guía de compras navideñas

Un viaje a las entrañas de las motocicletas MotoGP de Honda

Las motocicletas MotoGP de Honda son las más rápidas del mundo, y la tecnología que llevan dentro es esencial para alimentar su velocidad y seguridad. Acompáñanos en un recorrido hacia la victoria.

mgp20140413austinmarcmarquez8452.jpg
Los motociclistas de Honda Marc Márquez y Dani Pedrosa corren en la pista.Foto de HRC

MotoGP es la máxima carrera de motocicletas en el mundo. GP es el acrónimo de Grand Prix o "gran premio", una frase que lo dice todo. En un domingo cualquiera, la persona que se para sobre el podio de MotoGP es el mejor motociclista del mundo.

Y este premio tiene el mismo peso para los fabricantes de las motos que montan los pilotos. Los fabricantes invierten millones de dólares en crear motocicletas prototipo personalizadas cuyo aspecto difiere mucho de los vehículos que comúnmente ves en la calle. Durante años, se trataba del mejor motor, el mejor chasis o la mejor suspensión. Y ahora, existe otro factor con igual nivel de importancia: los electrónicos.

Una motocicleta MotoGP moderna está repleta de tecnología, y en la temporada 2014 Honda ha dominado la categoría. No obstante, le ha costado mucho esfuerzo: desde adquirir recursos de ingeniería de todos los rincones del mundo para crear un cohete de dos ruedas hasta llevar al motociclista Marc Márquez a la victoria una y otra vez. Y hasta ASIMO, el pequeño robot blanco que no es conocido por su velocidad, ha tendido una mano de ayuda.

Visité el equipo de la fábrica Repsol Honda MotoGP en Indianápolis, la pista de carreras más histórica del mundo, para ver cómo se fabrica todo.

La tecnología

14gp100653an.jpg
La cabina de una moto Honda MotoGP.Foto de Andrew Northcott

Las máquinas MotoGP son milagros sobre dos ruedas, hechas a mano con materiales exóticos. El chasis y la carrocería de fibra de carbono, llantas de magnesio y motores de 1,000cc que ofrecen más de 240 caballos de fuerza. Las motos deben pesar 158 kilos para poder aprobar la inspección, lo que les confiere una increíble relación de poder y peso. Ir de 0 a 96 kilómetros por hora toma un espacio de 2 segundos, y las motos pueden alcanzar una velocidad máxima de más de 346 kilómetros por hora.

Para poner esto en perspectiva, considera el Dodge Challenger SRT Hellcat. Este coche tiene 707 caballos de fuerza gracias a su motor Hemi V-8 y pesa unos 2,040 kilos. Dada esa masa, para poder alcanzar la aceleración de una moto MotoGP, el Challenger necesitaría 3,100 caballos de fuerza. Y necesitaría también llantas mucho más grandes.

Con esa clase de fuerza, el coche sería muy divertido pero no se podría manejar. Pero, de todos modos, para nosotros los simples mortales, las motos MotoGP son casi inmanejables. Y eso se debe al diseño -- al menos en parte. Estas motos están equipadas con un paquete electrónico que ayuda a los motociclistas a domar estas bestias y llenar cualquier brecha en la capacidad humana.

El control de tracción juega un papel importante. El control de tracción previene que la llanta trasera, que es potenciada por el motor, para evitar que gire más rápido de lo que debería y resulte en un accidente. Puede sonar como una tarea trivial, pero en el mundo de las carreras de motocicletas, nada es fácil.

mgp20140530mugellomarcmarquez3708.jpg
Marc Márquez logra un ángulo de inclinación casi sobrenatural.Foto de HRC

Para girar una motocicleta mientras está corriendo a gran velocidad, necesitas inclinarte. Y, de hecho, las motos MotoGP se pueden inclinar bastante, hasta 64 grados -- lo suficiente como para que los motociclistas puedan arrastrar la rodilla en una esquina y hasta el codo y el hombro. Cuando la moto se inclina hacia un lado, la forma de la llanta cambia. Su diámetro efectivo disminuye, acortando el engranaje y forzando al motor a girar más rápidamente.

La zona de contacto de la llanta, ese pequeño pedazo de caucho que hace contacto con el suelo, cambia de acuerdo al ángulo de inclinación, por lo que el control de tracción del MotoGP tiene que tomar en cuenta el ángulo de la moto como también su velocidad, tipo de llanta y otra docena de factores. Estas configuraciones no cambian de una pista a la otra, sino que cambian de esquina a esquina, a veces docenas de veces en una sola vuelta a la pista.

