CNET también está disponible en español.

Ir a español

Don't show this again

Ciencia

El gran debate Oumuamua: ¿Un velero alienígena o solo polvo espacial?

El primer objeto en visitar nuestro Sistema Solar proveniente de otro sistema estelar llegó a nuestro vecindario hace dos años, despertando un acalorado debate entre la comunidad científica.

uropean Southern Observatory / M. Kornmesser

Un respetado científico de Harvard sigue sosteniendo que los alienígenas son los responsables de un objeto que ha despertado la controversia desde que vino de visita desde otra progenitora estelar. Y ahora, un veterano científico de la NASA dice que todo esto es ciencia ficción. Un nuevo estudio del científico de la NASA sugiere que Oumuamua se pudo haber desintegrado aun antes de llegar a nuestro vecindario cósmico. 

En este momento, sólo son unos cuantos puntos en que todos están de acuerdo respecto al objeto espacial conocido como Oumuamua. El consenso indica que viene de fuera de nuestro Sistema Solar, parece tener una forma inusual y rectangular. En su camino de salida de nuestro Sistema Solar, el objeto aceleró de forma inesperada. 

El intentar explicar todas estas características inesperadas ha llevado a los científicos a generar una serie de hipótesis que incluyen que Oumuamua es un cometa muerto, es un pedazo de un planeta extinto o hasta que es un misterioso trozo de materia negra. 

Pero la hipótesis más radical viene de la mano del director de astronomía de la Universidad de Harvard, Avi Loeb. El reconocido astrónomo sugiere que la roca espacial con la forma de un cigarro podría ser una especie de vela alienígena. La conclusión expuesta en un artículo escrito por Loeb y el investigador Shmuel Bialy se volvió viral y Loeb se ha reafirmado en la idea a medida que le llueven las críticas y el escepticismo de sus colegas. 

Lo más desconcertante acerca de Oumuamua es el hecho de que parece acelerarse en su salida del Sistema Solar. Esto es un hecho esperado de un cometa que, por el calor del Sol, se calienta y el gas atrapado en su núcleo salga disparado a través de orificios y partes débiles de su corteza. O sea, es como el vapor de agua que sale de una tetera caliente. Este efecto puede funcionar como los propulsores de un cohete. 

Pero no han habido señales de escapes de gas en Oumuamua, lo que significa que es algo más lo que lo está impulsando. 

Reproduciendo: Mira esto: Kepler: El legado del prolífico telescopio cazaplanetas
2:46

Loeb sugirió que la presión de radiación proveniente del Sol podría proveer este impulso. Pero para que esta explicación sea factible, Oumuamua debe ser bastante delgado, como la vela de un barco. El proyecto Breakthrough Starshot (del que forma parte Loeb) está trabajando en un diseño similar para enviar a una pequeña nave espacial a Alpha Centauri. Por lo que, quizá, Oumuamua sea una prueba de que otra civilización inteligente se nos ha adelantado, dijo  Loeb. 

Sin embargo, el científico veterano de la NASA Zdenek Sekanina aventura otra explicación que no es tan atractiva como un velero alienígena: Oumuamua es un trozo de los restos de un cometa interestelar que se desintegró poco antes de que fue avistado por los astrónomos. 

kepler20151021

¿Qué tal si Oumuamua es sólo una nube de restos de un cometa desintegrado?

NASA

"Este modelo de Oumuamua provee la oportunidad de explicar de forma consistente su aceleración no gravitacional como un efecto de la presión de la radiación solar", escribe Sekanina. "Se espera que el resto de la cometa enana de donde proviene este trozo de roca espacial haya escapado la detección".

La idea de Sekanina consiste en que una nube de polvo y restos de un cometa interestelar que se desintegró cuando se acercó a nuestro Sol es obviamente menos denso que una gran roca en forma de cigarro. La noción de una nube porosa podría explicar la débil presión de radiación que ejerce el Sol sea suficiente para acelerar la velocidad de Oumuamua.

Por ejemplo, imagina el efecto que tendría el viento en estos tres objetos: una nube, una bolsa de plástico y una piedra. La presión de radiación solar es como el viento y Oumuamua es uno de estos objetos. Si es una nube, como sugiere Sekanina, o algo muy delgado, liviano y manufacturado como una bolsa de plástico, como sugiere Loeb, entonces su comportamiento tiene sentido. 

Pero Loeb no está convencido de la explicación de Sekanina. 

"Mi principal preocupación con la idea de la nube de restos de cometa es que para que la presión de radiación solar provea el impulso que se observa en Oumumua, el grosor del objeto tiene que ser menos de un milímetro", dijo Loeb a través de un correo electrónico. "Esto sería muy difícil de arreglar en una configuración natural de una nube de restos porosa".

Por su parte, Sekanina, quien ha sido recientemente calificado como el gran maestro de la descomposición de cometas, cree que este modelo cuadra y que una nube de restos de cometa no necesita estar tan bien organizada para explicar los movimientos de Oumumua.

El debate continúa.

Reproduciendo: Mira esto: Viaje a Marte: ¿Quién nos llevará primero al Planeta...
4:30