CNET también está disponible en español.

Ir a español

Don't show this again

guía de compras navideñas
Internet

Netflix sigue bloqueando servicios que dejan ver contenido de EE.UU. en el extranjero

Al utilizar PIA, un servicio de VPN, desde México, CNET en Español recibió un aviso de Netflix solicitando desactivar el 'proxy' para poder seguir viendo contenido.

Claire Reilly/CNET

GUADALAJARA -- Tras el aviso de Netflix de bloquear el uso de VPN, proxys, o unblockers, el servicio de series y películas por Internet mantiene su palabra y sigue bloqueando los servicios que permiten ver el catálogo de Estados Unidos fuera del país.

CNET en Español, utilizando el servicio PIA (siglas en inglés de Private Internet Access) y una dirección IP virtual de California, pero con ubicación física en Guadalajara, México, recibió el martes el aviso de desactivar el servicio proxy para continuar utilizando el servicio.

El mensaje es el siguiente:

Oscar Gutiérrez/CNET

En la página sugerida en el aviso, Netflix no da detalles más allá de decir que, en efecto, el bloqueo se debe a que detectaron el uso de un servicio VPN y sólo mostrarán el contenido cuando este servicio sea inhabilitado.

Cabe resaltar que la interfaz de Netflix funciona con normalidad e incluso muestra el catálogo para EE.UU. con el VPN activado; el mensaje aparce sólo cuando se intenta reproducir el contenido.

Este mensaje no es algo nuevo. Tras el aviso de Netflix de que comenzaría a bloquear el uso de estos servicios en enero, el servicio australiano U.Flix --que brinda el mismo servicio que PIA-- informó a finales de enero que algunos usuarios comenzaron a ver bloqueado su servicio y que se restableció sólo hasta que desactivaron U.Flix.

El sitio español Hipertextual también reportó a fines de febrero que comenzaron a ver bloqueado el servicio de Netflix en escenarios similares al de CNET en Español en México y U.Flix en Australia. Hipertextual no especificó qué tipo de VPN utiliza.

Netflix, con más de 70 millones de suscriptores y presencia en 190 países, trabaja para que en un futuro los usuarios no tengan que saltar barreras geográficas impuestas digitalmente y el contenido del servicio esté disponible para toda su base de usuarios a nivel mundial. La mala noticia en este caso, como ocurre con cualquier tema burocrático, es que conseguir que no existan licencias que limiten la disponibilidad del contenido puede tomar varios años.