CNET también está disponible en español.

Ir a español

Don't show this again

Cultura tecnológica

El Papa no deja que le besen la mano por temor a enfermedades

¿Travesura, asco o falta de educación? Ninguna de ellas. Detrás del video viral que protagonizó Jorge Mario Bergoglio hay una razón muy humana: evitar enfermedades.

¿Le daba asco? ¿Estaba jugando una broma? ¿Por qué el Papa no se deja besar la mano?

Esas son algunas de las preguntas que pululaban en las redes sociales luego de que un video protagonizado por el Pontífice se hiciera viral y la respuesta, según el Vaticano, es realmente simple: evitar enfermedades. 

"El Santo Padre me dijo que el motivo era muy simple: higiene. Quiere evitar el riesgo de contagio por la gente, no por él", dijo Alessandro Gisotti, director de la oficina de prensa de la Santa Sede, en una rueda de prensa reportada por Europa Press.

En las imágenes, parecía que el Papa Francisco evitaba que le besaran el famoso "anillo del pescador" que porta en su mano. La grabación ocurrió luego de la firma en Loreto (sede de la Basílica de la Santa Casa) de la Exhortación Apostólica del Sínodo sobre "los jóvenes, la fe y el discernimiento vocacional", el lunes 25 de marzo de 2019.

"El Papa estaba preocupado por la higiene y por contagiar los gérmenes entre la gente que hacía la fila para besarle en el mismo sitio. El Papa me dijo que le gusta abrazar y ser abrazado y estar cerca de la gente pero temía que todos se enfermasen", acotó Gisotti ante los periodistas.

Otras explicaciones

El martes el video denominado "La cobra" (por la forma en que el papa retira el brazo) se hizo viral en las redes sociales y dejó joyas humorísticas como esta:

El diario El País de España entrevistó a dos expertos que se atrevieron a dar otras explicaciones a lo sucedido. Ambos apuntan a que se trata simplemente del estilo de Jorge Mario Bergoglio y su deseo de simplificar antiguos protocolos. 

César Pérez Gallego, profesor de protocolo religioso consultado por el diario, explica que el "besamnos" (muestra de respeto y saludo) es algo del pasado: "Esos actos ya son de todo menos besamanos. En España, en las tomas de posesión de los obispos, se han simplificado desde hace tiempo para que la gente haga simplemente un gesto de respeto. No es preciso besar el anillo del obispo. Los antiguos besamanos hoy son saludos, o salutaciones".

Según Pérez Gallego, también se trata de acelerar la ceremonia: "El motivo es práctico. En una ceremonia de toma de posesión un obispo puede saludar a 1,000 o 2,000 personas. La idea es hacerlo rápido".

El otro experto entrevistado, Pedro Fernández Castelao, profesor de Antropología Teológica en la Universidad Pontificia Comillas de Madrid, acotó que prescindir de la solemnidad es una marca de Bergoglio desde el día que asumió su nombre como Papa Francisco: "Iba vestido como un simple obispo, con su sotana blanca, renunciando a los armiños y vestimentas ostentosas".

En las redes sociales, algunos usuarios hicieron hilos con explicaciones que corroboran lo dicho por los expertos: se trata de ahorrar tiempo y de hacer más sencillo el acto. El hilo más detallado fue firmado por Antonio Camuñas, abogado y consultor español fundador de Global Strategies. Lo puedes consultar a continuación:

El diario El Español realizó un pequeño video explicativo en el que reafirma que el papa Francisco no se siente cómodo con los actos protocolares del pasado. A continuación lo puedes ver:

Esperamos, pues, que con estas explicaciones hayas resuelto el enigma papal que se había desatado en las redes sociales.