Nadella busca romper con el pasado de Microsoft

El jefe de Microsoft ha enviado señales claras de un cambio radical para destacarse en un mundo post-Windows, donde la nube y lo móvil deben ser la prioridad.

nad.jpg
Satya Nadella, presidente ejecutivo de Microsoft.Foto de Justin Sullivan, Getty Images

Él nunca, nunca, diría esto en público, pero el presidente ejecutivo de Microsoft, Satya Nadella, está dispuesto a aniquilar a Windows.

Bueno, no literalmente. Pero al analizar los discursos de Nadella en busca de pistas, una lectura atenta de sus palabras y acciones como presidente ejecutivo dice mucho acerca de sus intenciones de posicionar a Microsoft como una empresa para un mundo post-Windows y reducir drásticamente su dependencia de las computadoras.

Ahora que la compañía se prepara para anunciar sus ganancias del cuarto trimestre fiscal el martes, los analistas y ejecutivos de la industria están prestando mucha atención a los esfuerzos de Nadella para centrar a Microsoft más en plataformas de software, tales como la nube, y en kits de herramientas de productividad como parte de una estrategia más amplia. Incluso si eso significa mandar a Windows al asiento trasero.

Después de todo, ya no vivimos en un mundo de Windows vs. Mac o Windows vs. Linux. El gran éxito de los teléfonos inteligentes y las tabletas también significa tomar en cuenta plataformas como Android y iOS. Por desgracia para Microsoft, sus esfuerzos con Windows Phone no han ayudado mucho en ese sentido.

Vamos a escuchar más sobre ese nuevo enfoque de Nadella después de que se anuncien las ganancias esta misma tarde. Se espera que la compañía gane US$2.69 por acción para el cuarto trimestre fiscal, de acuerdo con la estimación de un consenso de analistas encuestados por Thomson Reuters. Dejando de lado algo totalmente inesperado, Wall Street espera ver un mayor crecimiento en los servicios en la nube y en su negocio de hardware.

Microsoft también podría compartir más detalles acerca de sus planes de reestructuración tras el anuncio la semana pasada de hasta 18,000 recortes previstos. Los despidos afectarán a zonas donde ahora se ven redundancias, sobre todo después de la polémica adquisición de Microsoft del negocio de teléfonos móviles de Nokia.

La compra de Nokia sigue siendo una adquisición poco popular entre muchos en Wall Street. "Creemos que a los inversionistas les gustaría saber por qué la compañía está en ese negocio para empezar," escribió en una nota el analista Rick Sherlund, de Nomura Securities.

Amy Hood, la directora general de finanzas de Microsoft y ex-alumna de Goldman Sachs y quien habla muy bien el lenguaje de Wall Street debería ser capaz de calmar cualquier preocupación al respecto, así como manejar las preocupaciones sobre cualquier impacto financiero causado por la transición de Office desde el escritorio a la nube. Pero una noticia más interesante es si Nadella ya empieza a hablar acerca de aspectos específicos para volver su visión de Microsoft en una realidad.

"Satya ha hecho algunos cambios de reestructuración y estrategia muy significativos y eso es importante. Lo hemos esperado por mucho tiempo", dijo el analista de Forrester, Ted Schadler. "Así que la oportunidad está allí en términos de conseguir la estructura adecuada y centrarse en hacer las cosas bien."

En sus declaraciones públicas y misivas de correo electrónico desde que reemplazó a Steve Ballmer como presidente ejecutivo en febrero, Nadella ha discutido en repetidas ocasiones su intención de transformar la cultura corporativa de Microsoft y preparar a la compañía para competir en lo que él describe como un mundo "móvil -y nube- en primer lugar".

El mensaje ha resonado en Wall Street. Incluso antes de que Microsoft nombrara a Nadella como presidente ejecutivo en febrero, la acción había comenzado a subir en previsión de un cambio y ahora se cotiza en torno a su máximo en 14 años.

Si esa tendencia continúa, o no, dependerá del éxito de la ingeniería de Nadella y de lo que sería una clara ruptura con el pasado de Microsoft. "La estrategia está en un nivel por encima de Windows, Windows tiene que ponerse en forma para dar el ancho", dijo un alto ex ejecutivo de Microsoft para describir el ritmo de la era Nadella.

Eso no es una exageración. Considera el email que envió Nadella a los empleados de Microsoft recientemente. En esencia, era un refrito ampliado de los temas sobre los que ha hablado desde que asumió su cargo. Cubrió todo lo imaginable, pero sin entrar en profundidad sobre el tema Windows. Sí, hubo una mención superficial sobre el compromiso de Microsoft para hacer de Windows "el sistema operativo más seguro, manejable y apto para las necesidades de una fuerza laboral moderna". Pero se trataba de un documento revelador. Para los primeros dos presidentes ejecutivos de la compañía, Bill Gates y Steve Ballmer, Windows era el equivalente al aire que respiraba Microsoft.

Cinco palabras resumieron la supuesta base de todas las decisiones de gestión en Microsoft desde finales de 1980: proteger la franquicia de Windows. Windows puede todavía ser lo más importante para el Microsoft de Nadella - al menos por ahora - pero el nuevo jefe está dispuesto a replantear a la empresa para que se destaque en un futuro mundo post-Windows.

Los sistemas operativos de escritorio ya no dominan el mundo de la informática y Nadella sabe que sería fatal anclar el futuro de Microsoft con el pasado de Microsoft. En cambio, él quiere que la compañía gire en torno al concepto de productividad, donde la computación móvil y la nube son lo que más interesa. "La nube lo hace posible, pero sin el factor móvil, ya sean sensores o dispositivos móviles, no vas a tener el impacto en el mundo y la vida de las personas", dijo Nadella a un grupo de socios de negocios de Microsoft en Washington, DC, la semana pasada.

Nadella ha prometido canalizar la burocracia y agilizar el proceso de toma de decisiones. Y eso no puede llegar lo suficientemente pronto para Jonathan Hill, decano asociado de la Escuela de Ciencias de la Computación y Sistemas de Información en la Seidenberg Pace University de Nueva York.

"[Microsoft] ha pasado de ser un líder a ser un segundón", dijo Hill. "Los buenos estudiantes graduados nos están diciendo que la línea de productos Microsoft no era lo que estaban buscando para hacerse de experiencia".

El sentido de urgencia de Nadella se ve aunado a las declaraciones recientes del director de operaciones de Microsoft, Kevin Turner, quien señaló públicamente que si se suma a los teléfonos inteligentes junto con las tabletas y las computadoras, la cuota de mercado colectiva de Microsoft para sistemas operativos es del 14 por ciento. El catorce por ciento. En comparación, la cuota de mercado de escritorio de Microsoft para Windows es de alrededor de 90 por ciento.

"La realidad es que el mundo ha evolucionado", dijo Turner.

Close
Drag