CNET también está disponible en español.

Ir a español

Don't show this again

Deportes

Así fue como México, Estados Unidos y Canadá ganaron la sede del Mundial

El fútbol derrumba muros y abraza la cooperación: los tres países norteamericanos organizarán la competición juntos a pesar de la actitud belicosa del presidente Donald Trump hacia sus vecinos.

fifa-world-cup-2018-balon-oficial

La Copa regresa a América.

Adidas

Un tridente impensable antes del triunfo de Donald Trump será el encargado de organizar el Mundial de fútbol de 2026, según decidió la FIFA a un día del inicio de Rusia 2018

La candidatura americana ganó por un total de 134 votos a favor por los 65 de Marruecos y una abstención en el Congreso de la FIFA que se celebró este miércoles en Moscú, un día antes del partido inaugural entre Rusia y Arabia Saudita.

Después de Catar 2022, sede que levantó mucha crítica por las condiciones adversas para jugar fútbol (en específico el inmenso calor), explotación laboral (inmigrantes subpagados como mano de obra) y la poca tradición futbolística, la FIFA debía escoger un nuevo continente para realizar su competencia estrella. En la contienda, Norteamérica se impuso a África.

El proceso para elegir la nueva sede se retrasó debido al caso de la corrupción en la FIFA en 2015 y la posterior renuncia del presidente de la organización global, Joseph Blatter.

Cuando se dio luz verde, el 10 de abril de 2017 se oficializó la candidatura conjunta de los tres países. Como no había otro postulante, la Concacaf, que reúne a las selecciones de Centroamérica y Norteamérica, solicitó que se adelantara el proceso de elección para el 13 junio de 2018, cuando se realizaría el congreso de la FIFA.

La propuesta fue aceptada, pero el 11 de agosto de 2017, último día para optar por la organización del torneo, Marruecos anunció su deseo de albergar la Copa de 2026.

Comienza la competencia

Tras la entrega de las propuestas en marzo de 2018, un comité ejecutivo de la FIFA, formado por cinco miembros, realizó un informe en el que detallaba las fortalezas y debilidades de las posibles sedes y lo puso a disposición del Consejo Directivo.

En el informe, de un total de 500 puntos posibles, la candidatura tripartita obtuvo 402.8 y Marruecos 274.9. Favorecía a los países de América la infraestructura (estadios, instalaciones para equipos y árbitros, alojamiento, transporte, centros de comunicación y zonas para aficionados). La nación africana tenía como mayor fortaleza los costos (organización, entradas, hospitalidad y apartados comerciales). 

La propuesta conjunta de México, Estados Unidos y Canadá fue presentada con 16 sedes y 23 estadios repartidos entre los tres países. Los organizadores esperan reunir en beneficios económicos US$5,000 millones. 

Marruecos, que tenía el respaldo oficial del gobierno, contemplaba 12 sedes y 14 estadios (seis debían construirse y tres mejorarse). Auguraban sumar un importe similar en recursos económicos, exhibiendo su potencial turístico como principal arma.

El comité evaluador advirtió como dudas en el caso de las tres sedes, el apoyo del gobierno, los derechos humanos y las normas laborales (las medidas tomadas por Donald Trump "podría discriminar en el ingreso al país", dice el documento) y y los costos de organización (diferentes sedes generan más gatos que una sola, obviamente).

La experiencia de Estados Unidos, que organizó un exitoso torneo en 1994, a pesar de que no contaba ni con una liga profesional ni una afición conocida y la de México, que fue sede en 1970 y 1986, pudo haber sido clave, dada la inexperiencia del rival.

Marruecos suma así otra derrota, tras haberlo intentado en 1994, 1998, 2006 y 2010.

CALENDARIO: Todos los partidos de Rusia 2018

RUSIA 2018: Toda nuestra cobertura del Mundial 2018