Oculus se asocia con Samsung para impulsar la realidad virtual

La empresa propiedad de Facebook trabaja con una de las mayores fabricantes de 'smartphones' del mundo para llevar la realidad virtual a más plataformas.

Close
Drag

Oculus VR se ha ganado un nombre con la creación de gafas de realidad virtual para la sala de tu casa, pero le dejará la parte móvil a otros. La pionera en el espacio de la realidad virtual, que recientemente fue adquirida por Facebook por US$2,000 millones, trabaja con Samsung Electronics en unas gafas que utilizan dispositivos móviles para ofrecer una experiencia en realidad virtual, según gente familiarizada con el asunto.

Ambas empresas podrían beneficiarse con creces del trabajo conjunto: Samsung obtiene acceso al software y hardware especializado de Oculus para ayudarle a fabricar sus propias gafas de realidad virtual para dispositivos móviles. Por otro lado, Oculus obtiene acceso a la experiencia en manufactura de Samsung en lo que desarrolla unas gafas para el consumidor. Además, trabajar con la gigante surcoreana le permitirá a Oculus introducir la realidad virtual a muchos más consumidores de los que hubiera podido alcanzar de otra forma.

Samsung está distribuyendo los prototipos actuales entre desarrolladores, dice la gente familiarizada con la situación, y hasta ahora parece que no están fabricando suficientes para satisfacer la demanda. Aún no están claras las condiciones financieras del acuerdo, cómo será presentado y promovido el producto final o bajo qué marca saldrán o en qué orden se dará el crédito.

Samsung y Oculus rechazaron una solicitud para hacer comentarios.

El primer indicio del acuerdo entre las empresas fue reportado primero en Engadget.

El futuro de la realidad virtual

Oculus presentó el prototipo de sus gafas, llamadas Rift, en 2012, con la promesa de ofrecer una experiencia de juego de realidad virtual de alta calidad. Los veteranos de la industria de inmediato le dieron sus alabanzas: una tecnología que había sido cosa de la ciencia ficción desde el principio de los 90 podrían llegar pronto a los anaqueles.

Oculus vende su prototipo más reciente en US$350, aunque el precio no incluye el costo de una computadora capaz de trabajar con las gafas. Las firmas de videojuegos -- grandes y pequeñas -- han comenzado a desarrollar juegos para ellas, pero la pregunta de los mil millones es: ¿cuántas personas estarán dispuestas a comprar un par?

oculusrift35484869-3167-002610x458.jpg
El futuro de la realidad virtual podría estar en tu bolsillo. Arriba, un prototipo de las gafas de realidad virtual Oculus Rift.

Mark Zuckerberg, el presidente ejecutivo de Facebook, ha apoyado la tecnología de forma muy efusiva. Durante la llamada de conferencia este miércoles para hablar de los resultados financieros de la empresa, Zuckerberg dijo que su meta es que Facebook se convierta en una empresa que ayude a definir la computación durante la próxima década.

"Podemos ayudar a definir lo que será la próxima generación de la computación", dijo, añadiendo que planea invertir fuertemente en apuestas a largo plazo como la de Oculus. "Hay enormes oportunidades para construir la próxima generación de plataformas de computación".

Oculus está intentado asegurarse de que estos esfuerzos rindan frutos. Cuando se anunció el acuerdo con Facebook, Oculus dijo que planeaba invertir en partes hechas a la medida para su versión para el consumidor, con el argumento de que ofrecerán mayor calidad. La compañía también ha dicho que venderá las gafas al menor precio posible.

Amigos virtuales

La sociedad en el espacio de la realidad virtual tiene mucho que ver con los problemas que ha tenido Samsung para crear software. Samsung es una de las compañías de electrónicos de consumo más importantes del mundo, en gran parte debido a que con frecuencia está a la vanguardia en cuanto a nuevas tecnologías de hardware. Sus teléfonos son los de mayor venta en el mundo, fue una de las primeras empresas en lanzar un reloj inteligente y actualmente experimenta con una tecnología de pantallas muy innovadora.

Pero sus esfuerzos en software no han sido tan exitosos. Por ejemplo, Samsung retrasó el lanzamiento de su software abierto para teléfonos inteligentes, Tizen -- una alternativa a Android -- por la falta de apps.

Como resultado, la mayoría de sus dispositivos usan el sistema operativo de otra empresa. Sus computadoras corren el sistema operativo Windows de Microsoft y Chrome de Google, y el sistema operativo móvil de Google, Android, corre en sus teléfonos y tabletas.

Con su experiencia en hardware, la empresa podría elegir fabricar su propio dispositivo de realidad virtual, ofreciendo un producto que le permita a los consumidores meter su smartphone para que funcione como pantalla. Pero Oculus ofrece herramientas especializadas de software para ayudarle a los desarrolladores a crear software que funcione con sus gafas.

Por supuesto, Oculus y Samsung no serán las únicas empresas que lancen gafas de realidad virtual. Sony está desarrollando dispositivos de realidad virtual para su consola PlayStation 4. Otras empresas, como las fabricantes de dispositivos para videojuegos Razer, ImmersiON-VRelia y vrAse, también están investigando, diseñando y desarrollando productos para competir en ese espacio. Incluso Google anunció su intención de participar en esa industria con la presentación de sus gafas de realidad virtual de cartón en junio.

Pero se espera que la tecnología de Oculus sea de lo mejor. Ha contratado gente de las mejores firmas de videojuegos como Electronics Arts y Valve, entre otras. La empresa también ha contratado veteranos de la industria, como John Carmack, quien está detrás de innovadores títulos como Wolfenstein 3D y Doom. Carmack, que es actualmente el director general de tecnología de Oculus, ha estado coordinando los esfuerzos de la empresa en la plataforma móvil.

Con la colaboración de Gabriel Sama.