Helicópteros en Marte: la NASA propone añadir ojos voladores a sus vehículos

Los vehículos marcianos de NASA ya han logrado aprender mucho del terreno del Planeta Rojo. La próxima oportunidad podría ser explorarlo con helicópteros de bajo vuelo.

NASA helicopter for Mars
Un prototipo de helicóptero para Marte de la NASA con esperanzas de despegar.Foto de Captura de pantalla por Amanda Kooser/CNET

Una vez que han descendido en la superficie, los vehículos para Marte están anclados en el suelo, limitados por la altura de visión de sus cámaras. El terreno alto puede bloquear su visibilidad, dejando tanto al vehículo como a los científicos en la Tierra preguntándose qué más podría haber detrás de esas colinas. Por esa razón, el Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA (JPL, por sus siglas en inglés) está considerando enviar helicópteros a Marte.

NASA está considerando algo similar a los drones y no tanto un avión o helicóptero. La atmósfera de Marte es mucho menos densa que la de la Tierra, lo cual presenta algunos retos técnicos. Por ejemplo, un helicóptero miniatura hecho para nuestro planeta necesitaría ser modificado para pesar menos, tener aspas más grandes o que giren más rápido para poder operar exitosamente en el Planeta Rojo.

Las ventajas de tener un vehículo que pueda volar bajo son muchas. La NASA dice que un helicóptero para Marte enviado como algo adicional al vehículo de superficie "podría potencialmente triplicar la distancia que estos vehículos recorren actualmente en un día marciano, y entregar un nuevo nivel de información visual para elegir qué lugares explorar".

Un prototipo de prueba del helicóptero miniatura para Marte tiene un cuerpo más o menos del tamaño de una caja de pañuelos de papel. El prototipo ha sido probado en JPL dentro de un cuarto al vacío diseñado para simular la atmósfera de Marte. El producto terminado terminaría pesando unas 2.2 libras (1 kilo) con un alcance de las aspas de 3.6 pies (1 metro).

Si el helicóptero acaba viajando a Marte se cargaría a través de un panel solar y podría volar hasta tres minutos al día, recorriendo un tercio de milla (unos 480 metros). De cumplirse esta posibilidad, el próximo vehículo en Marte podría tener ojos tanto en la superficie como en el cielo.