'Pixels': un despliegue de efectos especiales con una historia pobre

[Reseña con 'spoilers'] Los videojuegos más populares de los 80 cobran vida para invadir la Tierra y la pantalla grande con sorprendentes efectos visuales... y una trama mediocre.

pixels
PAC-MAN nos muestra su cara de malo antes de enfrentarse a los 'arcaders'Foto de Sony Pictures Entertainment Inc.

El tierno muñeco amarillo de Pac-man ¡¿el malo de la película?! Ni el propio Toru Iwatani -- su creador -- lo creía hasta que su mano se convierte en pixeles tras una mordida de la versión alienígena de su creación. Esta escena -- que vimos en el segundo tráiler de Pixels -- engloba la idea detrás del filme que se estrena este próximo 24 de julio -- ¡los videojuegos nos invaden!

Lo más sobresaliente de esta comedia de acción producida por Columbia Pictures, LStar Capital y China Film Co, es la capacidad de transportarte a las entrañas de un videojuego que comenzó en 8 bits y ahora, gracias a un derroche de efectos especiales, lo puedes ver cobrar vida y en 3D. Pese a todo ello, la experiencia pierde fuerza, pues la historia es confusa y el guión, por momentos, carece de naturalidad.

¿La trama? Los videojuegos Pac-Man, Donkey Kong, Galaga, Centipede y hasta Space Invaders son usados por fuerzas extraterrestres para retar a nuestro planeta a una especie de torneo galáctico de maquinitas. Nuestra única esperanza son los arcaders, un grupo de nerds que participó en el campeonato mundial de maquinitas de 1982 y cuyas habilidades son indispensables para defender al planeta. Hasta aquí vamos bien.

Los arcaders cobran vida gracias a las actuaciones de Adam Sandler (Brenner), Kevin James (el presidente Cooper), Peter Dinklange (Eddie), Josh Gad (Ludlow) y Michelle Monahan (Violet), quienes luchan para defender a la Tierra dirigidos por Chris Columbus, quien ha creado películas como Home Aloney los dos primeros filmes de la saga de Harry Potter.

Inicialmente, la historia te atrapa gracias a la nostalgia que provoca el ver y revivir momentos de los clásicos juegos. Si eras aficionado a las maquinitas, disfrutarás del sonido de las monedas, ver a los niños rodeando un juego o esperando su turno y te darán muchas ganas de jugar. El problema es que conforme la historia avanza, la nostalgia pasa a segundo plano, el argumento pierde fuerza y ni los efectos especiales ni las actuaciones logran salvar la trama.

La película cuenta con varios momentos que no tienen sentido, incluyendo una extraña conversación entre el presidente Cooper de Estados Unidos (interpretado por Kevin James) y la primer ministro de Gran Bretaña (Fiona Shaw) sobre una supuesta colaboración para salvar al mundo. Sin embargo, el diálogo resulta confuso hasta para los mismos personajes ya que Copper literalmente le dice que no entiende lo que ella acaba de decir y ella responde que no tiene idea de lo que dijo . ¿Cuál es el punto de incluir escenas con diálogos que no tienen sentido ni para los miembros de tu historia?

Por otro lado, la película incluye bromas de contenido sexual que están fuera de lugar y que, a todas luces, se ve que no fueron hilvanadas propiamente dentro del personaje.

Un ejemplo es Ludlow (Josh Gad), un personaje que es presentado como un nerd apasionado de los videojuegos, las conspiraciones y el eterno enamorado de Lady Lisa. Sin embargo, en una de las escenas, Ludlow se dirige a un grupo de fuerzas especiales (Navy S.E.A.L.S) para presentarse y les habla como si fuera un comandante militar, usando gritos y palabras altisonantes. Súbitamente se enfoca en uno de los oficiales para cambiar el tono a una combinación de extraños piropos sexuales que incomodan (y miren que yo no me incomodo fácilmente).

Lo que más destaca de Pixels son los efectos especiales. La calidad de las animaciones, su iluminación y detalles como mostrar el puntaje durante las escenas de acción, hacen que tengas una experiencia inmersiva y sentirás que te has transportado al videojuego.

Pixels - Centipede
Brenner (Adam Sandler) y Ludlow (Josh Gad) combatiendo a 'Centipede'.Foto de Sony Pictures Entertainment Inc.

Uno de los mejores ejemplos es la primera batalla de los arcaders contra Centipede. Brenner (Adam Sandler) le arrebata el arma a uno de los soldados, comienza a brincar de obstáculo a obstáculo, la cámara apunta hacia arriba y Brenner dispara hacia la cabeza de un gigantesco ciempiés. En unos segundos te sientes dentro de una maquinita y los nerds se convierten en superhéroes.

No obstante, tan pronto terminan los disparos y se acaban las animaciones, la historia queda expuesta y te percatas de que has recibido muy poca información sobre los alienígenas y sus razones para invadirnos; tampoco nos queda claro para qué sirve el puntaje dentro de las batallas o por qué Ludlow está practicando "tercera base" con el suelo.

En cuanto a la actuación, quien más sobresale por sus habilidades histriónicas es Peter Dinklange ( Game of Thrones, X-Men: Days of Future Past)quien encarna a un engreído Eddie "The Fire Blaster" Plant, campeón de videojuegos durante su adolescencia y un criminal muy pícaro en su edad adulta. Adam Sandler y Kevin James, por su parte, se quedan cortos ya que sus personajes son similares a un Sandler en 50 First Dates o un James en Hitch.

En general, hay buenos momentos de acción; mucha nostalgia para los gamers con cameos de varios personajes clásicos como Mario o el perro de Duck Hunt; no faltan las carcajadas por divertidas bromas dentro del guión, pero con un gran director, un gran reparto y una buena idea, te esperas un mejor resultado. Al final, termina siendo otra de esas películas que ves en el cine solo por los efectos especiales y no le prestas atención a la trama -- y eso decepciona.

Para resumir la experiencia en lenguaje gamer: muchos combos para un 'game over'.

Close
Drag