CNET también está disponible en español.

Ir a español

Don't show this again

Ciencia

Científicos de la NASA crean un 'océano primordial' para recrear el origen de la vida

El recrear el océano presente en los principios de la Tierra puede proveer pistas de dónde podríamos encontrar vida en el espacio.

enceladus-thermal-jets.jpg

El océano que yace bajo la superficie de Encélado puede contener los ingredientes necesarios para dar origen a la vida. 

NASA/JPL-Caltech

Si la vida ha encontrado una forma de prosperar en las máximas profundidades de los océanos de la Tierra, ¿qué le impide hacer lo mismo en cualquier parte del cosmos?

Esa es una pregunta que están tratando de responder los astrobiólogos en el Laboratorio de Propulsión a Reacción de la NASA (JPL). Para ello, han recreado las condiciones del océano profundo en el laboratorio, encontrando que los pilares de la vida sí se forman en el fondo océanico hace unos 4,000 millones de años. 

La luz solar no puede penetrar los kilómetros de profundidad de agua para poder alcanzar el fondo marino, lo que le hace un lugar muy frío y oscuro. Pero alrededor de los respiraderos hidrotérmicos, que son aperturas en el fondo océanico que emanan agua caliente y material de la corteza terrestre, los científicos siguen encontrando poblaciones enteras de organismos. Estos respiraderos proveen un lugar donde la vida no requiere de la luz solar para sobrevivir. En su lugar, estos organismos se nutren de un bufé de químicos que se forman en las chimeneas oscuras que emanan del suelo océanico. 

Los astrobiólogos de JPL, dirigidos por Laurie Barge, emularon estas condiciones en matraces estándar de laboratorio, para entender cómo la vida se formó en los primeros días de la Tierra.

El equipo reprodujo su propia Tierra joven en un vaso con agua, minerales y moléculas de amoníaco y piruvato que comúnmente se encuentran en los respiradores hidrotérminocos y que se consideran como las precursoras de los pilares de la vida. Al calentar la mezcla a una temperatura de 158 grados Fahrenheit (70 grados Celsius) y al disminuir el contenido de oxígeno, el equipo obtuvo un modelo de laboratorio de las condiciones del mar primordial. 

Un respiradero térmico creado en laboratorio. 

NASA/JPL-Caltech/Flores

Sus hallazgos, que fueron publicados en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences, muestran que los respiraderos hidrotérmicos que crearon en el laboratorio son lugares donde los aminoácidos (o los pilares de la vida) se pueden formar. 

En este mar primordial creado en el laboratorio, se formó un aminoácido clave: alanina. La molécula es considerada importante en la síntesis de proteínas, que realizan una larga serie de funciones en organismos que van desde las baterias hasta los humanos. El equipo también encontró lactato, que algunos científicos creen pudo haber sido la molécula precursora que permite a la vida florecer. 

"Hemos demostrado que en condiciones geológicos similares a la Tierra en su etapa temprana, y quizá en otros planetas, podemos formar aminoácidos y alfa-hidroxiácidos desde una simple reacción bajo condiciones leves que pudieron haber existido en el fondo océanico", dijo Barge.

Es importante señalar que el equipo de la NASA no ha creado "vida" en este experimento, pero sí han demostrado cómo la vida pudo haber emergido en las profundidades del océano y alrededor de estos respiraderos. Se realizarán más estudios de seguimiento para buscar e identificar a otros aminoácidos y moléculas precursoras de la vida. 

"El entender las condiciones que se requieren para originar la vida nos puede ayudar a refinar la lista de los lugares donde pensamos pueda existir la vida", dijo Barge. 

Los hallazgos del equipo sirven base para que otros investigadores seleccionen los lugares que quieren investigar en el cosmos en busca de señales de vida. Por ejemplo, en Encélado, la sexta luna más grande de Saturno, los científicos han detectado complejas moléculas y creen que los océanos que subyacen en el satélite podrían albergar respiraderos hidrotérmicos.