CNET también está disponible en español.

Ir a español

Don't show this again

Televisión y cine

Once Upon a Time in Hollywood: Carta de amor de Tarantino al cine con un giro sangriento

Brad Pitt y Leonardo DiCaprio protagonizan este homenaje a la edad dorada de Hollywood que versiona el famoso asesinato de Sharon Tate a manos de la secta de Charles Manson.

qt9-19659r

Leonardo DiCaprio y Brad Pitt en Once Upon a Time... in Hollywood.

Andrew Cooper/Sony Pictures

Once Upon a Time… in Hollywood hubiera sido una película mejor y se disfrutaría más sin esa conexión a un pasaje muy oscuro y trágico de la historia de Hollywood. La novena película de Quentin Tarantino es de hecho dos historias en una. Por un lado está la extraña pareja formada por el Rick Dalton de Leonardo DiCaprio y el Cliff Booth de Brad Pitt. Dalton es un actor que pasa por un mal momento porque dejó su serie de televisión Bounty Law para hacer películas y ahora apenas tiene una carrera. Booth es su doble en las escenas peligrosas, además de su conductor, terapeuta ocasional y mejor amigo. Por otro lado está la historia de los nuevos vecinos de Dalton: el director Roman Polanski y su esposa, la actriz Sharon Tate. 

De forma parecida a lo que hizo con Inglorious Basterds, Tarantino reinventa la historia con esta película. Se imagina una versión alternativa del Hollywood de 1969 en la que Dalton vive al lado de Tate en Cielo Drive, la dirección en la que la actriz y tres de sus amigos fueron asesinados por la secta de Charles Manson.

Voy a decirte ahora que en realidad nunca he sido fan de Quentin Tarantino. Tanto Reservoir Dogs como Pulp Fiction me parecieron violentas e incómodas de ver. Con Kill Bill: Vol. 1 sentí la necesidad de salir de la sala de cine durante toda la película por tanta sangre y referencias continuas a violencia en contra de mujeres. Nunca vi Vol. 2

qt9-r-00318-01-rgb

Quentin Tarantino, Leonardo DiCaprio y Brad Pitt en el set de Once Upon a Time... in Hollywood.

Andrew Cooper/Sony Pictures

El tema es que Once Upon a Time… in Hollywood me gustó bastante, a pesar de que estaba preparada para odiarla.

Tarantino ha hecho una película sobre la industria del cine ambientada en Los Ángeles en 1969 y eso me ha ablandado el corazón. Es cierto que me hubiera gustado que se quedara ahí. Me encanta la idea de una película que rinde homenaje a la era dorada del cine. Pero no me hacía falta ver también la versión tarantiniana y sangrienta de un crimen real.

Estamos hablando de una película en la que en realidad ya pasan muchas cosas. Tiene dos protagonistas muy interesantes. El uno (DiCaprio) está pasando por una crisis de la mediana edad considerable. El otro (Pitt) en realidad lo único que quiere es sobrevivir. Por si eso fuera poco, hay un reparto con tantos nombres famosos que es difícil recordarlos todos. Estamos hablando de Al Pacino, Dakota Fanning, Kurt Russell, Luke Perry, Rumer Willis, Bruce Dern, Scoot McNairy, Lena Dunham y unos pocos más.

Margot Robbie no tiene mucho que hacer (o muchas líneas de diálogo) en su versión de Sharon Tate. Más allá de salir fabulosa, tener la melena de pelo rubia más sedosa o caminar con ropa realmente corta que deja ver sus piernas perfectamente esculpidas y bronceadas. Básicamente es la imagen de la perfección durante toda la película excepto en una ocasión. Y es que con Once Upon a Time... in Hollywood Tarantino quiere que sepas que las mujeres espectacularmente guapas roncan. 

qt9-r-00061-r

Margot Robbie en Once Upon a Time... in Hollywood

ANDREW COOPER

También vemos a la actriz Margaret Qualley (The Nice Guys) retratada de forma similar. Interpreta a Pussycat, una miembro de la "familia" de Charles Manson. Tiene una escena muy incómoda de ver en la que flirtea con el personaje de Pitt. Incómoda no solo porque ella parezca una adolescente y él tenga cincuentaitantos años (por mucho que los 50 de Pitt equivalgan al aspecto de alguien a los 30 en el mundo real) sino también porque ella le ofrece sexo oral cuando él está conduciéndolos a ambos.

