CNET también está disponible en español.

Ir a español

Don't show this again

Industria de la tecnología

El muro de Trump podría ser una barrera virtual patrullada por drones

Muchas empresas esperan ganar millones de dólares en gastos de seguridad fronteriza, una vez que el presidente declare el estado de emergencia nacional.

The AeroVironment Puma drone, already used by the military, can be launched by hand.

El dron Puma de AeroVironment, que ya utilizan los militares, puede ser lanzado a mano.

AeroVironment

El presidente Donald Trump tiene la visión de un "muro grande y hermoso" de concreto y acero en la frontera entre Estados Unidos y México. Pero además de esa barrera física, también podría haber una flota de drones zumbando por el cielo.

En la industria tecnológica, muchos consideran que una frontera protegida por drones no solo es algo probable sino inevitable, que ayudará a la Patrulla Fronteriza de EE.UU. a ampliar su campo de visión y comunicarse mejor. Según los promotores de esta tecnología, los drones podrían facilitar a los agentes distinguir a los inmigrantes y contrabandistas de las vacas y coyotes que vagan por la frontera.

"Esta podría ser la solución del siglo XXI al problema de la protección fronteriza", dijo Chris Eheim, director de tecnología de Sunflower Labs —una empresa emergente de drones para seguridad— e ingeniero aeroespacial con 15 años de carrera. La Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de EE.UU. ya utiliza varios enormes drones militares con una envergadura de 66 pies (unos 20 metros), pero, gracias a las modernas innovaciones en la tecnología de drones, se podría equipar a los agentes con aeronaves más pequeñas y económicas que pueden ser lanzadas desde la parte trasera de un camión.

La empresa de Eheim no está enfocada en el negocio de la seguridad fronteriza. Pero muchas empresas fabricantes de drones piensan que su tecnología es una buena opción, entre ellas Tactical Micro, Fortem Technologies, AeroVironment, PrecisionHawk y Aria Insights.

El uso de drones en la frontera internacional marcaría un nuevo hito en la expansión de estos vehículos no tripulados en nuestras vidas cada vez más digitales. Los agentes inmobiliarios los utilizan para crear espectaculares videos promocionales de las propiedades que venden; los fotógrafos de bodas, para tomar imágenes panorámicas de los recién casados; y los operadores de tuberías, para inspeccionar su infraestructura. Por su parte, el director ejecutivo de Amazon, Jeff Bezos, tiene planes para entregar paquetes usando estos vehículos autónomos.

La opción del uso de drones —además de los tradicionales muros de concreto— probablemente se analizará con más detenimiento ahora que el presidente Trump está por declarar un estado de emergencia nacional con el fin de obtener financiamiento para las medidas de seguridad fronteriza. Esta acción se da aun cuando el presidente planea firmar un proyecto de ley de compromiso que incluye US$1,380 millones para su proyecto estrella. El Congreso aprobó esta legislación el jueves para evitar otro cierre del gobierno.

Muchos organismos de seguridad ya tienen la mirada puesta en ellos, por lo que los drones constituyen una alternativa tecnológica probable para la protección de las fronteras. Sus cámaras ven más lejos que los ojos de los agentes, y sus sensores para evitar obstáculos les permiten volar por sí mismos.

Ni la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza ni la Casa Blanca respondieron a nuestra solicitud de comentarios sobre este artículo.

Un 'muro inteligente'

Trump ha exigido la construcción de un muro de 30 pies de altura (unos 10 metros), hecho de acero o concreto y, en su visión, más difícil de escalar que el monte Everest. Sus intentos fallidos por financiar el proyecto llevaron al cierre del gobierno federal más prolongado de la historia estadounidense, de diciembre a enero. Los críticos lo ridiculizan como un enfoque "medieval", y se burlan de los US$5,700 millones que Trump quiere pagar por él.

La compra de propiedades privadas, la excavación de zanjas y la colocación de listones de acero de 30 pies de altura (unos 10 metros) a lo largo de tan solo una parte de las casi 2,000 millas (unos 3,200 kilómetros) de la frontera entre EE.UU. y México es una tarea costosa y prolongada. Es por eso que los drones de alta tecnología constituyen una alternativa tan atractiva.

