CNET también está disponible en español.

Ir a español

Don't show this again

¡Al fin! astronautas podrán echarse un cafecito en el espacio

Esta "taza espacial" permitiría que los astronautas de la Estación Espacial Internacional beban un expreso en gravedad cero.

Ciencia
spacecoffee.jpg
Mark Weislogel

La Estación Espacial Internacional (ISS por sus siglas en inglés) está a punto de recibir su primera máquina para hacer café espresso, diseñada para producir café caliente, fresco y delicioso en un ambiente de gravedad cero.

Solo un detalle: la ISSpresso, diseñada por la empresa italiana Argotec, sirve el café en una bolsa, desde la que los astronautas tienen que sorber el café con un popote, lo cual no es lo mismo que tomar su expreso desde una linda tacita.

El extraño repositorio para beber que sale en la foto de arriba busca solucionar un problema. El gadget ha sido diseñado por un equipo que incluye a Mark Weislogel, un profesor del grupo de ciencias térmicas y de fluidos de la Universidad Estatal de Portland que ha pasado bastante tiempo analizando el problema que presenta el beber café en el espacio; su colega, el investigador Drew Wollman y el estudiante de preparatoria Nathan Ott. Y lo que busca es darle a los astronautas una experiencia similar a la de beber café en una taza.

"Debido a la gran variedad de bebidas de espresso, hicimos las medidas necesarias para medir los efectos de la humedad y la tensión en superficies del espresso tipo 'italiano', el caffe latte y el café tipo americano", dijo Weislogel. "Para algunas personas, la textura y el aroma de la crema juegan un papel importante en la experiencia general del expreso. Mostramos que en ambientes de baja gravedad esto podría no ser posible, pero hemos sugerido alternativas para disfrutar de un expreso en una nave espacial".

Para reemplazar la gravedad, la extraña forma de la taza está diseñada para almacenar el líquido usando la tensión de la superficie.

"La forma del contenedor puede pasar fluido de forma pasiva a los destinos de preferencia sin tener que mover las partes - usando las fuerzas pasivas de la tensión de la humedad y la superficie", dijo Weislogel . "Su geometría es la parte 'inteligente', que opera el sistema de control de fluidos sin necesidad de bombas o fuerzas centrífugas".

La taza no funcionaría necesariamente bien con cualquier líquido; el café tiene una alta concentración de aceite de los granos, lo cual significa que tiene una viscosidad más alta - y una tensión de superficie más alta, aunque sea tan solo un poco más. En cualquier caso, un poco es suficiente para cambiar las cosas.

La taza fue fabricada con una impresora 3D -- algo que los astronautas en la ISS ahora tienen la capacidad de hacer por sí mismos en el espacio -- y sometida a pruebas tirándola desde una torre para asegurar que puede mantener el líquido dentro de forma adecuada en una microgravedad simulada.

Y, también, el diseño tiene implicaciones más allá de una tasa común y corriente.

"Estamos intentado usar nuestros nuevos métodos para reevaluar los sistemas de fluidos a bordo de una nave espacial - incluyendo sistemas de enfriamiento, tanques de combustible, equipo de procesamiento de agua para el sustento de la vida, hábitats para plantas y animales, fluidos médicos, comida, etc.", dijo Weislogel.

El equipo presentó sus investigaciones en una reunión reciente de la Sociedad Física Americana.

Close
Drag
Autoplay: SI Autoplay: NO