CNET también está disponible en español.

Ir a español

Don't show this again

Pacientes en Austria reciben transplantes de manos biónicas

Los tres hombre que perdieron la función de sus manos obtuvieron una extremidad robótica que pueden controlar con su pensamiento a través de una técnica llamada 'reconstrucción biónica'.

Ciencia
prosthetic1.jpg
The Lancet

El futuro de las prótesis reside en conectar los aparatos directamente a los nervios del paciente -- un concepto que es aún muy novel y sólo se aplica en cierto número de casos en el mundo. Las prótesis que se conectan a los nervios permiten a los pacientes, después de pasar por un entrenamiento, controlar sus extremidades con la mente.

Tres austríacos se han convertido en los primeros en el mundo en portar prótesis que se pueden controlar con la mente a través de una técnica conocida como "reconstrucción biónica".

Esta técnica combina transferencia de músculos y nervios, amputación y reemplazo con una prótesis robótica avanzada.

La técnica de la reconstrucción biónica fue desarrollada por Oskar Aszmann, director del laboratorio Christian Doppler para la restauración del funcionamiento de las extremidades de la Universidad de Medicina de Viena, junto a ingenieros del Departamento de Ingeniería de Neurorehabilitación del Centro Médico Universitario de Goettingen.

Los tres hombres que se sometieron al procedimiento habían sufrido durante muchos años de lesiones del plexo braquial -- que afectan el nervio que va de la axila hasta el brazo y se encarga de controlar el movimiento -- ocasionadas en accidentes automovilísticos y de alpinismo. Estas lesiones resultaron en el mal funcionamiento de la mano.

"En efecto, las lesiones al plexo braquial representan una amputación interna, que separan irreversiblemente la mano del control neuronal. Las técnicas quirúrgicas que existen para tratar estas lesiones son primitivas e ineficientes y resultan en un mal funcionamiento de la mano", dijo Aszmann.

"El avance científico que logramos realizar es crear y extraer una señal neuronal a través de la transferencia de nervios amplificados por el transplante de músculos. Estas señales se descodifican y traducen en una función mecatrónica sólida de la mano".

prosthetic2.jpg
Una sesión de entrenamiento con una mano 'híbrida'. The Lancet

Antes de realizar el procedimiento, los tres pacientes tuvieron que pasar por un entrenamiento intensivo durante unos nueve meses. El entrenamiento se basa en activar los músculos, y luego aprender a usar las señales eléctricas para controlar una mano virtual. Una vez que el paciente era capaz de controlar la mano virtual, se le daba una mano "híbrida" -- una mano prostética conectada a un dispositivo que se ajusta a la mano que no funciona.

Para que se le pueda colocar una mano robótica mioeléctrica (o sea, una mano que se puede controlar con los músculos que le quedan al paciente), el paciente tendrá que amputarse la mano lesionada. Una vez se recupere, el paciente puede empezar a utilizar la extremidad robótica que está conectada a sus nervios.

Tres meses después de la amputación, los tres hombres podían usar sus manos robóticas para realizar tareas diarias como tomar y levantar objetos, usar una llave, verter agua desde una jarra, cortar comida y desabrochar los botones de una prenda de vestir. Los hombres reportaron un alto nivel de funcionalidad en su prótesis.

"Hasta el momento, la reconstrucción biónica se ha realizado sólo en nuestro centro en Viena. Sin embargo, no existen limitaciones técnicas ni quirúrgicas que impidan que se realice este procedimiento en centros con recursos y experiencias similares", dijo Aszmann.

"En el futuro, la reconstrucción de las manos y los pies tendrá muchas aproximaciones para reemplazar las extremidades amputadas y para recuperar la función de las mismas. Los avances biológicos y técnicos pueden brindar tratamientos que no se hubiesen podido concebir hace un par de años".

Close
Drag
Autoplay: SI Autoplay: NO