Para Samsung, el Galaxy S6 necesita ser un éxito rotundo

Samsung debe ganarse de nuevo a los consumidores que han ido abandonando a la compañía en favor de Apple. Pero ¿será el Galaxy S6 lo suficientemente poderoso para lograrlo?

Samsung presentará el Galaxy S6 muy pronto, lanzamiento que sigue al Note 4 (en la foto) que llegó en el otoño. Sarah Tew/CNET

Samsung, que presentará muy pronto nuevos modelos de su teléfono inteligente insignia, necesita ofrecer un diseño que convenza a la gente de comprar el dispositivo, algo que no logró la última vez que el Galaxy se actualizó.

Después de liderar el mercado de teléfonos inteligentes en los últimos cuatro años, Samsung ha visto caer sus ganancias, pues muchos clientes han ido abandonando a la empresa para irse con rivales como Xiaomi en China, Micromax en India, y Apple en casi en todas partes. En el mercado mundial de smartphones, Samsung está empatado con Apple como el proveedor No. 1 en el cuarto trimestre de 2014 -- un competidor que había aplastado no hace mucho tiempo.

Sigue aquí nuestro blog en vivo del evento de Samsung en Barcelona.

Con el nuevo Galaxy S6, que debutará el domingo en el Mobile World Congress de Barcelona, se espera que Samsung lance dos versiones del smartphone que incorpora materiales más elegantes, como el metal, frente a sus diseños plásticos anteriores. Y se cree que al menos un modelo tenga una pantalla curva que envuelva ambos lados del dispositivo. El fabricante de electrónicos de Corea del Sur también puede dar a conocer un servicio de pagos móviles que competiría con Apple Pay, el servicio que Apple introdujo el año pasado junto con el iPhone 6 y 6 Plus. (Samsung recientemente compró a la empresa de pagos móviles LoopPay).

En general, se espera que los nuevos teléfonos inteligentes de Samsung sean una mejora drástica frente al Galaxy S5, que fue rechazado por expertos -- y consumidores -- por ser demasiado similar al S4.

Para que Samsung recupere su posición, o al menos detenga su caída libre, tendrá que ofrecer algo realmente diferente. Y aún más que eso, Samsung tiene que demostrar que está escuchando a los consumidores -- que quieren diseños más elegantes, menos bloatware y, en cambio, software que las personas utilicen realmente. "Este nuevo dispositivo es absolutamente crítico en términos de conseguir impulso nuevo, enderezar la situación y demostrar que Samsung todavía puede ofrecer un gran dispositivo", dijo Jan Dawson, analista de Jackdaw Research.

El ascenso de Samsung

Incluso antes de que Samsung lanzara su popular Galaxy S3 a principios de 2012, la empresa ya estaba en su apogeo en el mercado de la telefonía móvil. El Galaxy S2, lanzado el año anterior, ayudó a Samsung a llevarse la corona de Nokia como el mayor proveedor de teléfonos móviles del mundo en el primer trimestre de 2012.

Con el Galaxy S3, su cuota de mercado se disparó. El dispositivo estuvo disponible en todas las compañías de Estados Unidos, al mismo tiempo -- algo muy raro en el momento. En lugar de confiar en los proveedores inalámbricos para promover sus productos a cambio de contratos de exclusividad, Samsung persuadió a los principales operadores para que vendieran el S3 aun sabiendo que sus rivales obtendrían el teléfono también.

Tampoco mostró a las operadoras el dispositivo con antelación, pero sí compartió sus planes de marketing, ayudando a las compañías a que se sintieran como si fueran parte del lanzamiento del S3 mientras que Samsung pagó la mayor parte de los esfuerzos para impulsar el dispositivo. En última instancia, el tener el mismo teléfono inteligente en todas las operadoras a la vez ayudó a Samsung a crear una campaña de marketing centrada en torno a un solo producto -- sí, de la forma en que lo hace Apple -- y es un modelo ahora emulado por HTC y LG.

Si bien el teléfono celular Galaxy S4 de 2013 lucía similar a su predecesor, tenía muchas funciones nuevas, incluyendo una aplicación para controlar la TV y una herramienta de traducción integrada. También hubo un software para rastrear el movimiento ocular de los usuarios para controlar el dispositivo, como pausar un video cuando el usuario dejaba de mirar la pantalla. Se cree que Samsung ha vendido cerca de 40 millones de unidades del dispositivo en los primeros seis meses tras llegar al mercado, un ritmo ligeramente más lento que las ventas de Galaxy S3.

Al mismo tiempo, Samsung fue pionero en los llamados tabléfonos -- dispositivos de pantalla grande que son una especie de híbridos teléfono-tableta. Si bien el Galaxy Note de 2011 con pantalla de 5.3 pulgadas fue objeto de burlas por su pantalla cómicamente enorme, sí atrajo a muchos consumidores, especialmente en los mercados asiáticos. Hubo una aceptación a regañadientes del Note 2 en el mercado en 2012 y una gran expectativa para el Note 3 en 2013 y el Note 4 del año pasado. El Note inspiró otros dispositivos de pantalla grande de proveedores rivales incluyendo a HTC y LG. Incluso Apple hizo lo mismo en septiembre pasado con el lanzamiento del iPhone 6 Plus.

El Galaxy S3 fue uno de los teléfonos de mayor venta en el mundo. Sarah Tew/CNET

La línea Note atrajo también muchos compradores en muchos mercados, pero el Galaxy S continuó siendo el dispositivo más importante de Samsung. La anticipación por el Galaxy S5 fue elevada, pero a fin de cuentas el teléfono nuevo no cubrió las expectativas de muchos consumidores, y eso se reflejó en ventas bajas.