No puedo dejar de mencionar tampoco los 161 minutos de duración de esta película. Once Upon a Time... in Hollywood podría haber sido una película más corta y compacta. Básicamente una en lugar de dos en una.

Una vez manifestadas mis objeciones, hablemos de los méritos de este título. Como el hecho de que algunas de las instituciones con más historia de Los Ángeles (y sus luces de neón) hagan una aparición. Lugares como los restaurantes Musso & Frank GrillEl Coyote, el edificio de Capitol Records o los cines y teatros Cinerama Dome, Bruin y Pantages

Los cameos y las referencias históricas no cesan. Mike Moh interpreta una versión muy arrogante de Bruce Lee que dice cosas como: "Mis manos están registradas como armas letales". Damian Lewis (Homeland) interpreta a un Steve McQueen lo suficientemente rubio pero no lo suficientemente cool. El nombre de Sergio Corbucci se venera. Y hay alusiones constantes a los spaghetti western (empezando por ese título). La gente está pegada a sus televisiones para ver 3 in the Attic, The Man from U.N.C.L.E. y F.B.I. 

Tarantino experimenta con el formato fílmico. El pasado de nuestros protagonistas se recrea en forma de secuencias de flashback entremezcladas en medio de la acción. Es algo que pasa sobre todo con Dalton y llegamos a poder ver su trabajo pasado como intérprete, pero también el trabajo que podría haber llegado a tener. Hay una secuencia en la que vemos el final de The Great Escape con el Dalton de DiCaprio en el papel de McQueen que hará que quieras volver a ver The Great Escape por enésima vez. Y te reirás con un Dalton que tiene un ataque de nervios en el set porque es incapaz de recordar sus líneas de diálogo.

Reproduciendo: Mira esto: La casa de papel 3: Momentos que nos han dejado con ganas...
4:22

Luego está Pitt. Ya he hablado de cómo Robbie y Qualley están cosificadas hasta cierto punto en esta película. Y tal vez se podría argumentar que Pitt también lo está hasta cierto punto. Su Cliff Booth es la personificación de todo lo cool. Alguien que consigue que le sienten bien un par de Levi's azules con camiseta blanca y camisa hawaiana amarilla abierta. Tiene una escena sin camiseta en lo alto de un tejado soleado en la que se ve claramente que Pitt no tiene ningún motivo por el que estar celoso de su versión más joven pero igualmente atlética de Fight Club.

qt9-67895-r-rgb

Brad Pitt en Once Upon a Time... in Hollywood.

Andrew Cooper/Sony Pictures

Hay muchas más cosas que decir sobre Once Upon a Time... in Hollywood pero no quiero alargarme tanto como Tarantino con su película. Simplemente diré que la banda sonora es pegadiza y, si alguien conduce, suena música. Hay una especie de fetiche con los pies y los zapatos. Y te va a encantar una conversación que tiene Dalton con una niña actriz que es divertidísima y emotiva a la vez.

En todo caso, ve a ver la película de la forma en la que su cineasta quiere que lo hagas: en 35 mm. Espero que tengas más suerte que yo y en tu cine haya más de un proyector. De no ser así, prepárate para una pausa cada hora o así para que cambien el rollo de celuloide. También puedes aprovechar para estirar las piernas. ¿Te he dicho ya que esta película dura 161 minutos?

Once Upon a Time... in Hollywood se estrena en Estados Unidos el 26 de julio. En España Érase una vez... en Hollywood se estrena el 15 de agosto. Había una vez... en Hollywood se estrena en México el 23 de agosto.