CNET también está disponible en español.

Ir a español

Don't show this again

Los celulares Huawei que recibirán EMUI 10 Auriculares inalámbricos Maratón de series de ciencia ficción Los mejores celulares de 2020 7 apps gratuitos de videoconferencia Watch Party
CNET en Español podría recibir una comisión de estas ofertas.

Onward: El regreso del Pixar más estrafalario

[Opinión] Tras una racha de estrenos de secuelas, el famoso estudio que nos dio rarezas como Up, Wall-E y Ratatouille vuelve con una película que recupera esa esencia creativa e innovadora.

La premisa de Onward, la película que los estudios Pixar estrenará el 6 de marzo, es que hay que hacer un esfuerzo por recuperar la magia cuando esta se pierde. Y eso es justamente lo que hizo Pixar con esta extraña cinta llena de seres fantásticos y una trama difícil de explicar.

Porque las mejores películas de Pixar son justamente las que hay que ver para creer y que no se pueden contar así nomás, como Up, Wall-E, Ratatouille, Inside Out y, ahora, Onward.

Onward se trata de un mundo de fantasía con elfos, dragones y unicornios donde la conveniencia de la tecnología ha matado a la magia que dominada en tiempos pasados. Dos hermanos, Ian (voz de Tom Holland ) y Barley (voz de Chris Pratt) reciben un inesperado regalo póstumo de su padre, quien murió cuando Barley era pequeño y a quien Ian no llegó a conocer. El regalo es una fórmula mágica para devolverle la vida a papá por 24 horas, pero cuando Ian solo logra regenerar la mitad de su cuerpo (únicamente la pelvis y las piernas) los chicos se lanzan en una aventura para poder recrear al resto de su progenitor y, por lo menos, poder convivir con él por unas horas.

Esta película viene del mismo estudio que hizo una película donde una rata la hace de chef, una que se desarrolla en la mente de una adolescente y otra en la que dos robots se enamoran en silencio. Con Onward, Pixar ha vuelto a esa excelencia y creatividad rara y estrambótica a la que nos acostumbró desde 1995 con Toy Story.

Esto es importante, porque antes de Onward, Pixar se enfrascó en una racha de secuelas de sus éxitos de antaño que me hicieron pensar que la casa de animación más famosa del mundo estaba perdiendo su esencia innovadora y su magia. Esa racha incluyó Finding Dory (2016), Cars 3 (2017), Incredibles 2 (2018) y Toy Story 4 (2019), solo interrumpida por Coco (2017). De hecho, desde que Disney compró Pixar en 2006, el estudio ha estrenado 15 películas, siete de ellas secuelas.

Además, Pixar sufrió un trauma muy fuerte cuando su líder creativo, John Lasseter, dejó el estudio en 2017 tras varias acusaciones de comportamiento inapropiado hacia las mujeres.

Lo más fácil sería decir que estos dos sucesos –la compra a manos de Disney y la salida de Lasseter– han mermado la creatividad del estudio. Pero la realidad es que la correlación no es tan clara, porque a Pixar no le han faltado los éxitos tanto en taquilla como en podio de galardones estos últimos años.

Pixar sin Lasseter

En 2020 Pixar estrenará dos películas: la mencionada Onward y Souluna cinta de la que sabemos poco pero aparentemente tiene que ver con el alma humana. Esta última está dirigida por Pete Docter, quien también dirigió Inside Out, Up y Monsters Inc., tres baluartes de la producción de Pixar. Dan Scanlon, quien dirige Onward, solo tiene otro crédito de dirección a su nombre en el estudio, Monsters University. Basta ver los nombres de los productores y directores de las películas de Pixar para ver que el estudio es mucho más que una sola persona. Nombres como Docter, Scanlon, Lee Unkrich, Andrew Stanton y Brad Bird se repiten en varias ocasiones (tristemente, solo una mujer, Branda Chapman, ha codirigido una película de estudio, pero ese es otro tema).

De hecho, Lasseter, quien dirigió las tres primeras películas de Pixar (Toy Story, Bug's Life y Toy Story 2) solo dirigió dos más después de eso (Cars y Cars 2). Cars 2, en particular, es de las cintas más criticadas y menos populares del estudio.

Los ciclos de producción de las cintas de Pixar son largos, de hasta cinco años de principio a fin, por lo que es posible que Lasseter haya aprobado o estado involucrado de alguna forma en las películas estrenadas desde su salida hasta ahora (estuvo involucrado en Toy Story 4, según me dijeron sus creadores). Pero está claro que ya no estaba cuando se terminó Onward, y el resultado del trabajo indica que Pixar no lo echó de menos. (He enviado varias preguntas a Pixar a través de un representante de Disney, entre ellas si Lasseter aprobó Onward y Soul o si el proceso de producción o el ciclo de estrenos del estudio ha cambiado. Actualizaré esta nota cuando me respondan).

Muchas secuelas y muchos éxitos

Por ejemplo, desde que se comenzó a entregar el Oscar al mejor largometraje animado en 2001, Pixar se ha hecho de nueve de esas estatuillas para Finding Nemo, The Incredibles, Ratatouille, Wall-E, Up, Toy Story 3, Brave, Inside Out, Coco y Toy Story 4. Casi todas fueron estrenadas tras la compra de Disney.

Y en cuanto a la taquilla, las cuatro películas más taquilleras de la historia de Pixar han sido estrenadas durante el "periodo Disney" y tres de ellas son secuelas: The Incredibles (2018) con US$1,242 millones en la taquilla global; Toy Story 4 (2019) con US$1,073 millones; Toy Story 3 (2010) con US$1,067 millones y Finding Dory (2016) con US$1,028 millones.

Esto confirma que ni las secuelas ni Disney le han sentado nada mal al estudio.

La fórmula mágica

Sin embargo, a pesar del éxito con las secuelas, es imperativo que un estudio de la calidad y el prestigio de Pixar estrene títulos propios y novedosos. Entre Toy Story 2 (1999) y Toy Story 3 (2010), Pixar tuvo una racha increíble de títulos totalmente originales con los que consolidó esta fama como estudio creativo e innovador: Monsters Inc. (2001), Finding Nemo (2003), The Incredibles (2004), Cars (2006), Ratatouille (2007), Wall-E (2008) y Up (2009).

Ahora parece que tras esa serie de secuelas que mencioné al principio, el estudio vuelve a esos orígenes de obras originales cuasi-indescriptibles con Onward, una película que cumple con muchas de esas cualidades que dieron su fama al estudio: un guión arriesgado y difícil de explicar; buenas actuaciones de voces famosas; excelente animación; y momentos y detalles inigualables que dejan la impresión de haber visto algo especial, irrepetible y diferente. 

Eso es lo que queremos de Pixar, un estudio que en 2020 aparentemente ha recuperado su magia.

Reproduciendo: Mira esto: Así se animó la película Toy Story 4
5:33