NASA descubre nueve planetas que podrían ser habitables

Datos del telescopio espacial Kepler han ayudado a identificar más de 1,000 nuevos exoplanetas, incluyendo nueve que podrían ser idóneos para albergar vida.

Ilustración creada por un artista de algunos de los grandes exoplanetas hallados por Kepler.

Foto de NASA/W. Stenzel

NASA anunció el martes el descubrimiento del lote más grande hasta ahora de nuevos planetas y confirmó la existencia de planetas más allá de nuestro Sistema Solar, incluyendo nueve nuevos mundos que podrían parecerse a la Tierra.

El análisis de datos más recientes del Telescopio Espacial Kepler ha producido la nueva validación 1,284 exoplanetas y 1,327 objetos -- que es más probable que sean planetas orbitando alrededor de estrellas distantes.

"Este anuncio confirma en más del doble el número de planetas identificados por Kepler," dijo en un comunicado Ellen Stofan, científica en jefe,, desde la sede de la NASA. "Esto nos da esperanzas de que en algún lugar allá afuera, alrededor de una estrella muy parecida a la nuestra, podemos eventualmente descubrir otra Tierra".

Nueve de los planetas confirmados son mundos rocosos parecidos a la Tierra que también están en la zona habitable de las estrellas, donde las temperaturas podrían ser adecuadas para que el agua líquida pudiera acumularse, sosteniendo vida potencialmente.

La científica de la misión Kepler, Natalie Batalha, dijo a los periodistas durante una teleconferencia que ella estaba "especialmente intrigada" por algunos de los nuevos planetas de la "zona Goldilocks (Ricitos de Oro)", incluyendo a Kepler-1638b y Kepler-1229b, que parecen tener ya sea justo el tamaño ideal para ser comparables con la Tierra o a alrededor de la misma distancia de su estrella para recibir la cantidad apropiada de calor (no demasiado caliente, no demasiado frío, sino a la temperatura ideal, como dice el cuento).

Esta tabla muestra los planetas de la nueva zona habitable en comparación con los exoplanetas descubiertos previamente y con planetas del Sistema Solar.

Foto de NASA Ames/N. Batalha and W. Stenzel

El inmenso botín de planetas es resultado en parte de un nuevo método estadístico de validación de candidatos a exoplanetas. Previamente, confirmar que un candidato a exoplaneta era en realidad un mundo y no una estrella u otro falso positivo era un proceso intensivo que requería de mucho tiempo y recursos y que a menudo requería de observaciones secundarias desde otros telescopios poderosos y muy demandados.

Una investigación (PDF) sobre la nueva técnica y cómo ayudó a identificar los nuevos planetas fue publicada el martes en el The Astrophysical Journal.

El Telescopio Kepler está al final de su vida y la NASA también aprovechó para mencionar a sus sucesores, incluyendo el Satélite de Observación de Exoplanetas en Tránsito (TESS, por sus siglas en inglés), el cual será lanzado en 2018 y que podría finalmente ofrecer evidencia de vida más allá de nuestro Sistema Solar.