CNET también está disponible en español.

Ir a español

Don't show this again

'Morí a manos del Imperio en mi primera misión como Jedi'

La experiencia virtual de Trials on Tatooine de Lucas Films nos da una probadita de lo que podría ser el futuro del cine en el que nos convertimos en un personaje más de la saga.

Close
Drag
Autoplay: SI Autoplay: NO

Siempre había sospechado que albergaba en mi interior los poderes de la Fuerza y que bastaría con un buen sable y el entrenamiento adecuado para convertirme en la versión femenina de Obi-Wan Kenobi.

Estaba muy equivocada.

Anoche morí a manos del Imperio. Luché contra unos Stormtroopers, a quienes enfrenté con una espada láser, pero no me refiero a los palos de escoba convertidos en sable por mi propia imaginación con los que jugaba cuando era niña. Me refiero a un sable Jedi de verdad. O más bien, de verdad virtual.

La experiencia de Trials on Tatooine es el proyecto más reciente de los genios de ILMxLabs, el laboratorio de realidad virtual y aumentada dentro de Lucas Films que presumieron sus creaciones durante la semana de GDC, la conferencia de desarrolladores de videojuegos.

Llegué a las oficinas de Lucas Films en San Francisco con el equipo de CNET sin saber qué esperar de la demostración que nos iban a presentar. Nos pasaron, uno por uno, a una habitación pequeña en la que nos esperaban unas gafas HTC Vive conectadas a una computadora con un solo controlador en el suelo.

Luego de colocarme las gafas, me indicaron que caminara a mi alrededor para familiarizarme con el espacio. Las paredes de la habitación aparecían como barreras azules dentro del espacio virtual para evitar un choque y en segundos se apagaron las luces y la pantalla se oscureció.

Comenzó la conocida sinfónica y las letras flotantes de la saga explicando mi misión: ayudar a la Rebelión en Tatooine, el planeta del que son originarios Luke y Anakin.

Terminó el mensaje y vi cómo el Halcón Milenario aceleraba a velocidad de la luz y desaparecía en el horizonte. Aterricé sobre una montaña de chatarra y arena en Tatooine, mientras la nave se estacionaba a mis espaldas. Escuché la voz de Han Solo avisando de la llegada de R2D2 con un mensaje de Luke. El pequeño androide rodó hacia mí y casi corro a abrazarlo de tan real que se veía.

Pero ni tiempo tuve de sacarme una selfie con mi droid favorito, porque de repente comenzaron a atacarnos unas naves Imperiales.

Si no fuese por la barrera invisible que sabía que tenía habría salido corriendo como cobarde; menos mal que Han y Chewbacca llegaron al rescate.

Los ayudé a reparar la nave con mi controlador, y luego R2D2 me entregó un sable. Pero no cualquier sable, sino el mismísimo lightsaber azul de Anakin, el que pierde Luke en la batalla contra su padre en El Imperio contraataca. ¡OMG, OMG, OMG! ¡Un sable! Un sable que podía encender y apagar, y mover con la destreza de un Jedi.

Estaba tan distraída con mi nuevo juguete que ni cuenta me di cuando un grupo de Stormtroopers nos comenzaron a disparar desde los escombros. Vi cómo las balitas láser me caían de todas partes sin saber cómo protegerme. La voz de Hans me despertó del hechizo, recordándome que podía utilizar la espada láser para defenderme. La prueba de fuego, pensé, que demostraría que soy toda una maestra con mi lightsaber.

Pero no. A duras penas logré utilizarlo como escudo unas cuantas veces. Menos mal que se trataba de un mundo virtual, porque en la verdadera Guerra de las Galaxias habría muerto al menos 10 veces sin haber matado ni siquiera un solo Stormtrooper.

Al terminar la experiencia tenía unas cuantas gotas de sudor en la frente y la adrenalina al 100 por ciento.

Pero no fue mi presunta inmortalidad, o los pocos pixeles que logré distinguir sobre la pantalla lo que hicieron menos real la experiencia, sino el hecho de que tenía límites dentro de este desierto infinito. Porque aunque descubrí que no soy muy hábil con un sable, sé que en la vida real al menos soy rápida, y juro que varias veces tuve que suprimir las ganas de salir corriendo para enfrentarme a golpes con esos malditos Stormtroopers o al menos huir en la dirección opuesta para escapar de las balas.

A fin de cuentas, esta "experiencia" es apenas una probadita de lo que están desarrollando en el laboratorio de Lucas Films y una prueba más de lo que es posible crear con la realidad virtual. Una plataforma que podrá transformarnos de espectadores a personajes de esta saga épica dentro de un mundo virtual en el que la historia se desenvuelve en tiempo real según lo que tú decidas.

Close
Drag
Autoplay: SI Autoplay: NO