El representante demócrata James Clyburn, de Carolina del Sur, apoyó la idea en un artículo de opinión publicado en enero en The Hill, donde abogó por un "muro inteligente". El muro virtual que propone Clyburn usaría drones y sensores para crear "una barrera tecnológica demasiado alta para escalarla, demasiado amplia para rodearla y demasiado profunda para cruzarla por debajo".

Los demócratas de la Cámara de Representantes propusieron un plan que pide, entre otras cosas, "tecnología de vanguardia a lo largo de la frontera para mejorar la conciencia del entorno". Demócratas y republicanos trabajaron para lograr un compromiso de seguridad fronteriza por US$1,375 millones a fin de evitar el cierre del gobierno. El paquete incluye US$100 millones para drones y otras tecnologías de vigilancia.

"Los drones son un complemento natural para la seguridad fronteriza", dijo Diana Cooper, vicepresidenta sénior de PrecisionHawk, una empresa que vende herramientas para la gestión de drones. "Es mucho más fácil reasignar una tarea a un dron que a un satélite".

Sin embargo, algunos grupos de activistas no están muy contentos con la vigilancia masiva que hacen posible los drones y otras tecnologías como el reconocimiento facial y los datos biométricos, incluido el uso de huellas dactilares para la seguridad fronteriza. El jueves, un conjunto de agrupaciones, entre ellas Fight for the Future, Defending Rights and Dissent, Access Now, el Comité Árabe-Estadounidense contra la Discriminación, Free Press Action y Demand Progress, entregaron a los demócratas de la Cámara de Representantes miles de firmas (enlace en inglés) de personas que se oponen al uso de la tecnología.

Y en una carta dirigida a la Cámara de Representantes la semana pasada, estos y otros grupos señalaron que el Congreso no debería ampliar el financiamiento para tecnología de control fronterizo (enlace en inglés) y que esto debería ser motivo de preocupación incluso para quienes no están cerca de la frontera. "Sabemos que la frontera es a menudo un campo de pruebas para tecnología de vigilancia que luego se implementa en todo Estados Unidos. [El uso generalizado de] tecnología de vigilancia constituye una grave amenaza para los derechos humanos y las libertades constitucionales", dice la carta.

Grandes drones, pequeños drones

Los drones —también llamados vehículos aéreos no tripulados (VANT)— van desde ruidosos cuadricópteros (aeronaves con cuatro rotores) hasta enormes miniaviones de carga. La Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza ya ha utilizado drones Predator de tipo militar, que pueden alcanzar una altura de 9 millas (unos 15 kilómetros) y detectar actividades ilegales como el contrabando fronterizo.

Lo que está cambiando es que los nuevos modelos de dron, más pequeños y más baratos que las enormes alternativas militares, pueden ser adaptados para usos específicos en la frontera. Entre ellos:

Camiones equipados con drones. Tactical Micro ya acondiciona camionetas de la Patrulla Fronteriza de EE.UU. con brazos mecánicos equipados con cámaras, los cuales se extienden hasta alcanzar una altura de 34 pies (unos 10 metros) y permiten a los agentes un radio de visión de 6 millas (unos 10 kilómetros). Hasta el momento, hay 14 camionetas equipadas con estos sistemas de US$340,000. Y ahora están agregando a las camionetas un dron que permite realizar inspecciones más cercanas y que los agentes pueden lanzar con solo presionar un botón. "Puedes enviar un dron a 100 pies [unos 30 metros] sobre un objetivo y ver lo que están haciendo", dijo el director tecnológico John Moulton. "¿Es una madre con sus hijos? ¿O traficantes de drogas con mochilas y rifles?".

Drones con asistencia de radar. Los agentes puede usar los sistemas de radar de Fortem Technologies, que pesan tan solo 1.5 libras (unos 0.7 kilos), se montan sobre un trípode y permiten un escaneo rápido y de largo alcance durante el día o la noche. Luego, pueden enviar un dron a confirmar cualquier alerta del radar, dijo el director general de la empresa, Tim Bean. Estos sistemas pueden costar entre US$40,000 y 80,000, dependiendo de si se utilizan con drones pequeños que funcionan con baterías o con modelos a gas de mayor alcance.

