Oculus me sumergió en una película y vi el futuro de la cinematografía

Así fue mi experiencia con las gafas de realidad virtual Oculus Crescent Bay cuando me sumergí en un cortometraje tipo Pixar. La experiencia fue distinta a la que tuve con las gafas HTC Vive.

Así es el prototipo de las gafas Oculus Crescent Bay CNET

Oculus, la empresa detrás del software de los Samsung Gear VR y de sus gafas Oculus Rift, tiene un nuevo prototipo llamado Crescent Bay que es más liviano, viene con audífonos integrados y más sensores que permiten identificar tu posición.

Tuve la oportunidad de probar el sistema esta misma semana durante la conferencia de desarrolladores de Facebook F8 en San Francisco, donde una demostración me dio una buena idea de lo que viene en realidad virtual de la empresa, ahora propiedad de Facebook.

Viviendo un cortometraje con Oculus

Para llevar a cabo la demostración, Oculus montó varias habitaciones pequeñas, de aproximadamente dos metros cuadrados cada una. Sus gafas son livianas y se conectan a una computadora con Windows. El cable que va de las gafas a la computadora cae sobre la espalda y no resulta bastante molesto. En el piso había una alfombra de aproximadamente un metro cuadrado que servía como guía del espacio por el que puedes moverte. Al iniciar la demostración, una cámara frente a mí se comunica con los sensores de las gafas y es la que se encarga de determinar mi ubicación.

oculus-story-studio.jpg
'Lost' cuenta la historia de la mano perdida de un robot. Oculus

Durante la demostración vi un cortometraje llamado Lost, desarrollado por Oculus Story Studio, el estudio de la compañía que podría ser considerado algo así como un Pixar de la realidad virtual. Una vez "dentro", no pude interactuar con el mundo que me mostraban, aunque sí pude moverme a través de él, aunque en un pequeño espacio.

El cortometraje que se visualiza a través de las gafas mostraba una selva donde había un robot, luciérnagas y pájaros. Sólo podía dar un par de pasos cortos a cada lado y girar, pero no podía hacer mover una hoja a pesar de tenerlas muy cerca de mí, ya que mis manos "no existían" en ese mundo virtual. Oculus está diseñado principalmente para girar y esta demostración está diseñada principalmente para visualizar contenido, no tanto para manipular o mover las cosas que vemos en el mundo virtual.

Fue claro que las imágenes habían sido desarrolladas en una computadora, pero todo se veía bien, aunque los pixeles eran algo visibles. Si miraba hacia arriba, podía ver la reluciente luna que estaba sobre mí y abajo era posible visualizar el piso.

La historia -- que dura menos de 10 minutos -- trata de un robot que sale en busca de su mano perdida al tiempo que la mano, por sí sola, va interactuando con sus alrededores. El sonido de los audífonos fue bueno, aunque se escuchaba un poco el sonido del mundo exterior. En general, sin embargo, los efectos de sonido fueron buenos y siempre representaban la ubicación del objeto que estaba haciendo el sonido.

El mayor detalle lo noté cuando el robot iluminó su mano desprendida y cuando se acercó a mi. Fue fascinante. La mayoría de los otros objetos no mostraban realmente la dimensión necesaria para convencerme que estaba en otro mundo, pero fue divertido.

La demostración me pareció una excelente manera de experimentar un cortometraje o una película y considero que es el siguiente paso natural después de 3D -- el futuro. La realidad virtual de Oculus te sumerge a ese mundo donde estás viendo una historia.

Close
Drag
Autoplay: SI Autoplay: NO

Oculus Crescent Bay vs. HTC Vive

En realidad, ambos sistemas y gafas son muy distintos entre sí. Oculus se enfoca en llevarte a diferentes mundos sin que te muevas demasiado, mientras que las gafas de realidad virtual HTC Vive buscan sumergirte por completo en esos mundos para que te muevas con mucha más libertad. Es importante tener en cuenta que tanto las Crescent Bay como las HTC Vive son prototipos.

Durante mi experiencia con ambas, considero que la calidad de la imagen fue mejor en las HTC Vive, pero las dos ofrecen una muy buena experiencia al sumergirte en el contenido que estás visualizando. Sin embargo, cabe mencionar que el HTC Vive me pareció un equipo más pesado. Las HTC Vive requieren del uso de audífonos independientes, mientras que las Oculus Crescent Bay los tienen integrados.

pvhtcvibe.jpg
Las HTC Vive me ofrecieron una mejor interacción, pero me parecieron un poco más pesadas que las gafas de Oculus CNET

Entre otras diferencias, con las gafas de HTC logré experimentar distintas funciones, mientras que con las de Oculus experimenté algo muy específico. La demostración de HTC se enfocó en mostrarme el potencial y aplicación que podría tener esa tecnología en un futuro, mientras que la de Oculus me dio una buena idea de cómo podría ser la experiencia cinematográfica con el uso de la realidad virtual.

Las HTC Vive ofrecen menos límites de interactividad, ya que te dejan caminar por un espacio más amplio y la interacción parece ser más natural. Ambas pueden ofrecen controles para interactuar en diferentes mundos virtuales, pero hasta el momento no he visto una demostración de Oculus que te muestre tus manos o controles de una manera tan natural como lo hace HTC. Sin embargo, con la compra de Nimble pronto podríamos ver nuestras manos en los mundos virtuales de Oculus, gracias a su tecnología que se encarga de incorporar manos en la realidad virtual.

Las dos empresas logran llevarnos a mundos virtuales y lugares inimaginables, y considero que ambas tienen un potencial similar. Sólo es cuestión de ver cómo evoluciona cada una y a dónde llevarán sus respectivas tecnologías.

htc-vive-realidad-virtual
Las gafas de realidad virtual de HTC. Sarah Tew / CNET

La realidad virtual ya está aquí

La realidad virtual es asombrosa, aunque faltan muchas cosas por descubrir. Por ejemplo, aún desconocemos el precio de los primeros sistemas de realidad aumentada. Samsung es el único que tiene a la venta un dispositivo, el Gear VR, que tiene un precio de venta de US$199, aunque es necesario tener un Samsung Galaxy Note 4 o un Galaxy S6 para usarlo. Además, es un dispositivo mucho más básico que los otros dos que probé.

Tampoco sabemos aún qué tipo de contenido ni de qué calidad estará disponible cuando los primeros dispositivos de esta clase salgan a la venta, ni qué será exactamente necesario para tener la mejor experiencia. ¿Funcionará en cualquier cuarto o necesitaremos tener un cuarto dedicado a la realidad virtual? ¿Qué tan bien funcionarán los dispositivos con cables en otros ambientes? ¿Qué tan bien podremos interactuar una vez adentrados en esos mundos virtuales?

La tecnología es prometedora y lo que han mostrado Oculus y HTC hasta ahora es asombroso. Queda esperar a ver cómo evoluciona esta tecnología, aunque -- por el momento -- me ha gustado más la experiencia que ofrecen las HTC Vive, pues pude interactuar con mayor libertad en los mundos virtuales.