En esta esquina: Periscope y Meerkat frente a la TV tradicional

Tras la gran pelea de box del fin de semana, los servicios de 'streaming' de video demostraron que su tecnología podría irrumpir más en el negocio de las cadenas de cable y el contenido exclusivo de lo que se había pensado.

mayweatherpacquiao.jpg
A pesar que mucha gente la transmitió gratuitamente por Persicope, la pelea entre Mayweather y Pacquiao recaudó millones de dólares para HBO. Showtime

A pesar de su corta vida, Periscope y su rival Meerkat ya se pueden considerar del tipo de tecnologías transformadoras como las de Uber y AirBnB. La primera vino a trastornar el negocio del transporte, y la segunda puso el de la hotelería de cabeza.

¿Harán estas apps de transmisión de video en vivo lo mismo, pero con el negocio de la televisión tradicional?

El ejemplo de lo que puede hacer Periscope se dio el sábado pasado, cuando el público televidente usó el app para brincarse los derechos de transmisión y retransmitir la pelea entre Manny Pacquiao y Floyd Mayweather en vivo por Twitter, grabada directo de sus televisores.

La efectividad del app le agradó a una persona en particular -- Dick Costolo, el presidente ejecutivo de Twitter. Twitter compró a Periscope de forma discreta a principios de marzo. Según el tuit de Costolo, el verdadero ganador del sábado por la noche fue Periscope, y no Mayweather.

Sin embargo, la habilidad de hacer streaming de un evento en vivo no le agradó nada a HBO y Showtime , las cadenas de TV por cable con los derechos exclusivos para transmitir la pelea desde el MGM Grand Arena en Las Vegas.

Las dos cadenas de pago acordaron cobrar hasta US$100 por cada transmisión individual de la pelea. Cuando HBO y Showtime se dieron cuenta que había usuarios periscopeando la pelea y compartiendo la transmisión por Twitter, le pidieron a la red social que parará los streams, según reportó la agencia de noticias Bloomberg. Twitter pudo frenar la transmisión de algunos streams, pero no de todos, según el sitio de tecnología Mashable.

Los apps de streaming de video en vivo han estado bajo la mirada atenta de las cadenas de televisión y las asociaciones deportivas. En abril, la Liga Nacional de Hockey sobre hielo (NHL, por sus siglas en inglés), prohibió que los periodistas usaran Meerkat y Periscope para grabar cualquier porción de un partido, incluso el calentamiento de los jugadores o el medio tiempo. A fines de abril, por su parte, la Asociación de Golf Profesional (PGA), le quitó las credenciales a una bloguera que transmitió una sesión de práctica del golfista Jordan Spieth por Periscope.

Close
Drag

Aun así, a pesar de la enorme proliferación de dispositivos móviles, las ligas profesionales de deportes no han sido muy claras con el público sobre las reglas para transmitir eventos en vivo por Periscope o Meerkat. Bob Bowman, presidente ejecutivo de MLB Advanced Media, la unidad encargada de la tecnología digital de las Ligas Mayores de Béisbol (MLB), dijo en una entrevista que "obviamente somos amigos de la tecnología" y añadió que esperaban que los usuarios de apps como Meerkat y Periscope los usen en los estadios durante los partidos.

Pero Bowman claramente dijo que "no pensamos que [los aficionados] harán streaming de los partidos completos. Eso es absurdo". Esa idea suena ahora menos absurda después de lo que pasó el sábado con la pelea de box, una de las más promovidas y rentables de todos los tiempos que pudo haber generado menos ingresos si los apps de transmisión de video en vivo fueran aún más populares.

Si Periscope pudo sumar más de un millón de usuarios en sus primeros 10 días, ahora seguramente tienen mucho más -- beneficiado por el impulso que le dio su controversial participación en la transmisión de la pelea. Es factible que tanto Periscope como Meerkat sigan creciendo, ya que muchos usuarios apenas los están conociendo. Esto hará más complicado que redes sociales como Twitter o Facebook -- otra plataforma por donde se pueden hacer streams en vivo -- puedan intervenir para eliminar las emisionesen vivoque violan los derechos de transmisión de los contenidos exclusivos de las cadenas de televisión.

Lo que está claro es que esto se convertirá en un dolor de cabeza muy grande para las cadenas de TV y las federaciones deportivas, que tan celosamente han resguardado la exclusividad de sus contenidos en vivo.