Aria Insights vende drones atados que pueden proporcionar una vista aérea o ampliar las comunicaciones por radio.

Pat Piasecki/Aria Insights

Drones de alas fijas para vuelos de mayor duración. Los drones de AeroVironment se pueden lanzar a mano y caben en una mochila. La empresa ya ha vendido decenas de miles de unidades al ejército, según Steve Gitlin, vicepresidente de estrategia corporativa de la empresa. Un sistema Raven de US$200,000 incluye cinco aviones, cada uno de los cuales pesa 5 libras (unos 2,26 kilos) y tiene una autonomía de vuelo de 60 a 90 minutos.

Drones atados para vigilancia y comunicación. Aria Insights vende drones de seis rotores que pueden mantenerse flotando a 400 pies (unos 120 metros) sobre el suelo durante largos períodos de tiempo —el récord es de 10 días— porque están atados (sujetos por un cable) a una estación terrestre que les proporciona energía. Este dron puede albergar dos tipos de cámaras o combinar una sola cámara con un repetidor que amplía el alcance de las comunicaciones de radio hasta 40 millas (unos 65 kilómetros), dijo Elizabeth Brozena, vicepresidenta de la empresa. Con una cadena de drones atados a camiones o edificios, "podemos crear un muro virtual con gran rapidez", dijo.

Es poco probable que los drones operen de manera aislada. Varios ejecutivos dijeron que consideran sus productos como un buen complemento para muros, cercas y otras barreras físicas.

Y una nueva tecnología de sensores podría ayudar a que los agentes sepan dónde enviar los drones. Los sensores de radar de Fortem podrían instalarse en edificios. Los mismos escáneres lidar que están revolucionando los automóviles con escaneo láser en 3D también podrían funcionar en la frontera. Y los geófonos de detección de vibraciones y cables de fibra óptica enterrados (enlace en inglés) pueden ayudar a detectar intrusos.

A Customs and Border Protection drone for patrolling the southern border of the United States.

Un dron Predator B de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza para el patrullaje de la frontera sur de Estados Unidos.

Gerald L Nino/CBP

Problemas de alta tecnología

Los drones pueden ayudar en gran medida a hacer cumplir la ley, pero a algunos no les gusta que puedan verlo todo y todo el tiempo.

La vigilancia constante de un área puede significar costos para la privacidad y la libertades civiles de los residentes y viajeros en zonas de frontera, dijo Neema Singh Guliani (enlace en inglés), abogada de la Unión Estadounidense por las Libertades Civiles que anteriormente trabajó en el Departamento de Seguridad Nacional de los Estados Unidos.

"Muchos tendríamos objeciones a una infraestructura de vigilancia en nuestras comunidades que pueda rastrear todos los lugares a los que vamos, cada vez que vamos al consultorio de un médico o a un lugar de culto", dijo. "Se está registrando una gran cantidad de datos personales. Y el Departamento de Seguridad Nacional tiene antecedentes de no implementar las protecciones a la privacidad que deberían implementarse".

La fiscalización gubernamental de los drones para el control fronterizo existentes ya ha despertado preocupación. Un informe de 2018 de la Oficina de Responsabilidad del Gobierno encontró problemas de privacidad con el manejo de datos (enlace en inglés), y un informe de 2014 no encontró pruebas de que los drones contribuyan (enlace en inglés) con objetivos como reducir los costos de la vigilancia fronteriza y detener a las personas que intentan cruzar ilegalmente la frontera.

Pero la tecnología de drones del mañana será muy diferente de los enormes drones Predator que ya protegen el país.

Es probable que quienes estén en la frontera vean una mayor cantidad de drones, más allá de cómo se resuelvan las diferencias políticas actuales, dijo Cooper, de PrecisionHawk.

"Con muro o sin muro, el futuro dependerá de los drones", concluyó.