Samsung no da a conocer cifras de envíos de dispositivos, pero algunos reportes informan que Samsung vendió un 40 por ciento menos del Galaxy S5 que del Galaxy S4 en sus primeros meses de disponibilidad. Y la firma de investigación Strategy Analytics estima que la cuota de mercado global de teléfonos inteligentes de Samsung cayó a 25 por ciento en 2014, frente al 32 por ciento del año anterior. En el cuarto trimestre, la caída de Samsung y la ganancia de Apple dio lugar a que las dos empresas compartieran el puesto No. 1 por primera vez desde finales de 2011, con cada una teniendo una participación del 20 por ciento del mercado tras vender 74.5 millones de teléfonos cada una.

"En este momento, Samsung tiene una tendencia a la baja consistente , y eso no es saludable", dijo el analista de Current Analysis, Avi Greengart. "Esto es extremadamente importante".

La batalla de Samsung

Samsung cometió un error táctico cuando decidió no cambiar demasiado el diseño de su teléfono insignia Galaxy S en las últimas tres generaciones. El Galaxy S5 parece casi idéntico al Galaxy S4 de 2013 y al Galaxy S3 de 2012. Los fanáticos de Samsung, por ende, optaron por comprar un modelo más antiguo, más barato en lugar de comprar el más nuevo y más caro.

El resultado: Samsung está en problemas. La compañía ha reportado cinco años consecutivos de caídas en sus ganancias operativas trimestrales. En el cuarto trimestre, la división de IT y de comunicaciones móviles (que incluye smartphones) registró una caída del 64 por ciento en sus ganancias operativas, frente al mismo período del año anterior, hasta 2 billones de wones (US$1,800 millones). Sólo el 37 por ciento de las ganancias operativas de Samsung venían de su división de IT y el negocio de las comunicaciones móviles en el trimestre de diciembre, en comparación con los dos tercios del año anterior.

Apple y su iPhone suponen las mayores amenazas a Samsung, pues el iPhone 6 y el iPhone 6 Plus van camino a ser dos de los smartphones más vendidos de todos los tiempos.

El éxito de Apple llega al tiempo que Samsung se enfrenta a una competencia más fuerte en los mercados emergentes. Fabricantes de teléfonos inteligentes como Xiaomi, Micromax y Huawei introdujeron dispositivos con características de gama alta a precios bajos. En comparación, la estrategia de Samsung ha sido la de botar smartphones de más edad en el mercado a precios bajos. Pero los consumidores de los mercados emergentes ya no quieren tecnología vieja, e inferior -- especialmente cuando Xiaomi y otros ofrecen dispositivos más atractivos al mismo precio.

"Samsung continúa enfrentando una intensa competencia de Apple en el extremo superior del mercado de teléfonos inteligentes, de Huawei en los niveles medios, y de Xiaomi y otros en el nivel de entrada", dijo Neil Mawston, analista de Strategy Analytics.

Debido a que las características de hardware de Samsung como pantallas más grandes y la tecnología NFC, que permite a los usuarios compartir datos o pagar por artículos desde sus teléfonos, ya no son únicas, la compañía ha buscado producir software para ayudar a que se destaque. Sin embargo, no ha logrado ofrecer características que los usuarios codician. El Galaxy S4 incluyó apps que fueron consideradas meros trucos, y Samsung acabó por matar muchos de esos elementos con el Galaxy S5. Se espera que el modelo de este año vaya un paso más allá, con Samsung precargando menos bloatware -- el nombre que se da al software propio que ya viene instalado en sus dispositivos. En lugar de ello, los compradores podrán elegir si desean -- o no -- descargar aplicaciones de Samsung.

Además, Samsung planea ser más consciente del software y los servicios que ofrece en sus dispositivos. Eso probablemente incluirá un servicio de pagos móviles. A mediados de febrero, la compañía adquirió LoopPay, una startup cuya tecnología convierte las bandas magnéticas existentes en las tarjetas de crédito en receptores de pago sin contacto.

No te pierdas nuestro micrositio con todo sobre el Congreso Mundial de Dispositivos Móviles (MWC) aquí.

Samsung espera también que las ventas de dispositivos mejoren con la introducción de nuevos aparatos con diseños más delgados y pantallas flexibles. También espera que la expansión de las redes inalámbricas 4G LTE en todo el mundo y el aumento del interés en los mercados emergentes ayuden a impulsar las ventas y las ganancias, dijo Jin-Young Park, vicepresidente de negocios móviles de Samsung, durante un informe trimestral de ganancias el mes pasado. "Estamos preparando productos inigualables e innovadores con características especiales", dijo.

Y éste es el escenario actual a la espera de la presentación del Galaxy S6, que al igual que todos los otros teléfonos de Samsung de la línea Galaxy basa su software en el sistema operativo móvil de Google, Android. Mawston, el analista de Strategy Analytics, estima que Samsung venderá más unidades del Galaxy S6 que las que vendió del Galaxy S5 en el primer año en el mercado -- un 10 por ciento más, para ser precisos.

Quédate con CNET en Español, pues nuestro equipo editorial está ya en Barcelona para traerles todos los detalles, incluyendo -- por supuesto -- el evento UNPACKED de Samsung del 1 de marzo que estaremos blogueando en vivo.

Close
Drag