Negocio móvil de Samsung sigue de capa caída

Las ganancias de la gigante coreana cayeron durante el cuarto trimestre, mientras lucha contra la férrea competencia de Apple, Xiaomi y otros.

Móvil
Nuevos dispositivos de Samsung, incluyendo el Galaxy Note Edge, no le han ayudado gran cosa para repuntar. Sarah Tew/CNET

Es difícil ser Samsung estos días.

La gigante coreana de electrónica reportó el miércoles una caída del 36 por ciento en sus ganancias operativas en toda la compañía respecto al año anterior, a 5.3 billones de wones (US$4,900 millones).

La quinta caída trimestral consecutiva en sus ganancias operativas pone de relieve las continuas presiones que enfrenta el rey de los smartphones. Samsung ha estado luchando para competir con Apple en el mercado de los teléfonos de alta gama y en contra de los recién llegados, como Xiaomi en el extremo inferior. Apple en particular se ha convertido en una amenaza más grande con sus dispositivos de pantalla grande, el iPhone 6 de 4.7 pulgadas y el iPhone 6 Plus de 5.5 pulgadas. Simplemente querer una pantalla más grande ya no es una razón para comprar un dispositivo de Samsung, y sus teléfonos inteligentes no pueden competir con los bajos precios que ofrecen sus competidores chinos e indios.

Samsung ha estado tratando de revitalizar su negocio móvil mediante la introducción de nuevos diseños de teléfonos y dispositivos más baratos con mejores especificaciones. Lanzó algunos dispositivos de metal -- que muchas personas habían estado pidiendo -- y este mes comenzó a vender el primer teléfono basado en su sistema operativo Tizen en la India.

La compañía también dijo que planea reducir el número de modelos de teléfonos inteligentes que producirá este año en un 25 a 30 por ciento. Esos esfuerzos no han dado frutos, sin embargo, y los rivales siguen ganando terreno.

En un ejemplo, la firma de investigación de mercado Canalys dijo el martes que Apple, durante el trimestre de diciembre superó a Xiaomi y Samsung para convertirse en el mayor vendedor de teléfonos inteligentes en China por primera vez en la historia. China, con sus cientos de millones de nuevos clientes potenciales, es vista como un mercado clave para los smartphones.

Samsung había dominado el mercado de teléfonos inteligentes de China durante 10 trimestres consecutivos hasta que Xiaomi asumió esa posición en el segundo trimestre de 2014. Samsung ocupó el puesto número 3 en el periodo de vacaciones, dijo Canalys.

El miércoles se produjo otro golpe cuando la firma de investigación Strategy Analytics dijo que Apple había ganado cuota de mercado en el último trimestre de 2014, mientras que la de Samsung se vio reducida.

Mientras que Samsung lucha en el negocio móvil, los inversionistas vuelcan cada vez más su atención al negocio de procesadores de la compañía. Samsung es el mayor fabricante mundial de chips de memoria y también fabrica procesadores de aplicaciones que sirven como el cerebro de los dispositivos, incluyendo muchos de los iPhones de Apple. La ganancia operativa para el negocio de chips de Samsung aumentó un 36 por ciento, a 2.7 billones de wones (US$2,500 millones), compensando los alicaídos resultados del mercado de teléfonos inteligentes de Samsung.

Con la colaboración de Laura Martínez.

Close
Drag
Autoplay: SI Autoplay: NO