CNET también está disponible en español.

Ir a español

Don't show this again

Ciencia

Parker Solar Probe: La sonda de la NASA que quiere 'tocar' el Sol

La misión está diseñada para descubrir los misterios de nuestra estrella y ayudar a protegernos de su furia. Te contamos todo lo que tienes que saber de la misión y cuáles son sus objetivos.

NASA/Johns Hopkins APL/Steve Gribben

La NASA está enviando una nave espacial para que se acerque a una estrella por primera vez. Para ello, tiene que ser más rápido que cualquier objeto hecho por el hombre. 

El viaje estaba programado para las tempranas horas del sábado, cuando se planeaba lanzar la sonda Parker Solar Probe desde el Kennedy Space Center en Florida a bordo del cohete Delta IV Heavy de United Launch Alliance. Pero el despegue se retrasó porque el cohete no logró impulsarse en la ventana provista para el lanzamiento.

Ahora el plan es intentar de nuevo el domingo 12 a las 3:31 a.m. hora del Este.

El domingo, la sonda se lanzó al espacio con éxito.

Nota del editor: Este artículo fue actualizado el 12 de agosto para subrayar el lanzamiento exitoso de la sonda.

Esta ambiciosa misión espera resolver unos de los más grandes misterios del Sol, como por qué la corona exterior del Sol es mucho más caliente que su superficie y de dónde provienen los vientos solares. 

Pero quizá lo más importante para los terrícolas comunes y corrientes son los datos recogidos por la sonda pueden ayudar a mejorar nuestros métodos para predecir el clima espacial, que puede interferir con la tecnología de comunicaciones y los electrónicos. 

"Nuestra capacidad de predecir el clima espacial es tan buena como eran nuestros pronósticos del tiempo en los años 70", dijo en un comunicado Kristopher Klein, un investigador en la misión de la Universidad de Arizona. "Si tienes un mejor entendimiento del comportamiento de estas partículas de energía solar, puedes realizar mejores predicciones sobre cuándo enviar astronautas a Marte o proteger un satélite antes de que sea destruido por una ráfaga de radiación".

El origen del nombre Parker

La Parker Solar Probe es la primera nave de la NASA nombrada en honor a una persona viviente. Se trata de Eugene Parker, de 91 años de edad, a quien se le atribuye el descubrimiento de la existencia de los vientos solares, o un flujo constante de partículas con carga que el Sol envía hacia el Sistema Solar. Parker realizó este descubrimiento en los años 50. 

20170518-parker-3024-print

El profesor Gene Parker en la Universidad de Chicago el 18 de mayo de 2017. 

Universidad de Chicago/Jean Lachat

"Muchos de sus colegas pensaron que estaba equivocado, pero cuando Mariner 2 estaba en camino a Venus en 1962, reveló la constante presencia de un viento supersónico", dijo Ed Stone, de CalTech, un científico de la misión Voyager de la NASA quien también trabajó junto a Parker en la Universidad de Chicago en los años 60. 

Parker también predijo que los vientos solares crean una especie de burbuja alrededor del Sistema Solar, que ahora conocemos como la heliosfera. 

"En 2012, Voyager 1 pudo finalmente dejar la burbuja que había predicho Parker, adentrándose así al espacio interestelar", dice Stone. 

Ya comprobada y explorada la extensión de los vientos solares, la Parker Solar Probe ahora intentará trazar el origen de estos vientos. 

Sobrevolando el Sol

Para ver cómo se comporta el Sol, la nave volará a una distancia de 4 millones de millas (6.4 millones de kilómetros) de distancia de su superficie. Esto es lo suficientemente cerca para observar a la estrella en detalle, pero suficientemente lejos para no quemarse. 

"Nos acercaremos a una distancia en la que la mayoría de los mecanismos que están impulsando a las partículas que conforman los vientos solares están activamente realizando esa acción", dijo Klein. 

Los instrumentos que se encuentran a bordo de la sonda intentarán registrar a las partículas del viento solar que se aceleran a velocidades supersónicas a medida que atraviesan el Sistema Solar, donde pueden crear auroras y otros disturbios creados por su choque con el campo magnético de la Tierra. 

"La física de plasma es muy difícil de estudiar en el laboratorio", dijo en un comunicado, Stuart Bale, investigador principal y profesor en la Universidad de California-Berkeley. "El posicionar una nave espacial justo en la plasma caliente lo convierte en un laboratorio ideal". 

Plasma es el nombre dado al cuarto estado de la materia que se trata básicamente de un gas supercaliente (esto incluye las partículas del viento solar) presentes en el espacio. 

Los científicos también esperan que el estar en contacto cercano con nuestra estrella podrá ayudar a resolver el misterio de por qué su corona alcanza temperaturas de más de 2 millones de grados Fahrenheit (1.1 millones grados Celsius) mientras que la superficie del Sol tiene una temperatura de 9,000 grados F (6,000 grados Celsius). Los instrumentos que se encuentran a bordo de la sonda han sido diseñados para probar algunas hipótesis sobre este extraño efecto de supercalientamiento. 

Otros esperan que los hallazgos que realice la sonda ayude en el desarrollo de la energía de fusión en la Tierra. 

"El plasma que se encuentra en estas botellas magnéticas se comporta de manera similar al viento solar", dijo Klein. "El aprender cómo controlarlo en un ambiente confinado es clave". 

Cuándo llegará al Sol

Para llegar al sol, la Parker Solar Probe viajará muy rápido. A su máxima velocidad, cuando este lo más cerca del Sol que puede acercarse, se moverá a una velocidad de 430,000 millas por hora (700,000 km/h) y llegará al Sol en noviembre, sólo tres meses después de su lanzamiento. 

"A principios de diciembre, estoy contando que tendremos el primer conjunto de datos, y estos seguro que será revolucionario", dijo Bale. 

Durante su misión de siete años de duración, la nave se acercará aun más a la superficie del Sol, dándole la vuelta a Venus varias veces y acercándose a la órbita de la tierra en el curso de 25 órbitas solares. Pero la científica Nicola Fox dijo que la sonda ya estará muy cerca durante su primer vuelo. 

Reproduciendo: Mira esto: Kepler: El legado del prolífico telescopio cazaplanetas
2:46

"En nuestro primer sobrevuelo estaremos dentro de la corona solar", dijo. 

Además de muchos instrumentos de alta tecnología para recabar datos, Parker también lleva consigo una tarjeta de memoria que contiene los nombres de 1.1 millones de personas que entregaron sus nombres a la NASA para este viaje histórico. 

Para proteger esos nombres y el resto de su equipo de ser rostizados, la sonda está equipada de una escudo de carbono. El escudo tiene un grosor de 4 pulgadas (10 cm) y mantendrá a los instrumentos a una temperatura máxima de 85 grados F (29 grados C) aun cuando la temperatura exterior alcance los 2,500 grados F (1,371 grados C).