Takeo Yokoyama, el director técnico del equipo de fábrica Repsol Honda, dijo: "Cada esquina tiene lo que llamamos un objetivo de resbale. Por ejemplo, cuando tenemos un ángulo grande, puedes ir más rápido. Puede abrir más el acelerador". En otras palabras, en las cuestas del pavimento que dan hacia la parte interior de la esquina existe un poco más de agarre. "También, la superficie de la pista es distinta en cada esquina, especialmente en la pista ovalada y al interior de la pista, el coeficiente de fricción es completamente distinto, así que debes tener configuraciones totalmente distintas".

mgp20140810indianapolismrtyokoyama9501.jpg
El director técnico del equipo de Honda Takeo Yokoyama.Foto de HRC

Debido a que la moto se puede encargar de esto por sí sola, dice Yokoyama, los ingenieros diseñan el chasis de una manera distinta. "Si no tienes control de tracción, la moto tiene que absorber una gran cuesta. Pero si estás seguro de que la moto no se comportaría de esta manera, gracias a su sofisticado control, puedes fabricar el chasis para que sea más flexible, y así la moto pueda girar mejor, y el motociclista pueda sentir más confianza".

Los electrónicos también afectan la configuración del equipo. Livio Suppo, el director del equipo, ha estado en este deporte durante décadas y ha presenciado su evolución. "En 2002 y 2003, debutaron los electrónicos, y usualmente un encargado de electrónica por motociclista bastaba. Ahora todo el equipo tiene dos encargados de electrónica por piloto, además del ingeniero en jefe. Además tenemos un par de gente más de respaldo. Así que sí, mucho ha cambiado".

También está el equipo de ingenieros en Japón, en la sede de Honda Racing Corporation, quienes están analizando los datos y dando consejos entre sesiones. Con cuatro motociclistas en varios equipos, se transmite una gran cantidad de datos. Yokoyama no me dijo mucho, con excepción de esto: "Después de la carrera del domingo, por supuesto que tratamos de enviar los datos. A veces toma cinco o seis horas". Eso es un montón de datos para una carrera de 45 minutos de duración.

El talento

mgp20140501jerezrepsolhondateam5765.jpg
Marc Márquez y Dani Pedrosa.Foto de HRC

El equipo Repsol Honda tiene dos motociclista. Uno es un veterano: Dani Pedrosa, de 29 años, que se unió al MotoGP en 2006. Ha participado en carreras para Honda durante toda su carrera MotoGP. El otro motociclista es el joven de 21 años Marc Márquez, quien se unió al Repsol Honda MotoGO en 2013. Durante su temporada de novato, venció a los mejores para coronarse en los campeonatos mundiales.

Los motociclistas, ambos españoles, son pequeños como los jinetes de caballos y toman ventaja de la regla de MotoGP que especifica un peso mínimo para la moto mas no para el conductor y la moto juntos. Pedrosa mide 1.57 metros y pesa sólo 112 libras. Márquez mide 1.67 metros y pesa 130 libras.

La carrera en Indianápolis representó la décima parada de la temporada 2014, y antes de ese fin de semana Márquez había ganado todas las carreras en las que participó. Se veía invencible. "Nos está avergonzando a todos", dijo Cal Cruchlow, un motociclista británico para el equipo italiano Ducati. "Le llamamos 'el gato' porque siempre aterriza de pie".

En efecto, Márquez tiene una capacidad innata de salirse de los problemas. Muchas veces a lo largo de la temporada, era casi seguro que iba a chocar, pero con un empujoncito de la rodilla sobre el asfalto, un movimiento del codo y un giro de la muñeca derecha, Márquez es capaz de enderezar la moto y continuar con la carrera.

Esto requiere de mucho talento, pero también requiere de una moto con una configuración perfecta y un manejo predecible. Para que todo salga correctamente, el motociclista debe confiar en su equipo. Y, de igual manera, el equipo debe confiar en el motociclista.

mgp20140321qatarmarcmarquez9984.jpg
Marc Márquez y su equipo ajustan y le dan los toques finales a la moto.Foto de HRC

Livio Suppo dice: "Los motociclistas de primera categoría usualmente saben muy bien lo que está sucediendo. No necesitan una excusa". Sin embargo, cuando la cosas no marchan bien, esa confianza se puede convertir en paranoia. "El motociclista necesita tener un gran ego, de lo contrario no puede hacer su trabajo. Así que, si un motociclista no es el más rápido, esto se debe a que la moto no está configurada, y que la moto no es lo suficientemente buena, y que el técnico se ha equivocado. Así que, cuando empiezan a pensar 'Marc es mejor que yo', bueno, es mejor que se queden en casa". Suppo hace una pausa por un momento para luego arremeter: "Así que te imaginarás qué está pensando la gente esta temporada".

