CNET también está disponible en español.

Ir a español

Don't show this again

OPINIÓN

Oda a esos apps que me han cambiado la vida

[Usuaria promedio #4] Por qué algunas aplicaciones, sin las que ya no puedo vivir, hacen que hasta mi dependencia malsana al móvil parezca justificable.

'Usuaria promedio' es una columna en primera persona sobre los hábitos de una adicta a la tecnología que quiere exponer sus problemas con la modernidad.


Ha terminado la miniserie Big Little Lies de HBO. Protagonizaban Reese Witherspoon, Nicole Kidman y la romántica y escarpada costa de Big Sur en California. Dirigía el muy cinematográfico Jean-Marc Vallée (Wild). Pero, lo más importante, Susan Jacobs se encargaba de la selección musical. Era prácticamente obligado, al menos para mí, ver la serie con Shazam al lado, de modo que pudiera hacer funcionar el app cada vez que quería identificar lo que sonaba. Gracias a Shazam ahora puedo reproducir en un loop casi infinito "Cold Little Heart" de Michael Kiwanuka, "This Feeling" de Alabama Shakes o "Harvest Moon" de Neil Young.

Pienso en tiempos pretéritos en los que esto no era posible y me pregunto cómo lo debía hacer la gente para saber todos y cada uno de los títulos musicales que sonaban en su obsesión televisiva del momento. La vida sin teléfonos inteligentes era muy dura.

img0637.jpg

Shazam, una de esas aplicaciones sin las que ya no puedo vivir.

Patricia Puentes/CNET

Shazam no es la única aplicación móvil sin la que ya no puedo vivir, ni la única que no me planteo borrar jamás. Y jamás, teniendo en cuenta que tengo un iPhone 6 de sólo 16GB, es mucho decir porque el espacio escasea en mi dispositivo.

En mi panteón de apps imprescindibles y que me han cambiado la vida está también Waze, esa aplicación que cada vez que estoy en Los Ángeles y tengo que cruzar hasta "the Valley" me envía por el cargado de encanto Laurel Canyon y ni se plantea que trate de tomar la autopista. La misma aplicación que no siempre acaba de entender que los giros a la izquierda en un Stop me hacen sudar, pero de la que me fío más para evitar un atasco que de Google Maps o, por supuesto, Apple Maps.

Luego está Wikipedia, que uso a diario. Para todo: para chismear la edad de Julian Assange (cuando mi editora Suan Pineda me cuenta que está "saliendo" con Pamela Anderson), para ver cuál es el edificio más alto al oeste del Mississippi (cuando las productoras de CNET en Español Marta Franco y Erica Argueta llegan de plena misión de rodaje en la torre Salesforce de San Francisco), para buscar la biografía de Pepe Carvalho (cuando termino de leer Los mares del Sur y quiero saberlo todo sobre su autor). Sí, ya sé, en realidad podría buscar todas esas cosas igualmente en Wikipedia desde el navegador de mi teléfono, pero abuso tanto de esta Web que no sólo tengo el app, dono dinero cada año para compensar por mi uso desmedido.

img7294.jpg

El escritor Manuel Vázquez Montalbán, la ciudad gallega Lugo, el músico grunge Kurt Cobain o la serie de televisión Humans entre mi variopinto historial de Wikipedia.

Patricia Puentes/CNET

Otro app que tampoco borraré, ni siquiera si mi teléfono sigue amenazándome cada dos días acerca de una falta de espacio que lo tiene ahogado, es IMDb. Gracias a esta base de datos digital de películas y series de televisión consulto fechas de estreno, número de temporadas, nombres de directores y hasta de personajes. Imprescindible cada vez que en el equipo estamos preparando una nueva edición de CNET pop e indispensable siempre que se me olvida cómo escribir el apellido de mi actor preferido llamado Jake (Gyllenhaal) o cómo se llaman todos los intérpretes que forman parte de la comunidad del anillo.

Y tú, ¿sin qué aplicación ya no puedes vivir? Cuéntanoslo en los comentarios.

Si te ha gustado esta columna no dejes de leer sobre las vicisitudes de la autora con un termostato inteligente o para ver la televisión en el siglo XXI.

¿Quieres seguir toda nuestra cobertura de cine, televisión y entretenimiento? Dale "Me Gusta" a nuestra página especial en Facebook.

Close
Drag
Autoplay: SI Autoplay: NO