Ni modo: Netflix no planea dispositivo para 'streaming'

El presidente ejecutivo, Reed Hastings, dice que Netflix no tiene ningún interés en lanzar algo similar al Fire TV de Amazon, ni invertirá en eventos deportivos en vivo.

netflix_3Q_reed_sobering.png
Reed Hastings, presidente ejecutivo de NetflixFoto de Crédito: captura de pantalla por Joan E. Solsman/CNET
    

Si eres un superfan de Netflix, el presidente ejecutivo de esa compañía, Reed Hastings, acaba de echar por la borda dos de tus posibles sueños: una cajita de streaming hecha a la medida de Netflix y el poder vivir la emoción de los deportes en vivo.

Durante una sesión de preguntas y respuestas en la conferencia de tecnología Recode en Palos Verdes, California, Hastings dijo el jueves que su compañía de streaming de video no tiene ningún interés en fabricar un dispositivo. Y añadió que tampoco tiene el tiempo, la energía o el dinero para comprar los derechos de contenidos deportivos en vivo.

Su competidor Amazon lanzó este año su propio dispositivo de streaming de medios de comunicación, el Fire TV. El gigante del comercio electrónico compite con Netflix con su servicio de streaming de video instantáneo Prime, que es parte de su programa de membresía Prime de US$99 al año. Amazon ha sido ya durante mucho tiempo parte del juego de electrónica de consumo con sus omnipresentes lectores electrónicos Kindle y las tabletas Kindle Fire.

 

Netflix, como los superfans pueden recordar, alguna vez tuvo entre manos el desarrollo de una caja de streaming. El fundador de Roku, Anthony Wood, trabajó en Netflix como vicepresidente de TV por Internet, ayudando en un proyecto para ofrecer películas directamente a los televisores de los suscriptores a través de Internet. Pero Netflix más tarde le pasó el proyecto a la propia compañía de Wood, Roku, que finalmente lanzó la cajas de streaming que muchos utilizan hoy para ver Netflix en sus salas de estar.

"Operamos sobre más de 1,000 dispositivos ahora", dijo Hastings. "No hay valor añadido para nosotros en fabricar un dispositivo."

Un cambio más drástico para Netflix sería la incursión en eventos deportivos en directo. La compañía se ha centrado exclusivamente en las bibliotecas de contenido de video, primero con los DVDs y luego con streaming de películas y programas de televisión y, últimamente, con contenido original desarrollado por la propia Netflix como la exitosa serie House of Cards.

La programación deportiva es un reino que la televisión tradicional ha seguido manteniendo en sus garras, pues su naturaleza en vivo hace que sea difícil de entregar a través de un servicio de streaming de forma fiable a las masas. Además, los deportes en vivo más populares habitualmente salen a buscar las mayores posibles tarifas de publicidad, algo que a su vez hace que ese contenido sea de los más caros de conseguir a través de la compra de derechos con las ligas profesionales.

Finalmente, Hastings también habló sobre la actual disputa con Comcast en materia de interconexión -una manera en la que proveedores de contenidos como Netflix pueden vincular sus sistemas a los proveedores de servicios de Internet para asegurar una mejor confiabilidad. Hastings lo llamó una cuestión de principios, y dijo que la baja calidad de la señal de Netflix entre los clientes de Comcast hizo que Netflix tuviera que hacer algo.

"Si cobran por Internet un poquito ahora, a medida que crecen van a cobrar más y más y más." Del mismo modo, los consumidores que utilizan más la banda ancha no deberían tener que pagar más que otros, dijo, al igual que las personas que escuchan la radio constantemente no tienen pagas extra.

El miércoles el presidente ejecutivo de Comcast, Brian Roberts, también habló en la misma conferencia y dijo que Netflix simplemente no quiere pagar nada, pero que todo el mundo tiene que pagar algo para llegar a Internet.

Close
Drag