14gp101334an-fixed.jpg
Dani Pedrosa habla con el autor de esta nota, Tim Stevens, en Indianápolis.Foto de Andrew Northcott

Más allá del factor de la autoconfianza, también se trata de una curva de aprendizaje. Dani Pedrosa tuvo el privilegio de trabajar en esta curva de aprendizaje a lo largo de su carrera. "Cuando no tienes suficiente experiencia, es difícil saber cuándo un problema surge del chasis, del motor, de la llanta o de los electrónicos. Por eso, hasta que adquieras suficiente experiencia para saber de dónde surgen los problemas, entonces sí que es difícil. Pero una vez que empieces y adquieras más conocimiento, podrás sentir la diferencia, y se hace más sencillo".

La conexión ASIMO

meetasimo-1.jpg
Foto de Honda

Entonces, ¿cómo es que una máquina de dos ruedas encuentra relación con un robot de dos piernas? Para encontrar la respuesta, acudí a Masanori Takahashi, el ingeniero en jefe de Honda Racing Corporation en Japón. Takahashi fue seleccionado para trabajar con la división ASIMO de Honda para enfrentarse a un desafío: hacer de la moto más consciente de sus movimientos.

Específicamente, la moto necesitaba ser mejor para determinar su inclinación. Recuerda que el control de tracción y los electrónicos necesitan saber la posición exacta de la moto en relación con el suelo. Takahashi y su equipo necesitaban mejorar esa precisión, y es entonces cuando el pequeño robot hace su aparición.

"Hemos aplicado la tecnología de cálculo de inclinación de ASIMO a la moto MotoGP... La información requerida para calcular la inclinación es casi la misma", dijo Takahashi. Mientras que ASIMO necesita esta información para no caerse, estos datos en la moto le ayudan a modular la potencia del motor. "No controlamos directamente la postura de la moto MotoGP. Controlamos el poder del motor para prevenir los resbalones, y como resultado las desviaciones del cabeceo y balanceo se reducen".

Eso suena como una tarea ordinaria, pero recuerda que cualquier sensor montado en una moto MotoGP debe estar a un pie de distancia de un motor que está girando a 14,000 RPM. "La mayor ventaja de esta tecnología es la alta precisión y responsabilidad en el cálculo del ángulo de cabeceo y balanceo de la MotoGP en condiciones difíciles con mucha fuerza centrífuga y vibración".

En otras palabras, lo que funciona para que ASIMO pueda caminar sin caerse en un escenario funciona igual de bien en una pista de carreras a más de 320 kph.

Los resultados

mgp20140810indianapolismarcmarquez1693.jpg
Marc Márquez celebra su décima victoria consecutiva en la temporada 2014.Foto de HRC

De cara a la carrera en Indianápolis, todo iba viento en popa para Márquez. Estaba en una posición de ventaja después de establecer el tiempo más rápido para calificar. Su competencia de Yamaha llevaba la delantera, con los antiguos campeones mundiales Jorge Lorenzo y Valentino Rossi disputándose la victoria. La disputa los desaceleró, dándole espacio así a Márquez, quien los sobrepasó y cruzó la línea de meta dos segundos antes que ellos, obteniendo así su décima victoria consecutiva durante la temporada 2014. Su compañero Pedrosa obtuvo el cuarto lugar.

Pedrosa obtendría la victoria en la próxima carrera en la República Checa, siendo él el que rompiera la racha de victorias de Márquez. Pero eso no fue obstáculo para que Márquez acumulara suficientes puntos para ganar el campeonato mundial 2014. Márquez se convirtió así en el mejor motociclista del mundo. Y, obviamente, mucho le tiene que agradecer al equipo de Honda, desde el motor, el chasis, la suspensión y hasta ASIMO.

En vista de todo esto, ¿cuál es el próximo paso? ¿Veremos a ASIMO montado en una Honda RC213V participando en una carrera? "Eso", dijo el ingeniero eléctrico en jefe Masanori Takahashi, "va más allá del mundo de las posibilidades".