CNET también está disponible en español.

Ir a español

Don't show this again

Ciencia

NASA buscará señales de vida en Titán, la luna helada de Saturno

La próxima misión de NASA: volar un gran avión no tripulado a través de la superficie del misterioso mundo oceánico para buscar los componentes básicos de la vida.

17-00084-fs-missionoverviewv7a16x9

El dron Dragonfly podrá despegar y aterrizar en la superficie de Titán.

NASA

Vamos a ir a Titán y vamos a viajar con estilo. La NASA anunció el jueves que su próxima misión de exploración del sistema solar, Dragonfly, implica un ambicioso plan para enviar un helicóptero, esencialmente un enorme dron, a la luna de Saturno, Titán. El vehículo volador se diseñará para aterrizar en múltiples ubicaciones, desde las dunas hasta el suelo de un cráter de impacto que realiza misiones científicas para buscar los componentes básicos de la vida.

Titán es una tierra helada maravillosa e intrigante. Es hogar de enormes lagos de metano y misteriosas islas que desaparecen. Es también la segunda luna más grande del sistema solar. La NASA la clasifica como análoga a la Tierra primitiva y, al menos un ingeniero de la NASA, ha sugerido que busquemos en Titán la posibilidad de una futura colonia humana.

"Dragonfly visitará un mundo lleno de una gran variedad de compuestos orgánicos, que son los componentes básicos de la vida y podrían enseñarnos sobre el origen de la vida en sí misma", dijo Thomas Zurbuchen, de la NASA.

Dragonfly apuntará a una misión inicial de 2.7 años, durante los cuales planea docenas de sitios de aterrizaje. "Dragonfly es la primera vez que la NASA vuela un vehículo multirrotor para investigar otro planeta; tiene ocho rotores y vuela como un gran dron", dijo la NASA.

Los ingenieros de la NASA están preparando a Dragonfly para que cubra más de 108 millas (alrededor de 175 kilómetros) de la superficie de Titán. Eso lo convertiría en uno de los robots interplanetarios más exitosos, casi duplicando la distancia que todos los rovers de Marte —combinados— han recorrido hasta la fecha.

La misión de Titán es posible en parte por la nave espacial Cassini de la NASA, que estudió Titán mientras investigaba a Saturno. Cassini ayudó a los científicos de la NASA a adentrarse en los potenciales sitios de aterrizaje en Titán. NASA planea lanzar Dragonfly en 2026, lo cual haría que aterrice en Titán en 2034. La misión es parte del programa Nueva Fronteras de la NASA, que incluye las misiones Nuevos Horizontes a Plutón y la misión Juno a Júpiter.