Obi Worldphone llega a México apelando a los 'millennials'

La firma fundada por John Sculley, ex presidente de Apple y Pepsico, pone el pie en México con el celular MV1, pero guardando lo mejor de su portafolio para más adelante.

CIUDAD DE MÉXICO -- Quizá la llegada de Obi Worldphone al país sucede un mes más tarde de lo que anunció la empresa en enero durante el CES 2016, pero la compañía fundada por John Sculley, ex presidente ejecutivo de Apple, ya está aquí y lo anunciaron con la mayor fanfarria posible.

Durante un evento celebrado en la capital del país, Obi Worldphone lanzó su teléfono MV1, un celular de diseño atractivo que nos hace recordar a los primeros Lumia de Microsoft y Nokia, pero que utiliza una versión modificada de Android y que busca apelar al mercado mexicano de jóvenes mejor conocidos como millennials.

Según la agencia de publicidad Maxus, el 35 por ciento de los habitantes (120 millones) de México pertenecen a este grupo social, denominado millennials por haber nacido entre los años 80 y 90, y haber crecido durante el cambio de milenio.

Si bien durante la feria tecnológica más importante del mundo a principios de año la compañía dijo que lanzarían varios teléfonos en México, el primer paso de Obi en el país consiste en lanzar sólo un modelo, aunque la compañía dijo que en un futuro llegarán el resto de sus celulares.

Sin embargo, el MV1 incluye todo lo necesario para seducir a su mercado target y comenzar su invasión por todo América Latina, pues para Obi Worldphone, México es la puerta de entrada a toda la región.

El teléfono tiene una pantalla de 5 pulgadas que quizá no destaque por una resolución que derrita tu retina, pero seguro llamará tu atención por no estar al ras del bisel.

Foto de Obi

En cuanto al teléfono, el Mv1 tiene una pantalla oleofóbica de 5 pulgadas con densidad de pixeles de 294 ppp y cubierta Gorilla Glass 3. Lo curioso de la pantalla es que no está al ras de los biseles, sino que sobresale apenas unos milímetros, lo que inmediatamente atrae la vista por diferenciarse de casi todos los celulares. A pesar de este rasgo, el teléfono luce atractivo y la compañía asegura la durabilidad de la pantalla.

Debajo del chasis, encontramos un procesador Snapdragon 212 de 1.3GHz de cuatro núcleos. Obi venderá dos versiones de 1 y 2GB en RAM, con almacenamiento interno de 16GB, expandible hasta 64GB con soporte de tarjeta microSD. Su batería es de 2,500mAh y la empresa dice que en tiempo de conversación 3G se traduce en 6 horas de plática continua.

En el tema de sistema operativo, el MV1 utiliza Android Lollipop 5.1 con Cyanogen modificado por la propia compañía, llamando Livespeed a la interfaz adaptada. Durante el evento, la compañía aseguró que el teléfono, así como los próximos a lanzarse en México, recibirán las actualizaciones a Android Marshmallow tan pronto sea posible.

El teléfono aún no tiene un precio definido, pero costará alrededor de US$200, lo que se traduce en unos $3,500 pesos. Su venta comenzará a través de la cadena Walmart, después llegará a más distribuidoras y se venderá con sólo un par de operadoras que la compañía no quiso nombrar, pero dejaron fuera a la operadora más grande en México, por lo que sólo queda la opción de la operadora más joven en el país y la de origen europeo.

CNET en Español recibirá una unidad del MV1 en próximos días, así que no se despeguen para leer nuestras impresiones sobre el teléfono.

Close
Drag