CNET también está disponible en español.

Ir a español

Don't show this again

Cultura tecnológica

¿Qué son los 'osos de agua' y por qué son famosos?

Los tardígrados, llamados osos de agua, son animales microscópicos que fueron enviados a la Luna en la sonda Beresheet. Según la revista 'Wired', podrían estar con vida en el satélite natural.

En marzo pasado, una sonda enviada por la agencia israelí SpaceIL experimentó un fallo en el motor mientras intentaba alunizar y se estrelló contra la superficie lunar. Ahora, algunos meses después, se cree que el accidente pudo haber dejado a miles de seres vivos esparcidos en el satélite natural. 

Lo que parece un argumento de una película de ciencia ficción es, sin embargo, una realidad confirmada: la revista Wired publicó un artículo en el que se informa que unos pequeños animales microscópicos podrían haber sobrevivido al accidente.

La sonda, llamada Beresheet, era el primer vehículo de financiación privada que realizaba un viaje a la Luna con la idea de dejar fuera de la Tierra un respaldo informativo de nuestra civilización. Sin embargo, durante el alunizaje ocurrió un accidente y la sonda colapsó.

Beresheet llevaba en su interior una "biblioteca lunar", una especie de DVD, con mucha información de la historia de la humanidad, imágenes, ADN. Además de todo, la nave llevaba también tardígrados, animales conocidos comúnmente como "osos de agua", y un punto fundamental entre las características de estos invertebrados microscópicos es que pueden sobrevivir a las peores condiciones climáticas.

Según Wired, es probable que, precisamente gracias a los tardígrados, se haya salvado del accidente toda la biblioteca lunar que llevaba la sonda.

Water Bear (Tardigrades)

Los tardígrados son animales microscópicos conocidos comúnmente como 'osos de agua'.

Science Picture Co

El cambio que pudo haber salvado la misión

Detrás del viaje de Beresheet, además de las Industrias Aeroespaciales de Israel (SpaceIL), estaba también la compañía Arch Mission Foundation (AMF), una organización sin fines de lucro fundada por el empresario estadounidense Nova Spivack, que busca resguardar la mayor cantidad información de la Tierra en diferentes partes de nuestra galaxia con la idea de que generaciones futuras puedan consultar parte de nuestra historia y conocimiento.

Por ello, AMF creó esta biblioteca lunar que viajaba en la sonda. El dispositivo del tamaño de un DVD puede almacenar, según Wired, 30 millones de páginas de información —que incluye 60,000 imágenes, todo Wikipedia en inglés, la obra de completa de Isaac Asimov o los trucos de magia de David Copperfield, entre otras cosas.

Pocas semanas antes del viaje, Spivack decidió añadir a la biblioteca lunar diferentes sustancias, como ADN y los famosos tardígrados deshidratados. Para que esto fuera posible, se usó un proceso complejo que requería de una capa de resina. Esta operación, al final de cuentas pudo haber salvado todo el material ya que le dio más resistencia. 

Con base en el análisis de la trayectoria de la nave y la composición de la biblioteca lunar, Spivack le dijo a Wired que estaba bastante seguro de que su carga pudo haber sobrevivido. "Irónicamente, nuestra carga puede ser lo único que sobrevivió de esa misión", citó la revista.

Los tardígrados pueden sobrevivir a temperaturas entre -200 °C y 150 °C, así como a la deshidratación prolongada o la radiación ionizante, por lo que la gran pregunta ahora es si la luna podría haber sido "invadida" por estos seres a pesar de estar deshidratados y en la inhóspita superficie lunar. 

Según el sitio Israel Noticias, "en 2007, la Agencia Espacial Europea demostró que los tardígrados pueden sobrevivir a la exposición espacial. Unos 3,000 organismos se unieron a un viaje de 12 días al espacio a bordo de la misión Foton-M3 de la agencia y sobrevivieron a condiciones que matarían humanos en cuestión de minutos".

Por lo pronto, entonces, habrá que esperar a que se confirme que la biblioteca lunar está en buenas condiciones para después averiguar si estos seres pueden mantenerse con vida. De cualquier forma, no es la primera vez que en la luna queda algún material extraño. Según Wired, los astronautas del Apollo 11 dejaron cerca de 100 bolsas de heces humanas en la superficie lunar antes de regresar a la Tierra

Reproduciendo: Mira esto: Apollo 11: Así reaccionó el mundo a la llegada de la...
4:33