CNET también está disponible en español.

Ir a español

Don't show this again

Ciencia

Estos 'dummies' de la NASA aguantan todo – y son muy útiles

Te presentamos a los maniquíes de la NASA que reciben duros golpes durante exhaustivas pruebas de choques de aviación y naves espaciales.

Todo mundo sabe que las fabricantes de automóviles usan dummies para probar los efectos de un accidente y hacer investigaciones en torno a la seguridad. Pero ¿sabían ustedes que la NASA también tiene sus propios maniquíes para estos efectos?

El laboratorio Langley Research Center de la NASA publicó hace poco un video fascinante que nos da un buen vistazo a su programa de pruebas de choque.

A los especialistas en pruebas de accidentes del Langley, en Virginia, les encanta dejar caer cosas enormes, como fuselajes de aviones, helicópteros y cápsulas espaciales. Pero no se trata sólo de hacer un gran boom. Los intrépidos maniquíes se unen al esfuerzo para que los investigadores puedan aprender más sobre cómo las colisiones y los acuatizajes pueden afectar y dañar a los ocupantes humanos. 

"Todo lo que realmente deseas saber sobre las lesiones se produce entre una décima y cuatro décimas de segundo", dice el ingeniero de dinámica de impacto estructural Martin Annett. Eso significa que los sensores que están integrados en los maniquíes tienen que recopilar una gran cantidad de datos en muy poco tiempo, pero la tecnología de la NASA está a la altura del desafío.

Los dummies de prueba de choque durante una prueba de impacto de acuatizaje de la tripulación en la cápsula Orion en 2016.

David C. Bowman NASA, Langley

La NASA usa maniquíes para probar trajes espaciales y cascos para astronautas, pero el Centro Langley también simula accidentes para aviones militares y civiles. El video está lleno de imágenes dramáticas que muestran varios vehículos aeroespaciales y de aviación que realizan duros aterrizajes con muñecos dentro.

La NASA está utilizando los datos ficticios de las pruebas de choque para ayudar a mejorar la seguridad en el engranaje, el diseño del vehículo e incluso los asientos, que pueden ayudar a absorber la energía durante un impacto.

Podemos agradecer a los maniquíes por sacrificarse en nombre de la protección de los astronautas, el personal militar y los civiles.