CNET también está disponible en español.

Ir a español

Don't show this again

guía de compras navideñas
Tecnología de vestir

No todos los monitores de frecuencia cardiaca son médicamente precisos

Y eso realmente no supone un problema.

garmin-vivoactive-hr-01.jpg

El sensor óptico que detecta el ritmo cardiaco en el Garmin Vivoactive HR.

Sarah Tew/CNET

Cada pocos meses vemos estudios sobre cómo los monitores de actividad física no son precisos, o cómo no ayudan a perder peso. El más reciente viene de The Journal of the American Medical Association, o JAMA (por sus siglas en inglés) como se le conoce más a esta publicación de la Asociación de Médicos de Estados Unidos.

Esta publicación que ofrece análisis hechos por pares en el mundo médico publicó los resultados de una investigación en una carta cuestionando la precisión de los monitores de frecuencia cardiaca que se portan en la muñeca. Estos estudios no son necesariamente innovadores, pero tienden a recibir una atención significativa por parte de los medios de comunicación. Sabemos que los monitores de ejercicio no son perfectos. Ninguno de estos dispositivos es de tipo médico ni está diseñado para sustituir al doctor. Pero los datos que recogen (incluso aunque no sean 100 por ciento precisos) pueden seguir siendo útiles.

Cómo entender los datos de frecuencia cardiaca

Fitbit, Garmin, Mio, Pola, Apple y muchas otras marcas usan una técnica similar cuando se trata de medir el ritmo cardiaco: unas luces LED verdes parpadeantes iluminan los capilares mientras que un sensor mide la sangre conforme va fluyendo.

La precisión de estos sensores ópticos varía de una persona a otra. Esto se debe a factores como el ajuste, la posición, el sudor, la densidad del vello y a veces incluso el color de la piel. La distancia que debería haber entre el monitor y el hueso de la muñeca es de un dedo de ancho (dos dedos cuando se está haciendo ejercicio). Debería estar ajustado, pero no tanto como para dejarte una marca en la piel. Un monitor que está demasiado apretado podría afectar el flujo sanguíneo y en realidad tener un efecto negativo en su precisión.

La mayoría de los monitores de actividad física de las marcas más populares que tienen sensores ópticos para el ritmo cardiaco son precisos cuando se trata de medir la frecuencia cardiaca en reposo. No obstante, los resultados pueden variar durante el ejercicio y eso es exactamente en lo que se centra el estudio de JAMA. En mis pruebas, el Garmin Vivoactive HR y el Fitbit Surge fueron bastante precisos durante una carrera sencilla, pero ambos tuvieron algunas dificultades (el Surge más que el Garmin) durante una dura carrera de intervalos cuando comparé los datos recolectados con los obtenidos por una banda para el pecho Polar. Abajo puedes ver los resultados (espera un minuto a que cargue el gráfico):

Garmin, Polar y Apple te permiten unir sus monitores a una banda para el pecho a fin de lograr una lectura del ritmo cardiaco más precisa, lo cual recomiendo si haces fuertes rutinas de ejercicios en intervalos. Fitbit no ofrece esa opción.

Si bien puedes salir a correr con el Fitbit Charge 2, la mayoría de los propietarios no pueden. No tiene un GPS incorporado y es preciso que lleves contigo tu teléfono inteligente. La mayoría de usuarios del Charge 2 utilizan el dispositivo para monitorizar actividades cotidianas como pasos y frecuencia cardiaca. Por esa razón, decidí probar el sensor de ritmo cardiaco basándome en actividades verdaderas. Saqué a mi perro a pasear, almorcé y me relajé en el sofá al tiempo que llevaba puesta la banda para el pecho.

Los resultados fueron relativamente precisos. A ratos fueron ligeramente incorrectos, pero el Charge 2 se desempeñó bien. El monitor me dio un ritmo cardiaco promedio de 65 pulsaciones por minuto, comparado con las 67 registradas por la banda para el pecho. Abajo puedes ver los resultados completos (espera un minuto a que cargue el gráfico):

Por qué una precisión del 100 por ciento no es un problema grave

La monitorización del ritmo cardiaco es algo útil en los monitores de ejercicio por dos razones: ayuda a que el monitor haga una mejor estimación del número de calorías quemadas y mejora la medición de los patrones de sueño. Además, cuando se usa apropiadamente, puede ayudarte a lograr un mejor entendimiento de tu salud en general. Los sensores ópticos de ritmo cardiaco también ofrecen un factor de conveniencia que no te dan las bandas para el pecho: se pueden usar de manera continuada durante días, meses, o incluso años (mientras estén cargados), en comparación con una banda para el pecho, que sólo querrías portar mientras estés haciendo ejercicio.

Un beneficio es tener la posibilidad de poder monitorizar tu ritmo cardiaco en reposo, lo cual es el número de pulsaciones por minuto de tu corazón cuando no estás haciendo nada. (Toma en cuenta que tu frecuencia cardiaca será aún más baja cuando estés durmiendo). Todos los monitores de Fitbit, Garmin y Apple pueden determinar tu ritmo cardiaco en reposo.

fitbit-surge-product-photos-01.jpg

Datos del ritmo cardiaco en reposo como aparecen en el app Fitbit.

