Nos pusimos el teléfono flexible de Lenovo en la muñeca — y funcionó

A pesar de ser un prototipo, el teléfono Lenovo CPlus que ejecuta Android respondió a nuestros comandos y se sintió relativamente bien en la muñeca.

Close
Drag

Lenovo presentó esta semana en su conferencia anual Tech World un prototipo de celular flexible que puedes ponerte en la muñeca cual reloj de pulsera. Y tuvimos la oportunidad de probarlo.

El celular se llama actualmente CPlus y tiene la flexibilidad de convertirse de un celular plano a una pulsera con sólo doblarlo en segundos.

El celular integra una pantalla flexible con otros componentes internos que ofrecen cierta flexibilidad y un cuerpo de plástico segmentado que permite doblarse en puntos específicos. Esto significa que el celular no es totalmente flexible, pero tiene la flexibilidad suficiente para transformarse de un teléfono plano a un celular con forma de "C" que se puede colocar en tu muñeca -- de allí es de donde viene precisamente su nombre CPlus.

Aparte de su flexibilidad, una de las cosas más sorprendentes de este dispositivo es que a pesar de ser un prototipo ejecuta Android y es funcional. La pantalla táctil responde relativamente bien a los comandos, y es posible abrir apps y modificar las configuraciones del celular, como si fuera un celular Android tradicional.

Es más, Lenovo se ha encargado de modificar la interfaz para que se adapte mejor a esta clase de celular flexible. Cuando doblas el celular, la interfaz muestra como si la pantalla se hubiera roto, pero después desaparece con un efecto.

La primera vez que probé el CPlus creí que esto era una falla del prototipo y su pantalla, pero Lenovo integró esta animación porque es algo que esperaríamos cuando doblamos un celular. Además, la pantalla del celular no está protegida por vidrio como la mayoría de los celulares actuales, sino que tiene una protección de plástico que le facilita el doblarse.

La interfaz de Android también cambia cuando el celular está doblado; la navegación se realiza principalmente de manera vertical.

El celular es relativamente liviano, pero es claro que tiene biseles grandes (arriba y abajo). Se sintió bien en mi muñeca pero no logró cubrirla toda, por lo que se podría caer si lo llevo puesto todo el tiempo. Asimismo, el celular se siente un poco rígido en la muñeca, pero eso podría cambiar sin muchos problemas al colocar algo más suave en la parte exterior.

La pantalla ofrece una resolución y reproducción de colores relativamente buena, pero el protector de plástico de la unidad que probamos tenía algunas manchas, lo cual muestra que no es un producto totalmente finalizando. Sin embargo, hay que tener en cuenta que es un prototipo y la empresa todavía no tiene planes de lanzarlo al mercado.

En general, fue grato ver cómo este prototipo de Lenovo se puede doblar y fue impresionante ver lo bien que funcionaba su interfaz a pesar de su flexibilidad.

Este no es el primer celular flexible que conocemos; empresas como Samsung, LG y Nokia ya han mostrado algunos de sus conceptos.

Es más, Nokia presentó en CES 2012 uno de los celulares flexibles que también proponía otra interfaz relativamente funcional. Por otra parte, LG lanzó celulares como el G Flex 2 que ofrecen flexibilidad, pero es mínima. Además, se rumora que Samsung lanzaría un celular plegable en 2017.

Aunque las pantallas flexibles han existido durante años, el principal reto de estas empresas es lograr desarrollar baterías, tarjetas madre, procesadores y otros componentes totalmente flexibles que permitan que los celulares ofrezcan la flexibilidad con la que muchos hemos soñado.