CNET también está disponible en español.

Ir a español

Don't show this again

Ciencia

Este pez robótico del MIT nada por el océano

SoFi es un pez robótico con una lente de ojo de pez (por supuesto) que puede explorar donde otros robots o los humanos no llegan. Y sin asustar a los autóctonos.

El MIT ha desarrollado un robot que se camufla y puede pasar desapercibido en un cardumen de peces.

Un equipo del Laboratorio de ciencias de la computación e inteligencia artificial (CSAIL, por sus siglas en inglés) del MIT presentó un pez blando robótico llamado SoFi. Mostraron video del pececillo nadando en el océano junto a un banco de peces tropicales (que ni siquiera estaban borrachos). Las imágenes se obtuvieron en varias inmersiones de prueba en el Rainbow Reef de Fiji y a profundidades de más de 50 pies (15.2 metros) que duraron hasta 40 minutos.

"Que nosotros sepamos, este es el primer pez robótico que puede nadar sin estar conectado en tres dimensiones y durante períodos largos de tiempo", dijo el estudiante de doctorado de CSAIL Robert Katzschmann en un comunicado de prensa. También es el autor principal del artículo científico sobre SoFi que se ha publicado en Science Robotics.

Desmontando a SoFi.

MIT CSAIL

El espía marino mecánico lleva una cámara que usa, naturalmente, una lente de ojo de pez para capturar videos y fotografías de lo que sea que haya bajo el agua. Se puede pilotar con un mando a distancia a prueba de agua que usa señales ultrasónicas y está basado en un controlador de videojuegos

El MIT lleva varios años trabajando en diseños similares.

"Un robot como este puede ayudar a explorar el arrecife más de cerca que los robots actuales, tanto porque puede acercarse más al arrecife de forma segura para el arrecife, como porque puede ser mejor aceptado entre las especies marinas", explicó Cecilia Laschi, que no ha participado en el proyecto pero es una profesora de biorrobótica en la Escuela Universitaria Superior Sant'Anna de Pisa, en Italia.

El robot controlado de forma remota nada bombeando agua en cámaras que permiten que su cola se doble, impulsándolo hacia adelante. Unas aletas que se pueden controlar y una cámara para flotar ayudan a hacerlo navegar.

Los investigadores esperan cambiar el diseño de SoFi para incrementar su velocidad de nado y permitir que pueda seguir automáticamente a peces reales usando su ojo de pez.

"SoFi es un primer paso en el desarrollo de métodos de observación submarina de todo tipo", explica la directora de CSAIL y coautora del artículo científico, Daniela Rus. "Tiene el potencial de convertirse en un nuevo tipo de herramienta para la exploración oceánica y para abrir nuevas posibilidades para descubrir los misterios de la vida marina".