CNET también está disponible en español.

Ir a español

Don't show this again

Ciencia

La sonrisa de la Mona Lisa podría ser una mentira: neurocientíficos

Si tuvieses que estar sentado sin moverte durante horas, probablemente tampoco serías capaz de poner una sonrisa genuina.

ml

La afamada Mona Lisa (Museo de Louvre, París). B: La cara de Mona Lisa C: Imagen figurada a partir del lado izquierdo de la sonrisa de Mona Lisa. D: Imagen figurada a partir del lado derecho de la sonrisa de Mona Lisa.

University of Cincinnati

La sonrisa de Mona Lisa, posiblemente la mueca más ampliamente estudiada y escudriñada en la historia, podría ser solo una "mentira", aseguran científicos.

Un equipo internacional de investigadores examinó la simetría de los labios del sujeto y los músculos de la parte superior de su rostro para concluir que la mujer que Leonardo da Vinci inmortalizó en este retrato renacentista del siglo XVI no estaba sonriendo de felicidad, como sugiere la mayor parte de las interpretaciones recientes de la pintura.

Académicos y observadores del arte han estado fascinados durante mucho tiempo con identidad de la modelo en la pintura y las emociones que transmite su sonrisa esquiva. Algunos han sugerido que la asimetría en su gesto podría deberse a un debilitamiento de la cara debido a una condición médica, como la parálisis de Bell. Pero el más reciente análisis observa la expresión asimétrica de la modelo desde la perspectiva de la neuropsicología.

"De acuerdo con algunas teorías influyentes de la neuropsicología de la emoción, interpretamos como no genuina la asimétrica sonrisa de la Mona Lisa, y también pensamos que eso ocurre cuando el sujeto miente", escribe el equipo de investigadores en su trabajo titulado "Desentrañando la asimetría de la sonrisa de Mona Lisa". La investigación aparece en un número reciente de la revista Cortex, dedicada al estudio del conocimiento y la relación entre el sistema nervioso y los procesos mentales.

Por supuesto, la palabra "mentir" puede ser un poco exagerada. Los científicos reconocen lo improbable que es que alguien que debe estar inmóvil durante horas pueda mantener una sonrisa de felicidad genuina todo el tiempo, incluso con todo el trabajo que —se sabe— imprimían los bufones de Leonardo para mantener entretenidos a los modelos que posaban.

Los investigadores, incluyen al doctor Luca Marsili, neurólogo de la Facultad de Medicina de la Universidad de Cincinnati; la dorctora Lucia Ricciardi de la Universidad de St. Georgem en Londres; y Matteo Bologna de la Universidad de Sapienza en Roma. Su trabajo refleja el perdurable encanto con una de las pinturas más famosas del mundo, y la forma en que la tecnología ha permitido, cada vez más, a una comprensión más profunda y matizada de las obras de arte clásicas.

Probablemente, nunca sabremos qué estaba pensando exactamente la modelo de la Mona Lisa, pero es interesante ponderar las posibilidades.

Los autores del estudio le pidieron a una pequeña muestra de personas que vieran imágenes figuradas, imágenes de cada lado de la sonrisa de la Mona Lisa dispuestas en espejo y les asignaran emociones. El 92.8 por ciento de la muestra, 39 personas, dijeron que la imagen proyectada con el lado izquierdo de la sonrisa, que se curva hacia arriba un poco, parecía de felicidad, pero ninguno dijo lo mismo con la imagen proyectada con el lado derecho de la sonrisa. Treinta y cinco personas percibieron que el lado derecho de la sonrisa era neutral, cinco más dijeron que era de aversión y dos dictaminaron tristeza.

Los autores del estudio también señalaron que los músculos de la parte superior del rostro de la Mona Lisa no estaban activados en la pintura. Una sonrisa genuina causaría que las mejillas se levantaran y los músculos alrededor de los ojos se contrajeran, lo que se conoce como sonrisa de Duchenne, llamada así por el neurólogo francés del siglo XIX Guillaume Duchenne.

Photoloupe_mona_lisa2.png

La Mona Lisa, de cerca. Estudios pasados se han enfocadio también en sus ojos. 

Matt Elliott/CNET

La sonrisa asimétrica, en cambio, "refleja una emoción no genuina y se supone que ocurre cuando el sujeto está mintiendo", señalan los investigadores, quienes sugieren la idea de que da Vinci le pidió, específicamente a la modelo que hiciera una sonrisa torcida.

"Una intrigante posibilidad alternativa", añade el estudio en Cortex, "es que Leonardo ya conocía el verdadero significado de la sonrisa asimétrica más de tres siglos antes del trabajo de Duchenne e ilustró, deliberadamente, una sonrisa que expresaba una emoción 'no sentida'".

Si da Vinci, de hecho, entendía lo que una sonrisa asimétrica implica, los autores especulan que la sonrisa de la Mona Lisa podría esconder mensajes crípticos que fuera un autorretrato o que el retrato hiciera referencia a un hombre o a una mujer ya muerta. Esto alimenta viejas teorías de que la pintura contiene símbolos latentes.

Esta no es la primera vez que la ciencia le echa una mirada a la Mona Lisa. Previamente este año, científicos alemanes desmintieron el famoso concepto de que los ojos de la Mona Lisa siguen a espectadores en movimiento frente al cuadro que descansa en una de las alas del Museo de Louvre en París. Esto es conocido como el Efecto Mona Lisa.

"Concluimos a partir de las mediciones que la falta de evidencia se debe a que la aseveración es objetivamente falsa", sentenciaron. "La Mona Lisa no ve al espectador".

En algún lugar, la modelo de la Mona Lisa sonríe por toda la atención que continuamente ha recibido en los últimos años. Aunque me pregunto, ¡cómo se sentirá respecto del video de inteligencia artificial deepfake que hicieron a partir de su retrato?

Reproduciendo: Mira esto: The Frame: Samsung quiere convertir un TV en una obra...
1:20