CNET también está disponible en español.

Ir a español

Don't show this again

Cultura tecnológica

Nonny de la Peña: Periodismo inmersivo de la mano de la realidad virtual

[Latinos en tech 2017] Esta periodista de ascendencia mexicana usa imágenes 3D, realidad virtual y videos 360 para proyectar sonidos, imágenes y la experiencia de ser partícipe de una noticia real.

Nonny de la Pena

Nonny de la Peña echa mano de la realidad virtual para documentar historias de la vida real   

Paisley Smith

El célebre crítico de cine A.O. Scott, del New York Times, describió su trabajo como "un valiente y necesario acto de contar la verdad" y el diario británico The Guardian la bautizó como La madrina de la realidad virtual. Pero Nonny de la Peña describe su trabajo -- y su mayor pasión -- con dos sencillas palabras: periodismo inmersivo.

De la Peña es la fundadora y presidenta ejecutiva de Emblematic Group, una productora de contenidos de realidad virtual, aumentada y mixta con sede en Santa Mónica, California, que usa el poder de esta tecnología para documentar historias no sólo reales, sino devastadoras: La guerra en Siria, el confinamiento en solitario en las cárceles de Estados Unidos, las vejaciones a los presos en Guantánamo; el bullying en contra de las mujeres que abortan o la crisis de los desamparados en Los Ángeles, entre muchas otras. 

top-latinos.png

Pero ¿por qué o para qué usar tecnología de realidad virtual para documentar historias reales? La premisa es sencilla: poner al espectador dentro de una noticia, hacerlo escuchar, sentir... casi tocar lo que le rodea para experimentar de una manera única el sufrimiento -- o la lucha -- de otros.

"Cuando la gente se pone nuestros goggles, son transportados totalmente a otro mundo", explica de la Peña sobre los proyectos en los que ha trabajado cuando -- gracias al poder de los videos en 360 grados, los visores para la realidad virtual (VR) y las nuevas tecnologías de realidad mixta y aumentada -- las personas pueden sentir que están físicamente en el sitio de la acción.

"Los fundamentos del periodismo se mantienen intactos", dice De la Peña. "Lo que cambia es la manera en que sientes y experimentas una noticia; es algo muy distinto a sólo verlo en la televisión --o leerlo en un diario".

Durante años, la carrera de De la Peña se centró en el periodismo, trabajando como corresponsal de Newsweek, colaborando durante años con medios impresos y haciendo documentales, pero la tecnología es algo que ha estado con ella desde muy joven. A los 17 años, cuando terminó la preparatoria y se embarcó rumbo a Harvard, De la Peña aprendió a programar, algo que en ese entonces no era tan común como ahora, y mucho menos entre las mujeres jóvenes. "Tomé un curso muy básico para programar y, resulta que era muy buena haciendo eso... [...] Tanto, que luego enseñé a muchos de mis compañeros", recuerda De la Peña en una entrevista.

De la Peña, mamá de dos adolescentes, nació en Venice, California, pero sus ancestros eran de Torreón, Coahuila, en el norte de México, y aunque el inglés es su lengua materna, habla español fluidamente.

Si bien su vida profesional dio varios giros entre la ciencia, el periodismo, la investigación y la academia, el momento definitivo para De la Peña ocurrió a fines de los años 90 cuando leyó Virtual Reality, el libro de Howard Rheingold de 1991. "Fue entonces cuando yo dije: 'a eso me quiero dedicar', aunque no sabía cómo, ni qué estudiar, ni dónde", recordó De la Peña hace poco durante una charla en el Festival de Cine de Realidad Virtual en París.

'Second Life': El inicio

Ese primer paso ocurrió en 2007, cuando De la Peña y su colega Peggy Weil en la Bay Area Video Coalition recibieron apoyo de la Fundación MacArthur y la Annenberg School for Communication de la Universidad del Sur de California para crear Gone Gitmo, una instalación de la prisión de Guantánamo en un ambiente de realidad virtual en la plataforma de realidad alterna Second Life. La instalación consistía en crear una experiencia interactiva alrededor de la prisión, que había estado fuera del alcance de la mayoría de los medios de comunicación y el público en general. En ese entonces, Second Life les ofrecía una plataforma ideal para crear una versión accesible -- si bien virtual -- de cómo se vive dentro del campo de prisioneros en Cuba.

Pero desde 2007 y Second Life, mucho ha cambiado en el campo de la realidad virtual. Diez años después, esta tecnología es prácticamente algo en que todo Silicon Valley ha metido un pie -- y mucho más que eso. Equipos como Oculus, las Gear VR de Samsung, el sistema HTC Vive o las gafas Hololens de realidad aumentada de Microsoft han impulsado el uso de la "realidad alterna" para hacer mucho más allá que jugar videojuegos. Sus usos van desde la medicina hasta el diseño y la construcción, y hay incluso quienes están echando mano de esta tecnología para reunir inmigrantes con sus familias en otros países.

Uno de los proyectos más recientes de Nonny De la Peña y su Emblematic Group es Across the Line, una "experiencia inmersiva" de la mano de Planned Parenthood y en asociación con Brad Lichtenstein y Jeff Fitzsimmons, que combina videos de 360 grados e imágenes generadas por computadora (CGI, por sus siglas en inglés) para poner a las personas en los zapatos de una paciente que acude a un centro de salud para someterse a un aborto legal. La experiencia utiliza una mezcla de audio y videos reales grabados durante protestas anti-abortos por todo EE.UU. para ofrecer un vistazo (en 3D) de lo que enfrentan muchas mujeres en ciudades alrededor del país cuando intentan abortar.

Across the Line está disponible para verse en distintas plataformas, incluyendo las HTC Vive, Samsung Gear VR y Google Cardboard.

Si bien los documentales y las historias reales son la raison d'être de De la Peña, ella sabe bien que el periodismo es un campo difícil de sostener -- financieramente hablando. Es por eso que su empresa se ha embarcado también en proyectos comerciales, como por ejemplo un time-lapse para la marca Cartier que recreaba una vista en 360 de la Quinta Avenida de Nueva York desde los años 50 y hasta la actualidad para mostrar cómo su edificio no ha cambiado desde entonces. Emblematic Group estuvo también detrás de un proyecto con Google y The Wall Street Journal para recrear una visualización espacial de la Bolsa de Valores de Nueva York.

Al preguntarle cuál considera en la actualidad el reto más grande de su trabajo, De la Peña no lo duda ni un segundo: "Necesitamos capital; necesitamos capital para seguir creciendo", dice. "Seguimos haciendo nuestro trabajo y produciendo historias interesantes, pero más gente necesita ver -- y experimentar -- lo que estamos haciendo para entender mejor su importancia".