CNET también está disponible en español.

Ir a español

Don't show this again

Tabletas

Los nuevos iPad Pro ganan Face ID, pero pierden el puerto de audífonos

El par de tabletas siguen los pasos del iPhone y ya no tienen puerto de audífonos — y su caja tampoco incluye un adaptador USB Tipo C a 3.5mm.

El nuevo iPad Pro tiene una nueva forma de cargar el Apple Pencil; pero ahora ya no tiene puerto de audífonos.

Sarah Tew/CNET

Apple lanzó el martes sus nuevos iPad Pro, algo que fue muy buena noticia para las personas que querían actualizar su tableta. Sin embargo, van a tener que pensar en cómo quieren escuchar su música.

Las nuevas dos tabletas de Apple, en preventa desde este martes con un precio inicial de US$799, no tienen puerto de audífonos. Obviamente, Apple no dijo nada de esto sobre su evento, pero solo basta echarle un vistazo a las especificaciones de las tabletas en la página de Apple para darnos cuenta de la ausencia de esta entrada.

Los dos nuevos iPad Pro siguen el camino que Apple comenzó a trazar con el iPhone 7 y que continua hasta los iPhone XS y iPhone XR. Los teléfonos —y ahora las tabletas de Apple— no tendrán este puerto para dar más espacio debajo del chasis para colocar otros componentes, como una batería más grande.

La noticia es aún peor si tus audífonos preferidos son compatibles con el conector de 3.5mm (también conocido como jack). Ninguno de los nuevos iPad Pro, y como también sucede con los iPhone XS y iPhone XR, incluye siquiera el adaptador de conector 3.5mm a USB Tipo C. Esto quiere decir que tienes una de tres opciones: no comprar la tableta, comprar un par de audífonos inalámbricos (o de conector Tipo C), o comprar el adaptador que en la tienda de Apple cuesta US$9.

Apple comenzó a jubilar el conector tradicional de audífonos hace un par de años, por lo que la empresa no parece dar marcha atrás y está haciendo lo mismo con el resto de sus productos, excepto las computadoras. Apple cree que un mundo sin cables es el futuro, y por ello vende sus audífonos inalámbricos AirPods. Irónicamente, sus productos se van quedando sin conectores por lo que los usuarios necesitan comprar los molestos dongles que son, básicamente, más cable.