CNET también está disponible en español.

Ir a español

Don't show this again

guía de compras navideñas
Tecnología automotriz

Morgan EV3 Junior: una forma divertida, y cara, de enseñar a tus hijos sobre VEs

Es como un EV3 tradicional, con la excepción de que un adulto de tamaño normal no cabe. Oh, espera, eso también ocurre con el Morgan convencional.

Morgan Motor Company

Los Morgans de tres llantas son todo un espectáculo. Alex Goy de Carfection, tiene uno, y lo adora. Pero no solamente son para adultos; ¡también son para niños con papás billetudos!

Este es el Morgan EV3 Junior. Es una versión a escala del triciclo eléctrico estándar EV3, construido para niños mayores de seis años. Como el Morgan más grande, el EV3 Junior está ensamblado a mano utilizando fibra de carbono genuina, piel y madera.

Tú también te verías así de contento si tus papás desembolsaran US$8,250 por un juguete en el que pronto ya no podrás entrar.

Morgan Motor Company

Viene en rojo, verde o marfil, pero por un poco más de dinero, puedes elegir de entre uno de los 40,000 colores de Morgan disponibles. La piel puede ser en color negro o canela, porque ¿qué chiste tiene personalizar solamente el interior? También hay paquetes de pegatinas para personalizar el coche todavía más.

Por supuesto, no usa el mismo motor eléctrico, pero la unidad más pequeña en el EV3 Junior aún muestra bastante potencia. Subirá silenciosamente de revoluciones hasta las 10 mph, lo cual es significativamente más alto que otros coches de juguete, como el Tesla Model S para niños.

Tiene un rango aproximado de 10 millas, lo cual es bastante bueno para un niño de seis años que viaje por su cuenta. Cuando la batería termina por consumirse, toma cuatro horas volver a cargarla, si bien eso es usando las salidas de energía de entre 220 y 240 voltios en Europa y Reino Unido, de manera que el tiempo tal vez sea distinto en EE.UU.

Como dije en el inicio, no es para todos los niños. El Morgan EV3 Junior tiene un alucinante precio de salida de US$8,250, lo cual sería más que suficiente para comprarle un carro de verdad a tu pequeño. Pero un coche de a de veras no habría sido ensamblado por un puñado de hombres en un cobertizo, así que ni tendría chiste.