CNET también está disponible en español.

Ir a español

Don't show this again

Los controles Oculus Touch: el toque que le faltaba a la realidad virtual

El agarrar, mover, tirar y hasta disparar es una parte esencial de los videojuegos, y Oculus VR trajo sus controles a E3 2015 para demostrar que realmente es posible – ¡y divertido! – hacerlo.

Videojuegos
oculustouch-claudiacruz2.jpg
Los controles Oculus Touch debutaron en E3 2015, y tuve la oportunidad de probarlos. ¡Me encantaron! Cortesía Oculus VR

LOS ÁNGELES, California -- Entro a la habitación tapizada de espuma acústica negra en el booth de Oculus VR y me da la bienvenida una representante con una camiseta azul. Detrás de ella veo dos monitores con códigos de programación sobre un fondo blanco.

Estoy en la feria anual más grande de la industria de videojuegos, Electronic Entertainment Expo (E3), a punto de probar por primera vez los controladores prototipo Oculus Touch, con el nombre código de Half Moon. La joven tiene en las manos el prototipo de las gafas de realidad virtual Crescent Bay de Oculus, y no el modelo Rift para el consumidor que pude probar el primer día de E3. "No es nada inusual", pensé porque Crescent Bay y Touch son ambos prototipos.

La joven me explica que después de que me ponga las gafas sobre la cabeza y me sienta cómoda, debo poner las manos como las pinzas de una langosta enfrente de mí. Lo encontré raro, pero pronto me di cuenta del porqué. También me recordó que debía quedarme dentro de la plataforma de espuma -- que estaba a solo una pulgada del suelo -- para no chocar contra la pared, pero sé que también tiene que ver con que las gafas están conectadas con un cable grueso a una PC.

Me puse las Crescent Bay y ajusté los auriculares. Puse las manos en la posición indicada y la intendente comenzó a ponerme las Oculus Touch. Primero me puso la cinta de ajuste en la mano derecha y lo apretó (por si abría por completo las manos no dejara caer el control). Me abrió los dedos y en el puño puso el Touch derecho y me dijo que lo agarrara. Repitió lo mismo con la mano izquierda. La sensación es como tener en ambas manos una palanca de cambios de un auto, pero ésta tiene un gatillo en el dedo índice y el pulgar puede tocar dos botones -- "A" y "B" -- y una palanca de juego manual.

oculustouch-claudiacruz1.jpg
Los controles Oculus Touch te permiten agarrar, mover, tirar y disparar objetos en realidad virtual. Cortesía Oculus VR

Cuando estaba toda equipada, la joven me dijo que girara lentamente a la izquierda. De repente vi frente a mí una mesa con objetos sobre ella y escuché a otra joven que se presentó como Alex. Bueno, en la realidad virtual dentro de las gafas pude ver un holograma de una cabeza en 3D y pude ver sus manos también en forma de holograma. No tenía cuerpo. Alex me dijo que hiciera un puño con ambas manos y de repente pude ver mis manos en el mundo de realidad virtual. Me indicó que levantara el pulgar, y mi mano digital levantó el pulgar. Ella me dijo que le apuntara con el índice y lo hice, con ambas manos. "¡Excelente!", dijo Alex.

Después, me instruyó a abrir las manos y ponerlas sobre un objeto para agarrarlo (puse mi mano derecha sobre una caja mediana encima de la mesa). Me di cuenta de que al abrir las manos las Touch no se caían (a menos que las sacudiera) porque también hay un un círculo de plástico duro rodeando la mano.

Comencé a agarrar y soltar los objetos al azar. Moví una pirámide roja de un lugar a otro. Puse una cajita verde en un trampolín y la caja voló a la nada. Cuando, sin querer queriendo, dejé caer los objetos al suelo virtual, Alex me dijo que no me preocupara porque el programa los volvería a poner sobre la mesa. Encontré una raqueta de ping-pong (con una insignia de la "O" de Oculus) y pelotas en rojo y blanco. Alex me dijo que practicara rebotando la pelota. Eso hice, y me di cuenta de que mi habilidad en el tenis mejoraría si pudiese practicar en la realidad virtual. Le di a la pelota y se fue al vacío detrás del avatar de Alex.

Ella me pasó un carrito verde y me dijo que se lo regreara empujándolo con el puño. Lo hice, pero demasiado fuerte y el carrito se cayó de la mesa penetrando lo que sería el estómago de Alex (bueno, eso si ella tuviese un cuerpo). Le dije que gracias a Dios no la herí. Nos reímos.

Antes de salir de la "caja de juegos" como se llamaba esa experiencia, Alex me dijo que usara el puño para romper la pelota de cristal que me iba a tirar. Cuando lo hice, cambiamos de ubicación y la habitación se convirtió en el espacio. Podía ver planetas y estrellas, y los objetos de la mesa comenzaron a flotar. Aún podía agarrarlos y moverlos, pero estaban todos en el aire.

Para cambiar de experiencias, pude ver que en la mano derecha de Alex (que aparentemente es zurda) aparecían unas pequeñas pantallas que ella deslizaba de izquierda a derecha. Para la próxima experiencia, aparecieron fuegos artificiales de diferentes tipos. Para hacer la experiencia más interactiva, Alex me pidió que le pasara un mechero rojo (también con la "O" de Oculus) que estaba a mi izquierda. Cuando se lo pasé ella lo encendió y me dijo que encendiera los cohetes que estaban en la mesa.

oculustouch-claudiacruz3.jpg
Creo que en este momento intentaba agarrar un balón en realidad virtual. Cortesía Oculus VR

Esta fue una experiencia muy emocionante. Las luces brillaban y se disparaban con igual intensidad y velocidad que los fuegos artificiales reales.

En la última experiencia pude dispararle a los objetos. Esta vez, Alex apareció a mi derecha (claro, porque no le iba a disparar a ella), y me dijo que tomara el tiragomas de la mesa. Lo tomé con la mano derecha y automáticamente se ajustó a mi mano. Con la mando izquierda, hice un puño para agarrar la goma y automáticamente apareció una bolita que le disparé a un conejito -- y le atiné.

"¡Wow!" dijeron a la vez Alex y la joven de la camisa azul que se me olvidó que seguía en la habitación. Eso fue suerte de principiante porque fallé varias veces al dispararle a los conejitos y unos caballitos que estaban más cerca. Al final, porque ya se me acababa el tiempo, tomé la pistola de láser y le disparé a todo lo que era un blanco en la habitación -- y ¡conquisté mi experiencia con los Touch!

Los controles fueron casi perfectos, pero al ser prototipos tenían algunos fallos. Aunque pude abrir mi mano real, no se abren todos los dedos digitales. Esto es raro porque te da la impresión de que no podrás agarrar el objeto, pero luego te das cuenta de que sí. Lo impresionante es que el control tiene todos estos sensores que captan todo el movimiento de tus manos.

Cuando terminé la experiencia, y me quité las gafas Crescent Bay, noté los sensores en la pared que ubicaban mis movimientos en la habitación. La joven de la camisa azul me dijo que así fue como Alex me podía "ver" desde una habitación remota. Es increíble. "¿Qué inventarán ahora?", me pregunté.

Verano de la tecnología

El verano es una de las épocas más activas en la industria de la tecnología. Te traemos toda la cobertura de Google I/O, E3 y WWDC y todas las noticias más importantes de la temporada.

Todas las noticias de Verano de la tecnología
Close
Drag
Autoplay: SI Autoplay: NO