CNET también está disponible en español.

Ir a español

Don't show this again

Nueva York se vistió de naranja para celebrar 'Orange is the New Black'

Netflix invitó a cientos de fanáticos de su popular serie para vivir un día en la cárcel de Lichfield --recreada en Manhattan, pero con tragos y el elenco entero.

NUEVA YORK -- La cola era inmensa. Ocupaba casi una avenida entera en la zona del SoHo, al sur de Manhattan, hasta donde llegaron cientos de fanáticos y fanáticas de la serie Orange is the New Black para asistir a OrangeCon, el primer evento dedicado a los fans de la popular serie de Netflix, que la noche del jueves estrenó su tercera temporada.

OrangeCon se apoderó durante varias horas del Skylight Clarkson Square, un espacio gigantesco que ha servido para otros eventos de tecnología, incluyendo el lanzamiento de la Surface Pro 3 de Microsoft en 2014. Sin embargo, en esta ocasión, en lugar de bytes, tabletas y geeks tecnológicos, lo que vimos en abundancia fueron chicos y chicas disfrazados de prisioneros, portando esposas, vestidos de naranja o en trajes color beige, repletos de tatuajes y armados de celulares y tabletas para capturar todo lo posible de sus heroínas favoritas: las presas de la prisión Litchfield, NY, donde se desarrolla la serie.

yosstop.jpg
Netflix también invitó a varios 'influencers' latinoamericanos, incluida la mexicana YosStop YosStop [Instagram]

Para ser invitado a OrangeCon, los fans tuvieron que enviar tuits o subir fotos o videos a Tumblr e Instagram demostrando ser fans de hueso colorado (o mejor dicho, de hueso anaranjado) de la serie de Netflix usando el hashtag #OrangeCon. Los ganadores del concurso podían llevar un invitado y fueron notificados vía email.

Hasta la comida era mala

Con contadas excepciones, el elenco completo de la serie llegó hasta el Skylight y desfiló por la alfombra naranja. Vimos a Taylor Schilling (Piper) en un espectacular vestido rojo; a Laura Prepon (Alex); Uzo Aduba (Crazy Eyes); Laverne Cox, Natasha Lyonne, Danielle Brooks, Samira Wiley y -- por supuesto -- a las famosas latinas de la serie: Dascha Polanco, Selenis Leyva, Jackie Cruz, entre muchos más.

Los 70,000 pies cuadrados del Skylight fueron transformados para dar espacio a una reproducción bastante fiel de la prisión donde se desarrolla la serie, incluyendo la recreación hasta el más mínimo detalle de cada rincón de Litchfield: la cocina, el dispensario (que, afortunadamente, también hacía la parte de bar para el evento); el invernadero de Red, las celdas de aislamiento y hasta la camioneta que manejaba Lorna Morello (Yael Stone).


La recreación fue tan real que hasta la comida para los asistentes dejaba mucho que desear: pastel de carne semicruda, puré de papa con gravy, nuggets de pollo empanizado y sándwiches de queso amarillo derretido... todo servido desde unas cacerolas gigantes al más puro estilo carcelario.

Los fans podían hacerse fotos dentro de la celda de aislamiento que -- para la ocasión -- se convirtió en una celda en movimiento, donde los fans tenían que hacer de todo para evitar caer. Al salir de la celda (o SHU como se le conoce en la serie) los valientes recibían como recompensa un archivo en video que luego podían compartir en redes con sus seguidores. Los fans también se hicieron fotos en las diminutas camas de sus presas favoritas y pudieron echar un vistazo a las pertenencias de Piper, Red, Crazy Eyes o Morello.

docoitnb.jpg
Una fanática de OITNB de 'hueso colorado' [¿o naranja?] Laura Martínez/CNET

Entre los asistentes, conocimos a una banda musical de chicas neoyorquinas, que llegaron al recinto vestidas como presas -- naturalmente -- y presumieron a CNET en Español el video de un cover que hicieron de la canción principal de la serie. La canción, dijeron las integrantes de la banda Left of the Attic, fue una especie de homenaje en agradecimiento a su invitación a OrangeCon.


Después de dos horas de fotos, videos, tuits, vines instagrams, snapchats, periscopes, entrevistas, tatuajes y firmas de pósters y autógrafos, el elenco de OITNB se sentó -- finalmente -- a conversar con sus fans. Y fue ahí donde ocurrió la gran sorpresa de la noche, cuando hacia el final de la sesión, la actriz Uzo Adubo (Crazy Eyes) preguntó al mismísimo presidente ejecutivo de Netflix, Reed Hastings (vía una llamada de video) que dejara ver a los asistentes no el primero, sino todos los episodios de la tercera temporada.

Y así fue. Entre vítores y aplausos, Hastings dijo 'OK' y fue así como la serie se estrenó horas antes de su planeado debut.

Y colorín... anaranjado, este cuento de fanáticos de OITNB se ha terminado.

Close
Drag
Autoplay: SI Autoplay: NO