CNET también está disponible en español.

Ir a español

Don't show this again

Ciencia

La nutria prehistórica tenía una mordida sorprendentemente enorme

Con la ayuda del modelado en 3D, los científicos descubren que una nutria antigua pudo haber sido un importante animal entre los depredadores.

El concepto de este artista muestra nutrias gigantes prehistóricas en su hábitat pantanoso.

Artwork by Mauricio Anton

Las nutrias modernas son bastante encantadoras. Son juguetonas y muy lindas. Pero es probable que la Siamogale melilutra, una nutria que vivió hace 6 millones de años, no te parezca tan simpática.

Un estudio dirigido por la Universidad de Buffalo descubrió que la nutria grande y prehistórica probablemente era una de las principales depredadoras, pues tenía una mordida sorprendentemente poderosa.

Las nutrias antiguas eran enormes, pesaban hasta 110 libras (50 kilogramos). Las nutrias de río de Norteamérica pueden llegar a pesar hasta alrededor de 30 libras (14 kilogramos), aunque la nutria gigante que se encuentra en América del Sur puede pesar más del doble de eso.

Los investigadores utilizaron fósiles para ayudar a crear modelos de computadora en 3D de las fauces de la nutria prehistórica para compararlas con las nutrias modernas. Hoy, las nutrias más pequeñas tienen mandíbulas más robustas que las más grandes. La nutria prehistórica, que tenía el tamaño de un lobo, desafía esta tendencia moderna y los investigadores dicen que sus mandíbulas "eran seis veces más resistentes de lo esperado".

"Nuestros hallazgos implican que Siamogale podría aplastar a presas mucho más duras y más grandes que cualquier otra nutria viviente", dijo el investigador Z. Jack Tseng, de la Universidad de Buffalo.

Esta reconstrucción tridimensional muestra un cráneo y una mandíbula de Siamogale melilutra a la derecha y una nutria común moderna mucho más pequeña a la izquierda.

Z. Jack Tseng

Se desconoce cuál era la dieta de estas nutrias, pero esas mandíbulas podrían haber aplastado todo, desde roedores hasta grandes moluscos, lo que habría sido útil en los entornos en los que vivían.

"En el pantano poco profundo del sur de China, es posible que una gran cantidad de grandes almejas impulsara a estas nutrias gigantes a adquirir sus rasgos, incluidos sus aplastantes dientes y sus robustas mandíbulas", dijo el paleontólogo Xiaoming Wang con el Museo de Historia Nacional del Condado de Los Ángeles.

Los investigadores publicaron sus hallazgos hace unos días en el Scientific Reports, una publicación especializada.