CNET también está disponible en español.

Ir a español

Don't show this again

guía de compras navideñas
Televisión y cine

'Narcos' temporada 3: Netflix consolida una fórmula que te será muy familiar

[Reseña sin 'spoilers'] El 1 de septiembre se estrena la nueva temporada de la popular serie de Netflix con algunas caras conocidas y una fórmula que funciona y que le ha bajado bastante a los decibeles de la violencia en los primeros episodios, aunque acaba de nuevo bañada de sangre.

Juan Pablo Gutierrez/NETFLIX
Narcos tercera temporada

El maravilloso actor Pedro Pascal vuelve a Narcos como el agente Javier Peña, personaje moralmente ambiguo que se ha consolidado como el hilo conductor de la narrativa.

Juan Pablo Gutierrez/NETFLIX

Hay buenas noticias para los fanáticos de Narcos, la popular serie de Netflix: si te gustaron la primera y segunda temporadas, es muy probable que te guste la tercera.

Esto es porque si bien Narcos llegó al mundo como una novedad, ahora se consolida bajo una fórmula muy similar a la de las grandes cadenas de TV, que lanzan y lanzan temporadas de sus series repitiendo lo que más gusta y ajustando y cambiando lo que no.

Quizá sea decepcionante para los amantes de la novedad y aquellos que miran a Netflix como una paradigma de la innovación y piensan que el servicio de streaming está obligado a siempre sorprendernos. Pero es muy común en la industria del entretenimiento repetir las fórmulas que funcionan, haciéndoles leves ajustes, en vez de reinventarlas constantemente.

Eso es justamente lo que ha hecho Netflix con la tercera temporada de su popular serie de narcotraficantes. Muchos pensamos que la muerte de Pablo Escobar en la segunda temporada presentaría una oportunidad para tomar una dirección y hacer algo diferente en la tercera. Pero no fue así.

En la tercera temporada de de Netflix han vuelto todos sus principales atributos: la combinación de ficción con video original de la época, la sólida cinematografía que revela una Colombia tropical llena de contrastes entre extrema pobreza y riqueza indigna, y la complejidad de una humanidad sumida entre el deseo de hacer el bien y la enorme tentación del dinero y la corrupción que genera una violencia desmedida.

Sin embargo, si la violencia psicópata de Escobar es lo que más te gustó de las primeras dos temporadas, la tercera le ha bajado bastante a los litros de sangre -- uno de los ajustes más evidentes. Otro, es que ha desaparecido el acento brasileño de Wagner Moura, que fue una enorme distracción (en la primera temporada, en particular). También hay que decir que se extraña al Escobar de Moura de la segunda temporada, una presencia escalofriante.

Nota del editor: Esta crítica se hizo tras ver los cinco episodios de la serie, que no son tan violentos como las temporadas pasadas. Sin embargo, después de eso, la serie vuelve a sus orígenes y la cosa se pone igual de violenta que cuando se trababa de Escobar.

Tras la muerte del espeluznante líder del cartel de Medellín, ahora el foco de la serie está en el cartel de Cali, que vimos ascender en la segunda temporada.

Quien vuelve para dominar la pantalla con su ambivalencia ética y moral es el agente Javier Peña, protagonizado por el excelente Pedro Pascal. (A quien no extraño es al agente Steve Murphy de Robert Boyd Holbrook, quien siempre me pareció que iba a la sombra de Pascal). Peña se ha convertido en el hilo conductor de la serie, y eso es algo bueno.

También vuelve Damián Alcázar como el patriarca del cartel de Cali, Gilberto Rodríguez Orejuela, un personaje más medido y humano que Escobar, a quien debemos agradecer que esto ya no sea una carnicería. Quien recuerda al capo muerto es el otro Rodríguez Orejuela, Miguel (Francisco Denis), el paranoico y violento de la familia. Los otros dos capos del cartel y protagonistas son Pacho Herrera (Alberto Ammann) y Chepe Santacruz (Pepe Rapazote).

Las dos principales virtudes de esta temporada es un elenco que, a pesar de no tener un personaje como el de Escobar, hace un trabajo medido y muy creíble y funciona bien juntos, como ensamble, y también individualmente. La segunda es que los escritores de la serie han pulido esa fórmula a la que me refería arriba al grado de garantizar acción y suspenso en cada episodio, sin depender solamente de la violencia desmesurada de las dos primeras temporadas.

Para los fanáticos de una serie, esa predictibilidad es algo bueno, mientras esté garantizado que la serie puede seguir avanzado una narrativa. La forma en que lo hace Narcos es introduciendo a nuevos personajes secundarios que, evidentemente, se convertirán en centrales una vez que los actuales (los líderes del cartel de Cali) mueran o sean capturados. En esta ocasión, ese personaje es Amado Carrillo Fuentes, 'El señor de los cielos', realizado por el actor mexicano José María Yazpik, que apunta a que la cuarta temporada de Narcos será sobre el cartel de Juárez.

Tristemente, la historia reciente del narcotráfico garantiza que habrá Narcos para rato.

La tercera temporada de Narcos se estrena en Netflix a nivel global el 1 de septiembre de 2017.