inestabilidad del disco, una nueva teoría más consistente con este descubrimiento. 

"Por primera vez, hemos caracterizado de manera más precisa a un exoplaneta que no puede ser explicado por el modelo de disco de acrecimiento", dijo el autor principal del estudio, Juan Carlos Morales, a Space. "Este exoplaneta prueba que el modelo de la inestabilidad gravitacional puede jugar un papel en la formación de planetas gigantes".

Reproduciendo: Mira esto: Armamos completo el Lego del módulo lunar del Apollo...
15:47