CNET también está disponible en español.

Ir a español

Don't show this again

Internet

Senado de EE.UU. renueva programas de vigilancia de la NSA

Edward Snowden fue el primero en dar a conocer de la existencia de estos programas, llamados Upstream y Prism, en 2013.

Illustration of Edward Snowden

El Senado de EE.UU. votó el jueves para extender los programas de vigilancia de la Agencia National de Seguridad primeros revelados por Edward Snowden.

Ilustración de Jason Seiler

Con muy poco debate, el Senado de Estados Unidos votó 65 a 34 el jueves para renovar una ley que autoriza los programas clave de vigilancia ejecutados por la Agencia Nacional de Seguridad (NSA, por sus siglas en inglés).

Los programas, conocidos como Prism y Upstream, permitirán a la NSA recolectar las comunicaciones en línea de personas extranjeras fuera de EE.UU. Prism recolecta estas comunicaciones de los servicios de Internet y Upstream para captar esta información desde el interior de la infraestructura de Internet cuando está en tránsito.

El voto del jueves renueva por seis años la sección 702 del FISA Amendments Act, la ley que autoriza los programas. La semana pasada, la Cámara de Representante también aprobó el proyecto de ley para renovar los programas.

Edward Snowden, el ex contratista de la NSA, fue el primero en revelar estos programas al filtrar información a periodistas en 2013. Después de la cobertura en la prensa, el gobierno del presidente Barack Obama desclasificó mucha información sobre estos programas. 

En el debate que precedió el voto, el senador Richard Burr, un republicano de Carolina del Norte, dijo que FISA es "la más importante herramienta que tenemos".

En una declaración, Laila Abdelaziz, quien aboga por la privacidad con un grupo llamado Fight for the Future, criticó al Senado por perder una oportunidad para reformar los programas de vigilancia. Estos grupos quieren que las agencias de seguridad como la Oficina Federal de Investigación (FBI, por sus siglas en inglés) obtenga primero una orden judicial antes de usar las bases de datos de la NSA para buscar información de los estadounidenses. La Cámara de Representantes consideró la reforma la semana pasada pero no la aprobó.