CNET también está disponible en español.

Ir a español

Don't show this again

Ciencia

Frío, frío: NASA quiere enviar humanos al polo sur de la Luna

Ningún humano ha puesto pie en el polo austral de nuestro satélite natural.

NASA

Los ambiciosos planes de la NASA de volver a llevar a los astronautas a la Luna dentro de cinco años tiene un destino en específico: el polo sur de la Luna. Las misiones Apollo en las décadas de los años 60 y 70 llegaron cerca del ecuador de la Luna, pero los polos tienen algo especial que el ecuador no: hielo. 

"Sabemos que la región del polo sur de la Luna contiene hielo que quizá sea rico en recursos, de acuerdo a nuestras observaciones desde la órbita", dijo Steven Clarke, de la NASA, en un comunicado. "Es un mundo completamente inexplorado".

Aunque nadie ha llegado al polo sur, la nave Lunar Reconnaissance Orbiter de la NASA ha estado analizando el área, por lo que contamos con mapas detallados de la región.

Los científicos publicaron un ensayo en 2018 que muestra la existencia de hielo en la superficie de los polos lunares, especialmente en las áreas sombreadas en el interior de los cráteres del polo sur. La temperatura en estas áreas alcanza los -248 grados Celsius, lo que es suficientemente frío para que el agua permanezca en estado sólido por buen rato.

El cráter Shackelton de la Luna.

NASA/GSFC/Arizona State University

La capacidad de poder extraer agua de la Luna podría nutrir las ambiciones de la NASA de utilizar al satélite natural como una estación de paso en su exploración del Sistema Solar y misiones tripuladas a Marte. 

La NASA asegura que el hielo se puede usar como fuente de agua potable "para enfriar el equipo, para respirar y para crear combustible para el cohete".

Sin embargo, no es solo el hielo lo que le da atractivo al polo sur de la Luna. Las áreas que se encuentran cerca del cráter Shackleton reciben bastante luz solar, por lo que se podría recolectar energía solar allí.

La NASA le ha dado impulso a una futura misión tripulada a la Luna después de que el gobierno de Trump le dio un empujón al tema este año.