Sarah Tew/CNET

No obstante, ten en cuenta que cada monitor y reloj inteligente toma muestras de tu ritmo cardiaco en frecuencias distintas. Fitbit y Mio ofrecen monitorización continua en intervalos de un segundo, mientras que Garmin varía la frecuencia de su muestra dependiendo de tu actividad. El Apple Watch mide el ritmo cardiaco cada diez minutos (a menos que estés haciendo ejercicio, cuando lo mide en intervalos de un segundo). A pesar de la variación en la frecuencia de estas muestras, las mediciones del ritmo cardiaco de la mayoría de los monitores principales se mantiene bastante consistente. He descubierto que los resultados del ritmo cardiaco en reposo del Apple Watch, así como los de varios monitores Garmin y Fitbit están a la par de los resultados de mi doctor.

Esta es la razón por la cual medir el ritmo cardiaco en reposo resulta útil. El mío se sitúa entre 42 y 46 pulsaciones por minuto. No es algo sobre lo cual preocuparse cuando el ritmo cardiaco en reposo aumente unas cuantas pulsaciones, pero cuando llega a al menos 60, sé que algo está mal. Ya sea que yo estoy entrenando de más y necesito tomarme un día sin salir a correr, o podría estar estresado por el trabajo y tal vez sea momento de relajarme.

Ahora bien, como hemos dicho antes: esos no son dispositivos médicos, y tal como encontró el estudio de JAMA, los sensores ópticos de ritmo cardiaco no son 100 por ciento precisos. Eso, sin embargo, no debería preocuparte. Un monitor que está fuera de línea por 5 o 10 pulsaciones por minuto aún es lo suficientemente bueno como para rastrear patrones de ritmo cardiaco en reposo, e incluso para monitorizar tus ejercicios diarios.

fitbit-charge-2-01.jpg
Sarah Tew/CNET

Contar con la habilidad de ver tendencias de ritmo cardiaco te ayuda a detectar anormalidades. Incluso podría salvarte la vida. Eso es lo que le ocurrió a un usuario de Apple Watch en Massachusetts y al dueño de un Fitbit en Nueva Jersey. Pero nada de eso sustituye a un cardiólogo o a un chequeo médico anual.

"Creemos que monitorizar el ritmo cardiaco de manera óptima para aquellos que luchan por alcanzar sus metas de ejercicio y salud se consigue mejor al medir el ritmo cardiaco a lo largo de un periodo de tiempo extendido, por ejemplo, durante la totalidad de una tarea de interés, con el fin de obtener resultados más confiables y valiosos", explicó un vocero de Fitbit. "La lectura instantánea de la frecuencia cardiaca en un predeterminado punto en el tiempo puede ser sujeto a mayor error (por ejemplo, errores humanos y alteraciones mecánicas aleatorias durante un movimiento indeseado)".

Cuestionado sobre las pruebas internas de precisión de Fitbit, el vocero agregó que la compañía "realizó exhaustivos estudios internos con más de 60 sujetos, los cuales muestran que la tecnología PurePulse de Fitbit funciona a la altura de las expectativas de los estándares de la industria para la medición óptica del ritmo cardiaco en la muñeca, con un porcentaje promedio de error absoluto inferior a 6 pulsaciones por minuto y un porcentaje de error promedio inferior al 6 por ciento".

fitbit-charge-2-outside04.jpg
Sarah Tew/CNET

Lo mismo es cierto en cuanto a los pasos

¿Y qué hay respecto a la precisión en el conteo de pasos? La misma información se puede aplicar. Cada compañía y cada dispositivo te ofrecerá una lectura distinta. Tal vez obtengas mediciones falsas, como cuando estés lavando los platos o incluso cuando estés sentado en el autobús, pero la precisión del dispositivo es menos importante que su consistencia.

Si te quedas con un solo dispositivo y sus mediciones varían en 5 por ciento cada día, al menos tendrás un registro de tu progreso diario en relación con tu desempeño anterior. (La báscula de tu baño tal vez tampoco te dé el peso "exacto", pero si es consistente, debería permitirte saber si estás perdiendo o ganando libras cada vez que te pesas). La idea detrás de usar estos dispositivos es simplemente motivarte a caminar más cada día. No es un problema grave si está mal calibrado por 100 o 150 pasos.

Desde luego, la precisión del ritmo cardiaco puede importar mucho más en sesiones intensas de ejercicio o en entrenamientos cardiovasculares específicos, o en instancias en las que se necesita de un consejo o rastreo médico reales. Pero es un recordatorio de que el uso de muchos monitores de ejercicio no se trata de ser totalmente precisos sino de fungir como guías relativas de tu progreso diario.

apple-watch-series-1-02.jpg
Sarah Tew/CNET

¿Qué monitores son precisos?

Todos estos dispositivos están sujetos a una amplia gama de actualizaciones de software y firmware, mediante las cuales los fabricantes están constantemente ajustando y modificando algoritmos y métodos de medición. Tal como muestran las tablas mostradas anteriormente, la precisión del ritmo cardiaco varía de un dispositivo a otro. Cuando analizamos monitores de ejercicio y relojes inteligentes, una de las cosas en las que nos enfocamos es la precisión de la medición del ritmo cardiaco. Si hay algo fuera de lo ordinario, puedes apostar a que aparecerá en nuestro análisis.

Por ahora, me siento cómodo recomendando todos los monitores mencionados en este artículo. El Fitbit Charge 2, el Apple Watch y varios relojes Garmin (el Forerunner 235, el 735XT, el Fenix 3 HR, y el Vivoactive HR), pero asegúrate de mantenerte pendiente de nuestra sección de análisis de tecnología de vestir.